Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Seguir la dieta mediterránea protege más el corazón que hacer estrictas dietas bajas en grasas

 

Image courtesy of Free Digital Photos / FreeDigitalPhotos.net

 

 10/02/2014


Los científicos afirman que una alimentación variada y equilibrada, como la dieta mediterránea, protege mejor frente a accidentes cardiovasculares que hacer dietas de restricciones calóricas o bajas en grasa.


 

A esta conclusión han llegado investigadores especialistas en epidemiología clínica y bioestadística de la Universidad de Arizona y de la Universidad del Noroeste en Chicago (EE.UU.) en un trabajo de revisión presentada en la revista americana de medicina (The American Journal of Medicine) (1).

En un trabajo previo publicado en esta misma revista por científicos de Suiza, Israel, España (Barcelona) y Canadá, se realizó un metanálisis sobre el tema en el que revisaron los estudios más relevantes sobre dieta mediterránea y prevención de riesgo cardiovascular desde 1957 hasta enero de 2011 (2). Como criterio de inclusión sólo analizaron aquellos estudios de ensayo clínico que incluyeron personas con sobrepeso u obesidad a las que hicieron un seguimiento mínimo de 6 meses tras el cambio dietético.

En total, para el análisis final, se incluyeron 2.650 individuos, mitad varones y mitad mujeres, entre 35 y 68 años con medias de índices de masa corporal (IMC) entre 29 y 35 kg/m2 (valores rondando la obesidad, la cual se considera a partir de IMC de 30 kg/m2).

Los resultados conjuntos de estos estudios muestran que los individuos que adecuaron su dieta al patrón mediterráneo tuvieron las siguientes mejoras:

  • Redujeron su peso una media de 2.2 kg
  • Redujeron su IMC una media de 0.6 kg/m2
  • Les disminuyó la presión arterial sistólica en 1.7 mmHg
  • Les disminuyó la presión arterial diastólica en 1.5 mmHg
  • La glucemia en ayunas bajó 3.8 mmg/dL
  • El colesterol total disminuyó 7,4 mg/dL
  • La proteína C-reactiva, producto del hígado cuando hay inflamación, también se redujo 1.0 mg/dL

 

El autor principal del trabajo recién publicado, el Dr. Dalen, hacía el siguiente comentario en una nota de prensa publicada por Elsevier: "Casi todos los ensayos clínicos realizados en las décadas de 1960 , 70 y 80 estudian las dietas habituales caracterizadas por una baja ingesta de grasa total, de grasa saturada y de colesterol y por el aumento de las grasas poliinsaturadas. Estas dietas hicieron reducir los niveles de colesterol, sin embargo, no redujeron la incidencia de infarto de miocardio o muertes por enfermedad coronaria".

Las características de la dieta mediterránea que la hacen idónea para este tipo de prevención es el elevado consumo de fruta, verdura, legumbres, cereales integrales, frutos secos y aceites vegetales, en concreto el aceite de oliva además de tener un menor consumo de proteínas procedentes de la carne respecto a otras dietas.

Esta combinación hace que consumamos gran cantidad de antioxidantes, grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, además de consumir menos grasas saturadas y colesterol, y todo ello conforma una alimentación cardioprotectora.

En la Fundación Alimentación Saludable hemos reportado en varias ocasiones los beneficios para la salud de comer variado y equilibrado siguiendo un patrón de dieta mediterránea. Aquí os recordamos algunas de las noticias publicadas al respecto:

 


Conclusión del estudio: las personas que siguieron la dieta mediterránea tuvieron una mayor reducción en el riego ataques cardiacos no mortales y de muerte cardiovascular que los que siguieron una dieta estricta baja en grasas.


 

Referencias:

1.- Dalen et al. Diets to Prevent Coronary Heart Disease 1957 – 2013: What Have We Learned? The American Journal of Medicine, Dic 2013.

2.- Nordmann et al. Meta-Analysis Comparing Mediterranean to Low-Fat Diets for Modification of Cardiovascular Risk Factors. The American Journal of Medicine, 2011; 124 (9): 841-51.

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados