Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 El consumo moderado de vino previene los problemas de riñón.

 

Image courtesy of Stuart Miles/ FreeDigitalPhotos.net

 

 30/04/2014

 


El consumo moderado de vino puede ayudar a mantener los riñones sanos y, además, protege al corazón en pacientes que ya tienen enfermedad renal. Así lo indicaron investigadores de la Universidad de Colorado (Denver, EE.UU.) en la reunión anual 2014 de su Fundación Nacional del Riñón.


 

El estudio dirigido por el Dr. Tapan Mehta de la Universidad de Colorado, recopiló datos de las Encuestas Nacionales de Salud y Nutrición entre los años 2033 y 2006 englobando un total de 5852 personas de las cuales 1031 (17.62%) tenían enfermedad renal crónica (1).

Los investigadores encontraron que las personas que bebían algún vaso de vino durante la semana (haciendo promedio, el consumo no llegaba a un vaso diario), tenían un 37% menos riesgo de padecer una enfermedad renal crónica y un 29% de probabilidad de padecer una enfermedad cardiovascular, todo ello respecto de las personas que no consumían nada de vino.

Thomas Manley, Director de las actividades científicas de la Fundación Nacional del Riñón, resaltó en dicha reunión que la moderación es la clave para los pacientes renales cuando se trata de consumo de alcohol. Según sus palabras: “El consumo excesivo de alcohol, sin duda se ha demostrado que tiene efectos negativos sobre la función renal. El alcohol también puede empeorar la hipertensión, la principal causa de enfermedad renal crónica, por lo que las personas con hipertensión mal controlada definitivamente deben limitar la cantidad de alcohol que consumen. También es importante considerar el contenido nutricional de las diversas bebidas alcohólicas para asegurarse de que cumplen con la dieta prescrita para un paciente renal".

A este respecto cabe destacar un artículo científico de revisión bibliográfica, algo antiguo ya que fue publicado en el año 2002, que ya abordaba esta temática (2). En este trabajo, tras repasar numerosos estudios, llegan a la conclusión que los beneficios del vino, especialmente del vino tinto rico en resveratrol,  se deben a su alto poder antioxidante y a su capacidad quelante de metales  (estas moléculas eliminan los metales evitando que acumulen en el riñón). Estas capacidades a su vez se deben al efecto combinado del etanol y los polifenoles que modulan la actividad de las enzimas antioxidantes del riñón.

 

Referencias:

1.- National Kidney Foundation Newsroom (www.kidney.org).

2.-  Rodrigo y Rivera. Renal damage mediated by oxidative stress: a hypothesis of protective effects of red wine. Free Radical Biology and Medicine, 2002; 33 (3): 409-422.

 

Noticia elaborada por Noemí López Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados