Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La higiene bucal es imprescindible para un corazón sano.

 

Image courtesy of imagerymajestic/ FreeDigitalPhotos.net

 

 08/01/2014


La periodontitis o piorrea es una enfermedad de inflamación crónica de las encías consecuencia de una mala higiene dental, tabaquismo, etc. Según los estudios esto puede llevar desarrollar aterosclerosis como consecuencia de un estado generalizado de inflamación.


 

Cada vez son más las investigaciones que demuestran que padecer una enfermedad bucodental severa aumenta el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular entre un 1.7 y 3.3 veces. Según la última Encuesta Nacional de Salud, en España ocho de cada diez personas mayores de 35 años tienen problemas en sus encías y las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte.

Sin embargo, esta relación entre salud bucodental y enfermedad cardiaca no es muy conocida entre la población general pero es una realidad. De hecho, la Asociación Americana de Cardiología, ha editado hace poco un documento de consenso donde dan recomendaciones para el cuidado de las encías con un fin no sólo higiénico sino de prevención de la cardiopatía isquémica (fallo cardiaco por falta de riego al músculo del corazón debida a la obstrucción de las arterias). Esto no implica que una sea causa de la otra, pero si que están relacionadas, es decir, que tener una aumenta el riesgo de la otra.

Por ello, cada vez es más común que antes de proceder a un tratamiento dental, el odontólogo pregunte al paciente por sus antecedentes cardiacos y si el paciente está tomando algún tipo de tratamiento anticoagulante. Incluso, pacientes jóvenes con periodontitis agresivas, pueden ser reportados al cardiólogo a modo preventivo pues tienen muy elevado el riesgo de sufrir algún accidente vascular a una edad temprana.

 

¿Por qué está relacionada la salud de mi boca con la de mi corazón?

La periodontitis, comúnmente conocida como piorrea, es una enfermedad inflamatoria de las encías en la que se va destruyendo el colágeno de forma que la encía pierde altura hasta dejar al aire la raíz del diente. En los casos más severos pueden llegar a perderse incluso masa ósea de la mandíbula y/o la maxila provocando la pérdida de los dientes. Esta enfermedad tiene su causa en una infección bacteriana debida  a una mala higiene, tabaquismo, diabetes, etc.

Se sabe que el tratamiento de esta enfermedad puede tener como consecuencia una alteración de los niveles de una proteína hepática llamada C-reactiva, lo cual, conlleva un aumento del riesgo de cardiopatía.

Existe una prueba diagnóstica típica de esta enfermedad que se denomina PCR de alta sensibilidad, y según sus resultados para la proteína reactiva-C se puede catalogar el riesgo que una personas tiene de sufrir un problema cardiaco. Según la Asociación Estadounidense de Cardiología (American Hearth Association):

- Hay bajo riesgo de enfermedad cardiovascular si el nivel de la PCR está por debajo de 1.0 mg/L.

- Hay riesgo moderado en niveles entre 1.0 y 3.0 mg/L.

- El riesgo es elevado cuando la PCR está por encima de 3.0 mg/L.

 

El nexo de unión entre la periodontitis y la enfermedad vascular está en la inflamación. Como ya hemos mencionado, la periodontitis es una enfermedad de inflamación crónica de las encías pero, por otro lado, una de las causas principales de las enfermedades coronarias es tener el colesterol elevado, lo cual, daña las arterias generando una situación de inflamación generalizada. Evidentemente, cuando tenemos una periodontitis oral, se libera gran cantidad de factores de inflamación al flujo sanguíneo que pueden potenciar la ateroesclerosis.

Echando un vistazo general a la relación descrita podemos llegar a la obvia conclusión que, en la base de ambas enfermedades, está la alimentación inadecuada. Una alimentación rica en carbohidratos refinados (harinas) y azúcares, potencia la aparición de microbios que, aun manteniendo una buena higiene dental, pueden conducir a infección e inflamación. Por otro lado, es evidente que la aterosclerosis tiene una causa principal que es, de nuevo, la alimentación inadecuada, principalmente, alimentos procesados ricos en grasas y azúcares que provocan el aumento del colesterol en sangre.

Por lo tanto, llegamos a la inevitable conclusión de que una alimentación sana, equilibrada y variada, junto con una higiene dental adecuada, no sólo nos sirve para evitar enfermedades odontológicas sino que también nos ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares disminuyendo el colesterol y la inflamación crónica.

panerai replica watches

Fuente: ABC Salud.

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados