Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Comer abundante fruta y verdura en la juventud mantiene las arterias sanas 20 años después

 

Image courtesy of stockimages/ FreeDigitalPhotos.net

 

 07/04/2014


Un estudio presentado en el Congreso Anual del Colegio de Cardiólogos de EE.UU. determina que las mujeres entre 18 y 20 años que tomaban entre 8 y 9 raciones de fruta y verdura al día tienen un 40% menos riesgo de infarto a los 40 años comparadas con las mujeres que comían sólo 3 o 4 raciones.


 

Existen bastantes estudios que relacionan el consumo de frutas y verduras en los adultos con una menor probabilidad de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral, pero la relación entre el consumo de frutas y vegetales en los jóvenes y la enfermedad cardíaca más adelante en la vida esta menos estudiada.

Para conocer el grado del riesgo de enfermedad vascular, los investigadores han analizado el grado de calcificación de las arterias coronarias 20 años después del comienzo del estudio. Esto se realiza mediante una prueba de Tomografía Axial Computarizada (TAC), la cual, permite estimar el grosor de las placas calcificadas en la pared interna de las arterias. Está demostrado que la acumulación de calcio en las paredes de las arterias coronarias es una señal temprana de la enfermedad cardíaca, actualmente está considerado como uno de los mejores predictores de infarto o ictus.

Este trabajo incluyó a 2.508 participantes de un estudio mucho mayor llamado “Coronary Artery Risk Development in Young Adults (CARDIA) study”, patrocinado por el gobierno de EE.UU. con el fin de aumentar el conocimiento sobre cómo se desarrolla la enfermedad cardiaca en los adultos. Este gran estudio comenzó a mediados de la década de los 80s con personas entre los 18 y los 30 años.

Al comienzo del estudio a todos los participantes se les pasó una encuesta de frecuencia de consumo de alimentos  durante el mes pasado, a partir de la cual se pudo saber cuántas raciones de fruta y verdura consumían de forma habitual. Al finalizar el estudio, 20 años después, se les realizó un TAC.

Los resultados fueron más favorables en las mujeres de 20 años que consumían entre 8-9 raciones de fruta y verdura al día en dietas de aproximadamente 2000 Kcal ya que el estudio ha determinado que ellas tienen un 40% menos de riesgo de tener las arterias rígidas a los 40 años, comparado con las que comieron sólo 3 o 4 porciones diarias.

Estos resultados tan buenos se mantienen incluso ajustando los resultados por otras variables como su dieta actual (20 años después) que no tiene por qué ser igual, el tabaquismo, ejercicio físico, consumo de carne roja, etc., todas ellas variables que pueden aumentar o disminuir por sí mismas el riesgo de infarto. De hecho, en personas que se alimentaban correctamente a los 20 años, aunque a los 40 no estén comiendo tan adecuadamente, mantienen un nivel de riesgo bajo de sufrir este tipo de enfermedades vasculares.

Sin embargo, los varones no muestran esta mejora tan considerable por lo que los autores expresan que sería conveniente indagar esta cuestión con nuevas investigaciones que permitan conocer la razón biológica que subyace en este resultado ya que también ha sido reportado en otros trabajos.

 

¿Por qué comer fruta y verdura me protege del infarto?

La razón de que un mayor consumo de frutas y verduras proteja frente a este tipo de enfermedades es la gran cantidad de vitaminas, minerales, sustancias antioxidantes y fibra unido a su bajo contenido calórico y graso. Múltiples trabajos han relacionado las dietas ricas en vegetales con una mayor longevidad, menor prevalencia de cáncer, disminución del colesterol, de la presión arterial y del peso corporal.

Por todo ello, la importancia de este trabajo y de otros previos, es que resalta la importancia de mantener una alimentación adecuada (variada y equilibrada) durante la infancia y la adolescencia para poder tener una larga vida saludable, ya que la acumulación de la placa de ateroma se inicia desde edades muy jóvenes si la alimentación no es la correcta.

A este respecto hay que destacar que la adolescencia y la juventud son etapas críticas en la alimentación de las personas porque es cuando empiezan a adquirir independencia de los padres en la alimentación y comienzan a hacer sus propias elecciones. Es indispensable que, desde niños, se les haya enseñado lo que es una alimentación sana para que ellos, a la hora de elegir por si mismos, lo hagan correctamente.

 

Referencia: American College of Cardiology Foundation News - “The Association of Fruit and Vegetable Consumption During Early Adulthood With the Prevalence of Coronary Artery Calcium After 20 Years of Follow-Up: The Coronary Artery Risk Development in Young Adults (CARDIA) Study”.

 

Noticia elaborada por Noemí López Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados