Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Las especias y hierbas aromáticas pueden ayudarnos a reducir el consumo de sal

 

Image courtesy of artur84/ FreeDigitalPhotos.net

 

 01/04/2014


Una investigación presentada en la última reunión anual de la American Heart Association muestra que una intervención conductual en adultos encaminada a fomentar el uso de hierbas y especias en las comidas, en lugar de sal, disminuye el consumo de sodio en comparación con los adultos que intentaron reducir la sal por su cuenta.


 

Las recomendaciones internacionales del consumo de sodio están en 2300 mg/día y esto es el equivalente a la capacidad de una cucharadita de café. Cada vez son más los estudios epidemiológicos que demuestran que el consumo de sodio es mucho más elevado de esa cantidad sobre todo en los países con nivel socio-económico elevado.

Este exceso de consumo de sodio está íntimamente relacionado con el riesgo de padecer hipertensión (presión arterial por encima de 140/90 mmHg) y, por ende, cualquier accidente de tipo vascular (infarto, ictus, etc.). De hecho, las recomendaciones en el consumo de sodio de las personas hipertensas es de sólo 1500 mg/día. De acuerdo con la American Heart Association (AHA), el sodio aumenta la presión sanguínea porque, por un proceso conocido como ósmosis, provoca que se retengan líquidos en el cuerpo y esto provoca una sobrecarga de esfuerzo para el bombeo del corazón.

La razón de este exceso de sodio no se debe tanto a la sal que nosotros añadimos a las comidas sino a la cantidad de sal que llevan los productos preparados que consumidos diariamente. Algunos ejemplos de alimentos muy ricos en sal son las sopas instantáneas, las pastillas de caldo, productos en conserva, salsas, los snack de aperitivo, y un largo etc.

 En consecuencia es necesario que se reduzca el consumo de sal en la alimentación de las familias. Esto puede resultar difícil dado que nuestro paladar está acostumbrado a alimentos sabrosos pero no debemos olvidar que no sólo la sal da sabor, ya que existen otros condimentos como las hierbas aromáticas y especias que puede suplir a la sal en el sabor de nuestras comidas.

 

El sabor de las comidas: Especias vs. Sal

Para investigar formas eficaces de alentar a las personas a reducir su consumo de sodio un grupo de investigadores del área de Cardiología del Instituto del Corazón de Minneapolis (Minesota, EE.UU.) (Minneapolis Heart Institute) han realizado un interesante estudio en dos fases con 55 participantes de los cuales más del 60% eran hipertensos, el 18% tenía diabetes y sobrepeso.

En una primera parte que duró 4 semanas, los investigadores proporcionaron todas las comidas y bebidas a todos los participantes, las cuales eran bajas en sodio. En una segunda parte si dividió a los participantes en dos grupos:

El primer grupo fue sometido a un plan de educación conductual durante 20 semanas mediante clases de cocina que les enseñaban a sustituir la sal de las comidas típicas por especias y hierbas. Algunas de las sugerencias de estas clases eran la preparación de aliños con base de aceite de oliva con otros condimentos como extractos de café, de cereza, de pimiento ahumado, etc. o consumir pan sin sal pero con un poco de aceite con ajo, jugo de limón, etc.

El segundo grupo no recibió formación pero se comprometieron a tratar de reducir el consumo de sal en su alimentación durante el mismo periodo de tiempo.

Los resultados fueron muy llamativos. Después de la primera fase, la ingesta de sodio en los participantes se redujo de un promedio de 3.450 mg/día a un promedio de 1.656 mg/día. En la segunda fase, comparativamente con los del segundo grupo, los que recibieron la intervención conductual ingirieron, de media, 966 mg/día menos de sodio.

Según los resultados del trabajo, los autores concluyen que serían necesarias campañas de salud pública, no tanto encaminadas a que se reduzca el consumo de sal tal cual, sino a educar en las alternativas culinarias. Esa podría ser la solución para ayudar a controlar el avanza de la hipertensión y prevenir nuevos casos, sobre todo entre los niños y adolescentes.

 

Referencia: American Heart Association News Releases (17 Marzo 2014).

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados