Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Expertos en Salud Pública reclaman el etiquetado nutricional de las bebidas alcohólicas

 

Image courtesy of Stoonn/ FreeDigitalPhotos.net

 

 18/09/2014


El pasado 10 de septiembre se han reunido en el Parlamento Europeo para pedir un cambio de legislación de forma que se equipare el etiquetado de las bebidas alcohólicas al de cualquier otro alimento o bebida dado su elevado contenido calórico y de azúcares.


 

El pasado 10 de Septiembre tuvo lugar en el Parlamento Europeo de Bruselas una reunión de expertos en salud pública cuya finalidad fue la de proponer un cambio de legislación sobre el etiquetado de las bebidas alcohólicas.

A diferencia del resto de alimentos y bebidas, los productos alcohólicos no están obligados a mostrar la información nutricional en su etiquetado, si bien, si se les exige que indiquen la gradación alcohólica y muestran un mensaje sobre el consumo responsable de alcohol.

Según el criterio profesional de estos expertos, no existe ninguna razón para que las botellas de refresco, zumo o leche deban llevar la información nutricional y las bebidas alcohólicas no. De hecho, tal como advierten, el peligro de consumir habitualmente este tipo de bebidas no sólo radica en las posibles consecuencias de su contenido alcohólico sino que también suelen ser bebidas de muy calórico y ricas en azúcares (sobre todo los licores o bebidas consideradas espirituosas, lo que quiere decir, todas aquellas que no son vino o cerveza).

La finalidad de las anteriores normativas sobre el etiquetado de los alimentos era la de permitir y fomentar que los consumidores pudieran elegir qué, cuándo y cuánto comer o beber teniendo un conocimiento pleno de la lista completa de los ingredientes (incluyendo los alérgenos, los aditivos y conservantes), el contenido de calorías, macronutrientes (proteína, hidratos de carbono con especificación de los azúcares y grasas con especificación de las grasas saturadas), micronutrientes (vitaminas y minerales) y contenido de fibra alimentaria.

La ausencia de este etiquetado en las bebidas alcohólicas promueve el desconocimiento entre la población sobre el contenido calórico de este tipo de alimentos, el cual es muy elevado y, posiblemente, sea una de las causas importantes de la actual epidemia de obesidad y diabetes que acontece en Europa. Por ejemplo, una revisión sobre la bibliografía científica en relación al consumo de alcohol puso de manifiesto que supone casi el 10% de la ingesta energética de la personas del Reino Unido.

Según esta misma revisión, en promedio, las bebidas alcohólicas contienen 7.1 Kcal por gramo y, para hacernos una idea de lo que esto supone, sólo las grasas tienen un contenido energético mayor por gramo (9 Kcal/g), ni las proteínas, ni los hidratos de carbono, tienen ese valor calórico tan elevado. Además, tal como afirman los expertos, el alcohol reduce la capacidad del cuerpo para quemar la grasa acumulada en el organismo con el fin de obtener energía en momentos de carencia, lo que quiere decir que dificulta la capacidad adelgazante de la persona que lo consume habitualmente.

Esto se debe a que el alcohol es un compuesto tóxico para el organismo y, por tanto, ante su presencia en el organismo, el metabolismo prioriza su eliminación a través del hígado para evitar su acumulación. Esto hace que se detengan otros procesos metabólicos como la absorción de nutrientes en el intestino, la quema de grasa, etc. Además de todo lo mencionado, el alcohol actúa como un estimulante del apetito; por todo ello, se considera el consumo de alcohol habitual como un importante factor promotor del sobrepeso y la obesidad.

Tal como demuestran las encuestas nutricionales, muchas personas olvidan contabilizar las bebidas alcohólicas cuando se les pide relatar que ingieren con el fin de calcular el total de calorías diarias consumidas. Según parece, esto no es por vergüenza a ser reconocidos como bebedores, sino a que no consideran que su contenido energético sea relevante y lo equiparan al agua u otras bebidas.

Por todo ello, los expertos han querido llevar este problema al Parlamento Europeo con el fin de reclamar el derecho de los consumidores a tener el conocimiento adecuado para poder tomar decisiones informadas sobre los productos que compran. Según afirman miembros de la Alianza Europea de Política sobre el Alcohol (European Alcohol Policy Alliance) la Comisión Europea encargada de llevar este asunto, tiene la obligación de publicar un informe al respecto antes de Diciembre de 2014, donde se valorará si es necesario realizar la modificación legislativa que desde los organismos de salud pública se está exigiendo.

 

Fuente: Medical News Today - What's not on the bottle? Public health organisations call on the European Commission to label alcoholic drinks. 11-sep-2014.

Referencia del estudio: National Obesity Observation – National Health Services (NOO-NHS). Obesity and alcohol: an overview. Feb, 2012. Disponible en: http://www.noo.org.uk/uploads/doc/vid_14627_Obesity_and_alcohol.pdf

 

Noticia elaborada por Noemí López Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

 

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados