Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Consumir pescado azul una vez por semana reduce a la mitad el riesgo de artritis reumatoide en mujeres.

 

Image courtesy of Maggie Smith / FreeDigitalPhotos.net

 

 01/09/2013


Así lo demuestra un estudio con más de 32.000 mujeres suecas y la razón de ello es su contenido en ácidos grasos omega-3, los cuales, intervienen en la formación de moléculas que participan en los procesos antiinflamatorios.


 

La autora principal del estudio es Daniela Di Giuseppe, estudiante de doctorado del Instituto Karolinska en Estocolmo. Ella ha dirigido este estudio que ha consistido en seguir a más de 32.000 mujeres nacidas entre 1914 y 1948, durante 7 años obteniendo información sobre su dieta y su historial médico.  

En función de las encuestas dietéticas se calculó, en promedio, la cantidad diaria de pescado graso consumido lo que permitió a los investigadores dividir a las mujeres en cinco grupos que iban desde un consumo igual o menor a 0.21 g/día (una porción a la semana o menos) hasta más de 0,5 g/día. Para comprender mejor estas cantidades podemos pensar que 0.21 g/día equivale a una ración de pescado azul a la semana, como el salmón o el emperador, o cuatro raciones de pescado no graso, como la merluza o el bacalao.

Los investigadores contabilizaron un total de 205 mujeres que desarrollaron artritis reumatoide durante el seguimiento. Esto se traduce en que el consumo a largo plazo de cualquier pescado al menos una vez por semana supone 29% menos riesgo de padecer artritis reumatoide, en comparación con aquellas mujeres que consumen menos de esa cantidad. Si ese pescado es de tipo graso, la disminución del riesgo alcanza el 50%.

La razón de este factor protector se debe a su contenido en ácidos grasos de tipo omega-3, ya que éstos son utilizados por el cuerpo para hacer moléculas que ayudan a regular la inflamación, las cuales son conocidas como eicosanoides.

 

¿Qué es la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que causa inflamación de las membranas sinoviales de las articulaciones, provocando dolor y deformación lo que conlleva discapacidad motora. Además está demostrado que las personas con la enfermedad también tienen un mayor riesgo de enfermedades del corazón, pulmonares u oculares, asociándose en ocasiones con ansiedad y depresión. También se ha asociado al padecimiento de leucemia.

Se estima que en torno al 1% de la población mundial sufre artritis reumatoide. Las mujeres son de dos a tres veces más propensas que los varones a desarrollar la enfermedad, se cree que por efecto de los estrógenos. En general, los síntomas suelen comenzar a manifestarse a partir de los 40-50 años, siendo algo posterior en varones.

La causa de la enfermedad es desconocida aunque cada vez son más los estudios que demuestran que existe cierta predisposición genética a ella. Se estima que si un familiar de primer grado tiene la enfermedad, el riesgo de padecerla es de aproximadamente un 15%.

Otros trabajos también proponen que determinadas infecciones en personas predispuestas son el desencadenante de la enfermedad, por ejemplo, la hepatitis B, infecciones por mycoplasmas

El Dr. Simon Helfgott, investigador de la enfermedad en la Escuela de Medicina de Harvard en Boston, dijo que las tres principales cosas que la gente puede hacer para prevenir la enfermedad son no fumar, evitar enfermedades infecciosas de las encías teniendo una buena higiene bucal y mejorar su dieta consumiendo más pescado.

 

Otras noticias relacionadas:

- Los ácidos grasos Omega-3 de origen marino reducen el riesgo de cáncer de mama.

- Tomar Omega-3 durante el embarazo se traduce en bebés más sanos.

- ¿Son útiles los suplementos con omega-3 en una dieta equilibrada?.

 

Fuente: Rueters Press Release – “Regular weekly portion of fatty fish can halve rheumatoid arthritis risk”

Referencia: Di Guisseppe et al. Long-term intake of dietary long-chain n-3 polyunsaturated fatty acids and risk of rheumatoid arthritis: a prospective cohort study of women.  Annals of the Rheumatic Diseases, 2013.

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados