Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Dietas inadecuadas durante el embarazo podrían alterar el metabolismo del feto para siempre.

 

Image courtesy of Victor Habbick/ FreeDigitalPhotos.net

 

 03/02/2014

 

 


Un estudio de laboratorio sugiere que los hijos de madres obesas que consumen un elevado contenido en grasas durante el embarazo, podrían tener más riesgo de padecer obesidad durante toda su vida y de sufrir trastornos metabólicos como diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia, etc.


 

La investigación ha sido realizada entre el Instituto Max Planck de Investigaciones Neurológicas perteneciente a la Escuela de Medicina de Yale (EE.UU.) y la Universidad de Colonia (Alemania).

Según han demostrado estos científicos, los ratones cuyas madres consumieron un exceso de grasa durante la etapa de lactancia tenían alterados los circuitos neuronales en el hipotálamo respecto a los ratos hijos de madres delgadas que consumieron una dieta equilibrada.

El hipotálamo es la región del cerebro encargada de la secreción de hormonas, la mayoría encargadas de regular el metabolismo, como es el caso de la insulina que regula el nivel de glucosa del organismo o la leptina encargada de la sensación de hambre-saciedad. Por ello, alteraciones en esta región durante el desarrollo fetal pueden conllevar alteraciones metabólicas permanentes con consecuencias negativas para la salud durante toda la vida.

Estas alteraciones neurológicas aún no han sido demostradas en bebés humanos hijos de madres obesas pero es una futura vía de investigación ahora que si se ha demostrado que en roedores se producen alteraciones en el metabolismo de la glucosa. Los autores destacan que los ratones al nacer aun continúan desarrollando su región hipotalámica y es entonces cuando son más sensibles a alteraciones. En ellos, la mala alimentación de la madre les sería transmitida mediante la lactancia. Dado que el desarrollo fetal de nuestra especie es diferente y nosotros nacemos con el cerebro toralmente formado, los investigadores creen que la etapa crítica en el humano no es la lactancia sino el tercer trimestre de embarazo.

La alimentación y estilos de vida de la madre durante este último periodo de desarrollo fetal es la que podría determinar la salud futura de su hijo más especialmente que en la época de lactancia. Los autores apoyan su suposición en el hecho de la diabetes gestacional se suele dar durante este tercer trimestre del embarazo sin embargo faltaría realizar algún tipo de estudio de intervención nutricional en madres gestantes y un seguimiento de los recién nacidos que confirmara dichas suposiciones en nuestra especie.

Mientras tanto y ante la evidencia encontrada en ratones de laboratorio no está de más que las madres embarazadas cuiden su alimentación asegurándose de no tomar grasas en exceso y de que su dieta aporte todos los micronutrientes necesarios para el buen crecimiento y desarrollo de sus fetos.

 

Referencia: Vogt et al. Neonatal Insulin Action Impairs Hypothalamic Neurocircuit Formation in Response to Maternal High-Fat Feeding. Cell, 2014.

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados