Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La obesidad aumenta en un 81% el riesgo de padecer migrañas.

 

Image courtesy of Ambro/ FreeDigitalPhotos.net

 

 18/10/2013


La migraña o jaqueca es un trastorno muy común en las sociedades actuales. Aún no se conoce el mecanismo biológico exacto que las produce por lo que no existe cura. Aún así, son muchos los estudios que describen como determinados cambios en la alimentación pueden paliar sus síntomas y evitar que se vuelvan crónicas.


 

El estudio ha sido llevado a cabo por investigadores de la facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (EE.UU.) y ha incluido a 3.862 pacientes con una media de edad de 47 años. Estos datos provienen realmente de la Encuesta Nacional de Comorbilidad del país (National Comorbidity Survey - NCS). 

Los resultados han mostrado que un 32% de los participantes eran obesos y casi el 5% del total aseguraron que padecían hasta 4 episodios mensuales de migraña, lo que supone un total de 41 días al año de baja. Pero la conclusión más importante, analizando la relación entre las dos patologías, es que han estimado que padecer obesidad aumenta hasta en un 81% el riesgo de padecer migrañas.

Los autores han podido comprobar que la relación entre obesidad y migraña depende mucho de la edad, el sexo y el origen étnico de quien la padece. Además de un Índice de Masa Corporal (IMC) mayor a 30 kg/m2, las personas con mayor propensión a sufrir migrañas fueron las mujeres blancas menores de 50 años. Los autores tampoco saben interpretar en términos biológicos el porqué de esta asociación.

Los expertos advierten que adelgazar no asegura que paren las migrañas aunque, desde luego, mejorará la calidad de vida en muchos aspectos. Además afirman que para evitar que los dolores de cabeza se vuelvan crónicos, es indispensable adoptar un estilo de vida saludable con cambios no sólo en la alimentación sino también realizando actividad física diaria, las horas de sueño y evitar comportamientos tabáquicos o alcohólicos abusivos.

 

La alimentación y las migrañas

La migraña o jaqueca, es un tipo común de dolor de cabeza que puede cursar con síntomas como náuseas, vómitos o sensibilidad a la luz. En muchas personas, se siente un dolor pulsátil (palpitante) y, generalmente, es más intenso en un lado de la cabeza.

En general, la migraña está causada por una actividad cerebral anormal. Se sabe que se puede desencadenar por distintos factores (estrés, consumo de alcohol o tabaco, cambios hormonales del ciclo menstrual, ejercicio intenso, dormir poco, etc.) y que se ven afectados el flujo sanguíneo del cerebro y los tejidos circundantes pero, hasta la actualidad, se desconoce cuál es el mecanismo biológico exacto que la produce.

Muchos de los desencadenantes de las jaquecas tienen que ver con la alimentación. Se ha demostrado que ayunos prolongados pueden conducir a dolor de cabeza, así como la abstinencia de café en aquellas personas acostumbradas a su consumo habitual, esto último quizá es más común es las personas de tensión baja.

Según el Instituto Nacional de Salud (NIH) y su Biblioteca Nacional de Medicina (MedLine), el consumo de ciertos alimentos puede producir o fomentar la aparición de migrañas y citan como los más comunes:

  • Alimentos procesados, fermentados, adobados o marinados, al igual que los alimentos que contengan glutamato monosódico (GMS).
  • Productos horneados, chocolate, nueces y productos lácteos. 
  • Alimentos que contengan tiramina como el vino tinto, el queso curado, el pescado ahumado, los hígados de pollo, los higos, algunas legumbres.
  • Frutas como el aguacate, la banana y los cítricos y hortalizas como la cebolla.
  • Carnes que contengan nitratos como el tocino, los perritos calientes, embutidos y las carnes curadas en general.
  •  

Está científicamente comprobado que muchas de las personas que sufren de migrañas suelen tener unas variantes genéticas que hacen que no puedan sintetizar bien una enzima conocida como DAO (diamino oxidasa). Esta encima es la encargada de metabolizar la histamina, un aminoácido muy común en los alimentos. Las personas que poseen bajos niveles de DAO tienden, por tanto, a acumular histamina en la sangre y finalmente en los tejidos. La falta de DAO también puede deberse a causas exógenas como tomar determinados medicamentos o sufrir algunos tipos de enfermedades inflamatorias. Es por ello, que las personas que tienen esta deficiencia de DAO también deben evitar abusar de alimentos ricos en histamina como son: vinagre, lácteos, marisco y conservas de pescado, espinacas, berenjenas, etc.

Hasta la fecha no existe cura para este padecimiento. Aunque existen fármacos para paliar momentáneamente sus síntomas cuando se presenta, no debemos olvidar prevenirla con el estilo de vida. A modo de resumen lo más importante sería:

  • Evitar ayunos prolongados.
  • Comer equilibradamente evitando abusar de los alimentos arriba mencionados.
  • Dormir adecuada y suficientemente.

 

Referencia: Perteling et al. Episodic migraine and obesity and the influence of age, race, and sex. Neurology, Sept 2013.

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twtitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados