Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 ¿Una cervecita?

 

Fotos: Free Digital Photo / Pixomar y bplanet
Más fotográfías:
 

 12/05/2012


Una de las muchas actividades destacadas que se llevaron a cabo en la 17ª Reunión Nacional de la Sociedad Española de Hipertensión, celebrada recientemente en Madrid, fue el simposio "Alimentación y riesgo cardiovascular". En él se relacionó directamente lo que comemos a la salud de nuestro corazón.
En el acto, la Dra. Ascensión Marcos, del Grupo de Inmunonutrición del Departamento de Metabolismo y Nutrición del Instituto del Frío del CSIC, presentó algunas de las conclusiones de una interesante investigación: “Consumo moderado de cerveza. Estudio Nutricional e inmunológico”.
 


Las principales conclusiones

  1. El consumo moderado de cerveza no produce aumento de peso ni de masa corporal. Si bien es sabido que el consumo abusivo de alcohol tiene efecto nocivos sobre nuestra salud en general, hoy día se dispone de evidencia científica sobre algunos efectos beneficiosos de las bebidas fermentadas, como la cerveza, el vino y la sidra, sobre la salud cardiovascular, sobre todo, por su alto contenido de antioxidantes.
  2. La cerveza, consumida de forma moderada por adultos sanos, puede mejorar la respuesta inmune contra patógenos externos, responsables de las enfermedades infecciosas.
  3. El consumo (siempre hablamos del moderado) de cerveza contribuye a aumentar los niveles de HDL o colesterol bueno, encargado de trasnportar LDL o colesterol malo, hacia el hígado, por lo que, al disminuir los niveles de LDL, la cerveza ejerce un efecto cardioprotector.

Rica y saludable
Elaborada con ingredientes naturales (agua, cebada malteada y lúpulo) y con bajo contenido alcohólico, la cerveza puede formar parte de un estilo de vida saludable, siempre que su consumo sea, como hemos dicho antes, moderado. Esto es: una o dos cervezas diarias para las mujeres y dos o tres para los hombres, en un contexto de alimentación completa y variada, y ejercicio físico regular.  Los efectos para la salud son opuestos si el consumo aumenta de estas recomendaciones.

Nutricionalmente, la cerveza es fuente de vitaminas(del grupo B, especialmente); minerales (silicio, magnesio, fósforo y potasio) y otros antioxidantes naturales, como los polinfenoles; maltodextrinas, carbohidratos complejos de absorción lenta y fibra soluble, entre otras sustancias.

Además, su aportación calórica es baja: una caña (200 ml) tiene tan solo 90 calorías; si es sin alcohol, este aporte se reduce a 17 calorías cada 100 ml de cerveza.

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados