Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Dietas ricas en sal pueden fomentar los dolores recurrentes de cabeza.

 

Image courtesy of Ambro/ FreeDigitalPhotos.net

 

 19/12/2014

 


Los resultados provienen de un ensayo cuyos resultados además apuntan a que el consumo de sodio es el principal responsable independientemente de si el resto de la dieta es correcta (baja en azúcares, grasas, colesterol, rica en fruta y verduras, etc.).


 

La investigación ha sido realizada por el Centro Welch para la Prevención, Epidemiología e Investigación Clínica en Medicina de la Universidad Johns Hopkins (EE.UU.) con el fin de ampliar el conocimiento sobre el origen de los dolores comunes de cabeza recurrentes que son uno de los problemas médicos más atendidos en el sistema de salud. Según reportan en su trabajo, a nivel mundial, el 46% de los adultos padece o ha padecido trastornos de dolor de cabeza frecuentes que disminuyen considerablemente su calidad de vida y, en muchos casos, son causa de absentismo laboral.

Entre el colectivo médico se acepta que existe una relación entre el consumo de sodio excesivo y una mayor probabilidad de sufrir dolor de cabeza, sin embargo, es relativamente escasa la evidencia científica contundente que asocie este u otro aspecto de la dieta con las cefaleas. En los últimos años, se han realizado algunos trabajos en este sentido pero la mayoría han analizado la relación de esta patología con el consumo de glutamato monosódico, un aditivo alimentario potenciador del sabor que es muy común en los productos elaborados que se compran en los supermercados.

Según recogen en su estudio, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), afirma que la mayoría de estadounidenses consumen alrededor de 3.400 mg de sodio al día, que es más del doble de los 1.500 mg recomendados por la Organización Mundial de la Salud y otros organismos sanitarios. En España, nuestro consumo de sodio por persona y día es aún más elevado según reportó la Federación Española de la Nutrición (FEN) en su Libro Blanco de la Nutrición (1) donde se reporta un total de sal de 9.800 mg (o 4.900 mg de sodio, lo cual triplica las recomendaciones).

El estudio sobre cefalea y sodio ha sido publicado en la revista médica British Medical Journal (2) y en él participaron 390 personas a las que se le asignó, por azar, una dieta occidental normal o una dieta típica en el tratamiento contra la hipertensión conocida como dieta DASH de sus siglas en inglés (Dietary Approaches to Stop Hypertension) la cuál es rica en frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa para controlar la ingesta de grasas saturadas y colesterol además del sodio; es una dieta bastante simple, la que se emplearía como una dieta de control o mantenimiento de peso, ya que no es una dieta hipocalórica enfocada a perder peso.

Independientemente de la dieta que estuvieran consumiendo cada uno, todos los participantes pasaron por tres períodos de estudio de 30 días cada uno; en el primero cada persona comió ciertos alimentos de alto contenido en sodio, en el segundo alimentos con un contenido de sodio intermedio y en el último alimentos bajos en sodio. Al final de cada período, los participantes completaron cuestionarios sobre la ocurrencia y severidad de sus dolores de cabeza.

Los resultados mostraron que comer alimentos con alto contenido en sodio (que suponían un total promedio aproximado de 8.000mg por día) tenían un 33% más dolores de cabeza que los que comieron alimentos con bajo contenido de sodio (alrededor de 4.000 mg por día). Cabe destacar que incluso la dieta “baja en sodio” superaba bastante las recomendaciones máximas de 1.500 mg/día, por lo que cabe pensar que si se reduce hasta estos niveles el consumo de sodio, la reducción de los dolores de cabeza será bastante más relevante.

Pero lo curioso es que los investigadores observaron que esta diferencia es la misma independientemente de si el resto de la dieta es una dieta adecuada como la DASH (rica en fibra y que controla las grasas, etc.) que si es una dieta occidental normal (rica en azúcares, grasas etc.). Según concluyen los investigadores, sus resultados desmienten la creencia popular de que una dieta rica en frutas, verduras, potasio y baja en grasas saturadas puede ayudar a aliviar o prevenir los dolores de cabeza ya que lo relevante para ello es el contenido en sodio, en sal.

Cabe reseñar que una de las limitaciones del trabajo es que los investigadores no registraron cuántos episodios de dolor de cabeza padecían los participantes antes de enrolarlos en el estudio. Sería interesante que se realizara una nueva investigación en la que, quizá, se registrara la prevalencia de estas cefaleas o realizado directamente con una muestra de personas diagnosticados como pacientes de cefaleas recurrentes. 

Sea por reducir los dolores de cabeza, por controlar la presión arterial, etc., debemos recordar que cuando hablamos del sodio en la dieta, no nos referimos tanto a la sal de mesa que podamos echar a nuestros guisos, filetes, etc.; el problema radica en que los alimentos precocinados o industriales suelen ser muy ricos en sodio y cada vez los consumimos más. En concreto, los más ricos en sodio son las sopas preparadas, los cubos de caldo concentrado, las salsas, las patatas y snacks salados, embutidos, etc. Por tanto, para combatir este exceso de sodio, lo mejor es tratar de reducir a lo esporádico, el consumo de estos productos y volver a basarnos en alimentos frescos y naturales. 

 

Referencias:

1.- Fundación Española de la Nutrición (FEN). El libro blanco de la nutrición en España. 2013. Disponible en: http://www.fen.org.es/imgPublicaciones/31032013124951.pdf

2.- Amer et al. Effects of dietary sodium and the DASH diet on the occurrence of headaches: results from randomised multicentre DASH-Sodium clinical trial. BMJ Open, 2014; 4: e006671.

 

Noticia elaborada por Noemí López Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados