Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Magnesio, tan importante como el calcio en la prevención de las fracturas de cadera

 

Image courtesy of renjith krishnan/ FreeDigitalPhotos.net

 

 03/03/2014


Un estudio noruego analizó aguas de diferentes áreas del país en relación con la incidencia de fracturas de cadera llegando a la conclusión que las aguas ricas en magnesio proporcionan una mayor resistencia ósea tanto en varones como en mujeres no siendo así para las aguas ricas en calcio.


El estudio ha sido realizado por el Instituto Noruego de Salud Pública con el fin de comprender por qué su país tiene una de las tasas de fractura de cadera más elevadas del mundo (9.000 personas por año). El equipo de investigadores sospechaba que podría tener relación con las considerables variaciones en la calidad del agua potable entre las distintas regiones del país, por ello, registraron todos los casos de fractura de cadera de todo el país y los trataron de situar sobre un mapa que reflejaba las zonas de cobertura de las diferentes empresas de suministro hídrico del país.

Hasta la fecha, no existían estudios de características similares que analizaran la relación entre las zonas de aguas ricas/débiles en magnesio o calcio y las fracturas de cadera. En total han realizado un seguimiento de más de 700.000 personas durante más de siete años. En total, han llegado a registrar alrededor de 19.000 casos de fractura de cadera, siendo estas mucho más prevalentes en las mujeres que en los varones (del total de fracturados el 71% fueron mujeres).

Los resultandos han concluido que existe una asociación inversamente proporcional entre la concentración de magnesio en el agua potable y la prevalencia de fracturas de cadera y, lo curioso, es que está relación protectora no se encontró para el caso del calcio. Según indican los autores, esto no quiere decir que el calcio no sea un importante protector de esta patología sino que, en el caso de Noruega, el consumo dietético de calcio y vitamina D (esta segunda es necesaria para la absorción del primero) es elevado entre su población de forma que en las zonas donde hay baja concentración de calcio en el agua, ésta falta se suple con la dieta. Pero esto no es así en el caso del magnesio, cuyo consumo dietético no es tan elevado.

Los autores mencionan que son necesarios más estudios que analicen la relación entre el agua potable y las fracturas de cadera para acabar de confirmar estos resultados. De ser así, el enriquecimiento del agua potable con magnesio podría ser una vía relativamente sencilla para proteger la salud ósea de la población. De hecho, las aguas de consumo suelen estar enriquecidas con calcio, aunque éste no se ha añadido para fomentar la fortaleza ósea de los consumidores sino que se le añade en forma de cal para evitar la corrosión del agua y disminuir su acidez. Lo lógico, por tanto, sería enriquecer el agua con magnesio también y esto se puede conseguir sustituyendo la cal por dolomita, un mineral que contiene a la vez calcio y magnesio.

 

Factores de riesgo de la fractura de cadera

Obviamente, el principal factor de riesgo el padecer osteoporosis. Por ello, este tipo de accidentes traumatológicos son mucho más prevalentes entre las mujeres mayres de 50 años, ya que, como consecuencia de la menopausia y la disminución de los niveles de estrógenos, hay una mayor pérdida de masa ósea.

Sin embargo, existen múltiples factores que también aumentan el riesgo de fractura de cadera aunque en menor medida y, generalmente, también se relacionan con alteraciones en el proceso de formación/destrucción de hueso. Los más conocidos son:

  • Tabaquismo.
  • Consumo excesivo de cafeína o alcohol.
  • Tener una gran estatura.
  • Tener exceso de peso.
  • Realizar bajos niveles de actividad física.
  • Dieta poco variada con baja ingesta de vitaminas y minerales.
  • Poca exposición al sol: los rayos del sol son necesarios para la síntesis de vitamina D, la cual a su vez, es necesaria para mantener unos niveles adecuados de calcio.

 

Es de sobra conocido, que para prevenir los problemas relacionados con el esqueleto, debemos consumir suficiente cálcio que cómo todo el mundo sabe se obtiene principalmente de los productos lácteos. Sin embargo, a raíz de los resultados de este estudio Noruego, sería interesante también comer alimentos ricos en magnesio. Algunos de los que presentan más cantidad de este mineral son:

  • Cacao puro (420 mg por cada 100g)
  • Germen de trigo (325 mg por cada 100g)
  • Almendras (252 mg por cada 100g)
  • Soja (242 mg por cada 100g)
  • Levadura de cerveza (230 mg por cada 100g)
  • Perejil (200 mg por cada 100g)
  • Pipas de girasol (190 mg por cada 100g)
  • Judías (185 mg por cada 100g)
  • Nueces (185 mg por cada 100g)
  • Arroz integral (150 mg por cada 100g)

 

Referencia: Dahl et al. Nationwide data on municipal drinking water and hip fracture: Could calcium and magnesium be protective?. A NOREPOS study. Bone, 2013; 57 (1): 84.

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados