Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 El queso ayuda a prevenir la caries cuando no podemos cepillarnos los dientes

 

Image courtesy of imagerymajestic/ FreeDigitalPhotos.net

 

 28/06/2013

 


Un reciente estudio publicado por la Academia de Odontología General de EE.UU. ha determinado que comer queso, respecto a otros lácteos, puede prevenir la caries porque disminuye la acidez de la boca y tiene compuestos que remineralizan el esmalte del diente.


 

 

El nivel de acidez de nuestra boca, principal factor de riesgo de las caries.

Caries es el término que se emplea para designar la destrucción de tejido dental como consecuencia de la acción de los microorganismos que se encuentran depositados en la placa.

Estas bacterias se alimentan de los restos de comida que quedan entre nuestros dientes y,  como consecuencia de su metabolismo, generan ácidos que comienzan a desmineralizar la capa más externa de nuestros dientes, denominada esmalte, que es la estructura más dura de nuestro cuerpo.

Según indican los expertos, un nivel de pH por debajo de 5,5 fomenta el desgaste del esmalte y por ello, la aparición de caries. Por encima de ese valor o cuanto más elevado sea el pH de nuestra boca, es decir, cuanto más alcalino o menos ácido, menor es la probabilidad de desarrollar caries.

Una vez deteriorado el esmalte, a parte de la acidez que generan las bacterias, otro factor que puede afectar negativamente es nuestra propia saliva. En general, el pH de la saliva oscila entre 6,5 y 7 y su función es justamente la de mantener neutralizada la acidez de la boca.

Aunque no puede hacerle nada al esmalte, la saliva puede llegar a atacar los tejidos internos del diente una vez expuestos. Éstos son la dentina y la pulpa y son mucho menos resistente que el esmalte. Su destrucción puede llegar a producir, en los casos más extremos, lo que se conoce como periodontitis y abscesos.

Los colutorios y pastas dentales están diseñados para mantener el nivel de alcalinidad (pH elevado) en nuestra boca evitando así la acción de las bacterias tras la comida.

 

 

El queso ayuda a mantener el pH de la boca

Un nuevo y curioso estudio publicado en la edición de Junio de la revista General Dentistry para profesionales clínicos de la odontología, concluye que el queso puede ayudar a proteger los dientes contra las caries en los jóvenes.

La investigación se centró en analizar la acidez (pH) de la placa dental de 68 jóvenes entre los 12 y 15 años antes de que consumieran aleatoriamente alguno de estos tres tipos de lácteos: queso cheddar, leche y yogur sin azúcar. Cada sujeto participante tenía que comer el lácteo que se le había asignado durante tres minutos, enjuagándose con agua al finalizar. A cada uno se le midió su pH oral cada 10 minutos un total de tres veces.

Curiosamente, los individuos que tomaron leche o yogur no mostraron cambios en su nivel de pH mientras que los que consumieron queso tuvieron un rápido incremento del mismo en las tres mediciones hacia valores más alcalinos. Según los autores esto supone que el queso tiene propiedades anti-caries.

A este respecto, un estudio de realizado por científicos japoneses hace un año demostró que las madres que tomaron lácteos (entre ellos queso) durante el embarazo tenían niños con mejor salud dental a largo plazo.

Dentro de los lácteos parece ser el queso el que mejor ayuda a la salud dental. Los autores creen que se debe a su composición ya que posee unos compuestos denominados pirofosfatos que podrían ayudar en la remineralización del esmalte. Pero también apuntan a que, a diferencia de otros lácteos que son bebidos, el queso implica un proceso de masticación que conlleva que se libere más saliva. Todo eso ayuda a lavar los restos de alimento y evita la actuación de las bacterias.

 


Según este estudio podemos concluir que cuando estamos fuera de casa y no tenemos posibilidad de cepillarnos los dientes, acabar la comida con un poco de queso podría ayudarnos a mantener nuestra salud dental, al menos hasta el siguiente cepillado.


 

Fuente: Academy of General Dentistry (http://www.agd.org)

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

 

 

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados