Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La Dieta Mediterránea se asocia con un menor riesgo de enfermedad crónica renal

 

Image courtesy of dream designs/ FreeDigitalPhotos.net

 

 04/11/2014


La enfermedad crónica renal implica la disminución del filtrado de los riñones hasta el extremo de necesitar diálisis para limpiar nuestra sangre. Un estudio con 900 personas demuestra que seguir una dieta mediterránea reduce a la mitad el riesgo de esta patología.


 

Son muchos los estudios que han demostrado los beneficios de la dieta mediterránea en la prevención de enfermedades coronarias o metabólicas, como la diabetes tipo 2, e incluso de algunos tipos de cáncer. Como es bien sabido, esta dieta típica de los países de la cuenca del Mar Mediterráneo, consiste en una equilibrada variedad de alimentos de origen vegetal, como frutas, verduras, cereales integrales, legumbres y frutos secos; usa como fuente de grasa principal el aceite de oliva y, varias veces a la semana (aunque no a diario), incluye el consumo de pescado, aves de corral principalmente, no siendo habitual el consumo de carnes rojas.

Un equipo de investigación del Centro Médico de la Universidad de Columbia en Nueva York, ha  querido evaluar los efectos que este tipo de dieta puede tener frente a la enfermedad renal crónica (ERC) o insuficiencia renal crónica (IRC). Esta patología se caracteriza por la pérdida de la capacidad de filtrado de los riñones, de forma que estos pierden su capacidad de eliminar deshechos a través de la orina así como su capacidad de de retener los electrolitos procedentes de la alimentación (sales minerales principalmente). Esto provoca un grave desajuste metabólico así como un elevado riesgo de fallo orgánico por acumulación de sustancias tóxicas para el organismo.

En España, según la Sociedad Española de Nefrología en su último informe de 2013, la incidencia de personas con necesidad de diálisis renal es de 124,2 personas por millón de población (ppm), lo que supone un total aproximado de 6.000 personas nuevas al año. La prevalencia nacional, el total de personas que necesitan diálisis, se sitúa en 1123,2 ppm (aproximadamente 53.000 personas). En el caso de EE.UU., el país donde se llevó a cabo el estudio, se estima que la enfermedad crónica renal afecta a 20 millones de personas.

Según los autores del trabajo, cada vez hay más evidencia de que las dietas desequilibradas típicas de nuestras sociedades actuales conducen a fallos renales, por eso quisieron comprobar si la dieta mediterránea, paradigma de una dieta saludable, podría tener efectos protectores ante esta enfermedad que es especialmente prevalente en la población mayor de 70 años.

Para el estudio, los investigadores analizaron los patrones dietéticos de 900 personas, realizando un seguimiento de su salud durante un periodo de 7 años. Se valoró si los participantes seguían la dieta mediterránea o no, mediante un test que permitían darles una puntuación de forma que puntuaciones altas implicaban personas que comían de acuerdo a la dieta mediterránea.

Los resultados del análisis mostraron que los participantes con una puntuación de cinco puntos o más eran un 50% menos propensos a desarrollar enfermedad renal crónica y un 42% menos propensos a tener una rápida disminución de la función renal, en comparación con los que tenían una puntuación más baja. Además, el equipo encontró que, por punto extra de dieta mediterránea, suponía una reducción del riesgo de patología de un 17%.

Los autores resaltan la importancia del ejercicio físico aeróbico moderado para que una dieta saludable tenga efectos positivos en otros aspectos de la salud. También es especialmente relevante para evitar las enfermedades relacionadas con el sistema excretor, mantener un buen nivel de hidratación bebiendo agua de forma contínua a lo largo de todo el día.

 

Referencia: Khatri et al. The association between a Mediterranean-style diet and kidney function in the Northern Manhattan study cohort. Clinical Journal of the American Society of Nephrology; Octubre, 2014.

 

Noticia elaborada por Noemí López Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados