Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Padecer anemia aumenta el riesgo de infarto cerebral al hacer la sangre más densa.

 

Image courtesy of Victor Habbick/ FreeDigitalPhotos.net

 

 07/03/2014


Un estudio en Reino Unido ha determinado que la deficiencia de hierro podría ser un importante factor de riesgo para sufrir un accidente cerebrovascular isquémico al ser propensos a generar pequeños coágulos que interrumpen el flujo de sangre al cerebro.


 

Cada año, más de 15 millones de personas en todo el mundo sufren un accidente cerebrovascular y, de ellas, fallecen por esta causa más de 6 millones.

La investigación ha sido llevada a cabo por el Instituto Nacional del Pulmón y el Corazón (National Heart and Lung Institute) del Imperial College de Londres (Reino Unido) con una muestra de 497 pacientes que tenían una enfermedad congénita denominada telangiectasia hemorrágica hereditaria (HHT) y conocida como síndrome de Rendu-Osler-Weber. Esta patología se caracteriza por una malformación congénita de las venas y arterias que tiene como consecuencia que, quien la padece, sufre de hemorragias generalmente a nivel nasal o intestinal de forma recurrente y sin causa aparente. Con la edad, los síntomas empeoran y pueden concurrir en una hemorragia interna severa o un accidente cerebrovascular.

Nuestro sistema circulatorio tiene la capacidad de filtrar los pequeños coágulos de sangre que a veces se producen pero la malformación vascular de las personas con HHT impide ese filtrado por lo que el riesgo de que estos coágulos lleguen al cerebro es muy elevado.

En el estudio, los investigadores analizaron los niveles de hierro de estos pacientes y encontraron que aquellos cuyos niveles eran moderadamente bajos (en torno a 6 μmol/L) tenían el doble de riesgo de accidente cerebrovascuar en comparación con los que tenían niveles normales (7-27 μmol/L).

La explicación de este hecho ha sido descubierta a posteriori ya que la deficiencia en hierro fomenta la adhesión de las plaquetas haciendo la sangre más densa y proclive a la formación de coágulos de sangre dentro del sistema circulatorio. A pesar de que esta parece ser la explicación más plausible, los autores expresan que es necesaria más investigación al respecto para confirmarlo.

En una futura fase de la investigación los científicos pretenden comprobar si un tratamiento frente a la anemia con suplementación de hierro en pacientes de alto riesgo podría reducir el riesgo de accidente cerebrovascular y, en concreto, si esto se debería a una menor coagulación sanguínea a consecuencia de una menor agregación plaquetaria.

Los autores aclaran que existen muchos pasos intermedios desde la formación del coágulo hasta que este llegue al cerebro por lo que tener anemia no asegura el ictus sólo que pueden formarse dichos coágulos.

Nota: Actualmente el HHT, está considerada como una de las enfermedades raras por afectar a una persona de cada 3000-8000 individuos. Para conocer más sobre esta enfermedad puede visitar la web de la Asociación Española de HHT: http://www.asociacionhht.org/

 

 

La anemia en el mundo

Se define como anemia a la patología por la cual el cuerpo no posee una cantidad suficiente de glóbulos rojos sanos, con la hemoglobina o hierro adecuados en su interior que asegure un suministro de oxígeno adecuado para los tejidos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS ), más del 30 % de la población mundial sufre de anemia, principalmente como resultado de la deficiencia de hierro.

La falta de hierro en la sangre puede deberse a diferentes causas:

  • Pérdida abundante o continuada de sangre
  • Mala alimentación
  • Incapacidad para absorber una cantidad suficiente de hierro de los alimentos. Esto es especialmente común  en personas con problemas gastrointestinales como aquellos que son celiacos o padecen la enfermedad de Crohn o síndrome del intestino irritable.

 

Algunos de los alimentos más ricos en hierro son:

  • Mariscos: almejas, chirlas, berberechos, zamburiñas… (entre 15-25 mg/100g)
  • Morcilla (19 mg/100g)
  • Huevo de gallina (13.8 mg/100g)
  • Cereales integrales (7-12 mg/100g)
  • Legumbres: soja y lentejas principalmente (8mg /100g)
  • Verduras de hoja verde: espinacas y acelgas principalmente (4mg/100g)
  • Carnes (2 mg/100g)

 

Otro truco sencillo y sabroso es aumentar el uso de especias en nuestros platos ya que muchas de las más típicas tienen un alto contenido en hierro:

  • Tomillo (123.6 mg/100g)
  • Comino (66.35 mg/100g)
  • Eneldo (48.8 mg/100g)
  • Orégano (44 mg/100g)
  • Laurel (43 mg/100g)
  • Albahaca (42 mg/100g)
  • Canela (38.1 mg/100g)
  • Romero (28,9 mg/100g)
  • Curry (29,5 mg/100g)
  • Pimienta negra (28.9 mg/100g)
  • Guindilla en polvo (34,1 mg/100g)
  • Pimentón (23.6 mg/100g)

 

Referencia: Shovlin Cl et al. Ischaemic Strokes in Patients with Pulmonary Arteriovenous Malformations and Hereditary Hemorrhagic Telangiectasia: Associations with Iron Deficiency and Platelets. PLoSOne, Feb 2014.

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados