Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Los arándanos podrían ayudar al tratamiento del Parkinson.

 

Image courtesy of Grant Cochrane/ FreeDigitalPhotos.net

 

 16/04/2014


Muchas de las enfermedades neurodegenerativas se deben a las consecuencias del estrés oxidativo de las células nerviosas por lo que determinados frutos ricos en antioxidantes podrían ayudar a paliar sus síntomas alargando la vida útil de los pacientes. Un nuevo estudio Canadiense se ha centrado en analizar esta relación.


 

Debido a su alto contenido en vitaminas y antioxidantes se ha relacionado científicamente a los arándanos y otros frutos rojos con la capacidad de reducir el riesgo de diabetes y accidentes cardio-cerebrovasculares.

Un reciente trabajo publicado con investigadores de la Universidad Memorial de Newfoundland en Canadá sugiere que estos frutos podrían ayudar a tratar la enfermedad de Parkinson y otros trastornos neurodegenerativos.

 

La enfermedad de Parkinson en el mundo

Actualmente se estima que unas 150 mil personas padecen esta enfermedad en España, ya que no hay ningún estudio epidemiológico que pueda dar cifras más exactas. En EE.UU. se estima que esta cifra se acerca al millón de personas afectadas y aproximadamente unos 60 mil nuevos casos se diagnostican cada año.

A nivel mundial, la Fundación Europea para la Enfermedad de Parkinson (EPDA) calcula que hay unos 6.3 millones de afectados en todo el mundo y de esos aproximadamente 1.2 millones son europeos. Está cuantificado que afecta 1,5 más veces a los varones que a las mujeres y, generalmente aunque no exclusivamente, a personas de edad avanzada.

 

¿Por qué se aparece el Parkinson y en qué puede ayudar el consumo de arándanos?

Se desconoce el origen claro de la enfermedad aunque varias investigaciones genéticas la han relacionado con la expresión de un gen llamado alfa-sinucleína en combinación con la expresión de la apolipoproteína E.  

Esta alfa-sinucleína es una proteína del cerebro que se encuentra principalmente en la zona del extremo terminal de las células nerviosas denominada zona pre-sinápticas. Estos terminales son responsables de la liberación de los neurotransmisores, las sustancias químicas que permiten transmitir las señales entre las neuronas y que este mensaje se transmita desde el cerebro hasta su órgano diana.

En concreto, esta alfa-sinucleína juega un papel esencial en la liberación de dopamina, un neurotransmisor estrechamente relacionado con el control muscular y motor, cuya incapacidad de control es lo que caracteriza a los pacientes de Parkinson.

Otra de las características de las personas que tienen exceso de la alfa-sinucleína es que son personas que sufren un mayor estrés oxidativo en sus células al no poder protegerse del daño causado por una mayor producción de radicales libres del oxígeno. Es en este aspecto donde el consumo de determinados frutos antioxidantes puede ayudar considerablemente.

Dado que la enfermedad de Parkinson, y otras enfermedades neurodegenerativas, parecen estar relacionadas con un mayor estrés oxidativo, los investigadores querían ver si el extracto de arándano podría mejorar sus efectos ya que son frutos ricos en fibra, vitamionas y antioxidantes.

Para un mejor estudio de la alfa-sinucleínaa, los investigadores pusieron su gen en moscas de la fruta (Drosophila melanogaster). Encontraron que la inclusión de este gen causaba que las moscas experimentaran una serie de defectos, incluyendo la degeneración de la retina y la reducción de la vida útil.

Para ver si el extracto de arándano mejoraba estos defectos, alimentaron a un grupo de moscas con ello y a otras no. Los investigadores encontraron que las moscas que se alimentaron con el extracto de arándano tenían aumentada la vida útil hasta en 8 días (15%) en comparación con aquellas que habían sido alimentadas con una dieta estándar. Además, el extracto de arándano pareció mejorar defectos oculares en las moscas. Según los investigadores este aumento de 8 días de vida sería el equivalente a 8 años en los humanos.

El autor principal del estudio, el Dr. Staveley expresa su pesar porque este tipo de estudios sobre los componentes naturales de los alimentos que pueden favorecer la salud no suelen estar apoyados por estudios en humanos. Este tipo de estudios suponen un coste económico y no son requeridos por las autores para comercializar el producto ya que, al no ser medicamentos ni compuestos químicos artificiales, no se consideran peligrosos para la salud. Pero, al no hacer este tipo de estudios, tampoco se puede saber valorar su efectividad en los humanos.

 

Referencia: Memorial University of Newfoundland News Release (11 Abril 2014).

 

Noticia elaborada por Noemí López Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados