Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Clases de cocina para niños influyen positivamente en las preferencias y los comportamientos alimentarios.

 

Image courtesy of imagerymajestic/ FreeDigitalPhotos.net

 

 14/11/2014


Una revisión científica realizada por el CDC americano ha concluido que las intervenciones culinarias con niños entre los 5 y 12 años tienen como resultado que estén más predispuestos a probar y consumir frutas y verduras.


 

Cada vez son más comunes los programas de promoción de la salud alimentaria a través de cursos o clases de cocina orientadas a los niños y adolescentes. Este tipo de medidas han sido implementadas con el fin de frenar la creciente epidemia de obesidad infantil debida, en gran medida, a los cambios dietéticos acontecidos durante las últimas décadas en los países globalizados. Casi todas las encuestas de consumo en los hogares en este tipo de países, ponen de manifiesto un aumento muy marcado de la compra de productos alimentarios precocinados (pastas, sopas, carnes, etc.). Este tipo de productos suelen ser muy ricos en grasas saturadas, azúcares y sales, tres factores íntimamente relacionados con las actuales tasas de enfermedades crónicas como la obesidad, diabetes, hipertensión, etc.

Las actividades culinarias, fomentan en los niños la curiosidad por los alimentos evitando en ellos las temidas fobias alimentarias que acaban por eliminar de sus dietas alimentos generalmente de origen vegetal (verduras, legumbres, etc.), los cuales, resultan indispensables para el adecuado aporte de vitaminas y minerales para un correcto crecimiento y desarrollo. Además, este tipo de actividades, permite a los niños conocer cuáles son los productos típicos de su región, cómo sus padres y abuelos preparan los platos, a la par de conocer qué componentes debe llevar un plato equilibrado.

Para comprobar si este tipo de actividades culinarias con niños, está teniendo el efecto positivo esperado, un equipo de investigadores del Centro para el Control de Enfermedades del Gobierno de los EE.UU. (Centers for Diseases Control and Prevention, CDC), han realizado una revisión sistemática de la literatura científica relacionada con esta temática. Esta revisión evalúa la evidencia sobre los programas infantiles de cocina y su asociación con los cambios en las preferencias relacionadas con los alimentos, las actitudes y los comportamientos de los niños en edad escolar entre los 5 y los 12 años.

Los resultados de esta revisión concluyeron que todos programas de cocina tenían un efecto significativo en una o más de las preferencias alimentarias de los niños. En la mayoría de casos aumentó la voluntad de los niños para probar frutas y verduras, aumentando además el consumo de estos alimentos, tal como indicaron los padres en un corto periodo de tiempo tras la intervención. Aunque no se encuentran trabajos que analicen los efectos a largo plazo de este tipo de intervenciones tempranas, los resultados de esta revisión son prometedores y alentadores para los padres y profesores de los niños.

 

Referencia: Hersch et al. The Impact of Cooking Classes on Food-Related Preferences, Attitudes, and Behaviors of School-Aged Children: A Systematic Review of the Evidence, 2003–2014. Prev Chronic Dis, 2014; 11:140267. Disponible en: http://www.cdc.gov/pcd/issues/2014/pdf/14_0267.pdf

 

Noticia elaborada por Noemí López Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados