Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

  Un nuevo estudio afirma que los niños que duermen más horas engordan menos.

 

Image courtesy of photostock/ FreeDigitalPhotos.net

 

 11/11/2013


Un estudio del Centro de Investigadores de la Obesidad y la Educación de la Universidad de Temple (EE.UU.) ha realizado un estudio experimental que demuestra que los niños que duermen más comen menos calorías y ganan menos peso. 


 

Existen bastantes trabajos científicos que han conseguido demostrar la relación entre falta de horas de descanso nocturno y obesidad, pero la mayoría de estudios eran de tipo observacional, es decir, analizaban la realidad sin manipularla (por ejemplo preguntar a los niños las horas que duermen a diario y relacionarlo con su índice de masa corporal calculado a partir de su peso y su estatura).

Sin embargo, un reciente estudio llevado a cabo por científicos del Centro de Investigadores de la Obesidad y la Educación (CORE) de la Universidad de Temple (Philadelphia, EE.UU.), afirman haber realizado el primer estudio en niños de tipo experimental (alterando la realidad) mediante manipulación del sueño.

Es un trabajo preliminar que engloba a pocos participantes, en concreto fueron sólo 37 niños entre 8 y 11 años. De los niños estudiados, el 27% mostró sobrecarga ponderal (sobrepeso u obesidad).

 

Desarrollo del experimento

El experimento duró un total en 3 semanas y se realizó en sus propias cosas, es decir, que los menores dormían en su lugar habitual. Durante la primera, todos los niños realizaron las horas de sueño normales en su rutina. A partir de la segunda semana, se dividió a los niños aleatoriamente en dos grupos: a unos les dejó dormir 1.5h menos de lo normal durante la 2ª semana y 1.5h más de lo normal durante la 3ª; el otro grupo siguió el patrón contrario: durmieron más durante la 2ª y menos durante la 3ª.

Para conocer cuestiones relativas a su alimentación y estado nutricional, los niños fueron pesados antes y después de cada semana y se fue registrando lo que comieron durante el periodo de estudio mediante encuestas de recuerdo 24h, es decir, que se apuntaba cualquier alimento o líquido que el niño ingería cada día.

Otro aspecto importante que se registró durante la investigación fueron los niveles de leptina  y grelina mediante un análisis de sangre en ayunas.

  • La leptina es una hormona producida principalmente en los adipocitos (células encargadas del acúmulo graso) que está  íntimamente relacionada con el control del peso corporal ya que juega un papel esencial en las sensaciones de apetito y saciedad.
  • La ghrelina es otra hormona secretada principalmente en el estómago y también se ha relacionado con el aumento del apetito y por tanto con el aumento de peso y de tejido graso.

 

Resultados del estudio

Los resultados promedio obtenidos del trabajo mostraron que, en comparación con la semana de sueño reducido, en la semana que los niños dormían más consumieron 134 calorías menos por día. En cuanto al peso corporal, éste se redujo en un 0.22kg al final de esa semana y también disminuyó el nivel de leptina en ayunas, no siendo así para la ghrelina.

Según el profesor Hart, autor principal del estudio los resultados “son muy prometedores aunque debe de estudiarse el papel pontecial del sueño en el desarrollo de obesidad con mayor profundiad” y también resalta que “teniendo en cuenta todos los beneficios documentados que proporciona, en diferentes aspectos, no se puede cesar en la promoción de un horario adecuado de sueño nocturno".

El equipo investigador planea ahora realizar un estudio más ambicioso, avalados por el Instituto Nacional del Corazón, Pulmones y Sangre perteneciente al Instituto Nacional de Salud estadounidense, con el fin de comprobar si aumentando las horas de descanso nocturno de los niños se consigue mejorar los parámetros relacionados con su alimentación, actividad física y estado nutricional.

En cualquier caso, este nuevo trabajo fortalece la idea de que la falta de sueño y un mayor riesgo de obesidad están relacionados.

 

Fuente: Medical News Today.

Referencia: Har et al. Changes in Children's Sleep Duration on Food Intake, Weight, and Leptin. Pediatrics, 2013; 132 (6).

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados