Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Añadir arándanos al desayuno diario reduce notablemente el riesgo cardiovascular

 

Image courtesy of Paul/ FreeDigitalPhotos.net

 

 19/01/2015


Este fruto rojo es conocido por sus propiedades antioxidantes. Un nuevo estudio ha determinado que un puñado de arándanos al día reduce los niveles de presión arterial y la rigidez arterial además de aumentar el diámetro de los vasos sanguíneos.


 

Un estudio llevado a cabo por el Centro para el avance de la investigación en ejercicio y nutrición antienvejecimiento (Center for Advancing Exercise and Nutrition Research on Aging) de la Universidad Estatal de Florida (EE.UU.) ha demostrado que, con sólo añadir a diario un puñado de este fruto antioxidante al tazón de cereales del desayuno, se consigue frenar la transición de un estado pre-hipertensivo a la hipertensión, lo cual, reduce considerablemente el riesgo de padecer cualquier tipo de accidente cardiovascular.

El trabajo ha sido publicado en la prestigiosa revista de la Academia Americana de Nutrición y Dietética (Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics). La finalidad de la investigación era conocer el posible efecto protector de los arándanos en un colectivo especialmente expuesto a padecer enfermedades cardio- y cerebro-vasculares como son las mujeres post-menopaúsicas.

Para ello, enrolaron en el estudio a 48 mujeres que hacía tiempo que pasaron por la menopausia y que, además, tenían la presión arterial elevada (pre-hipertensas o hipertensas de fase 1). Se dividió a las participantes en dos grupos al azar de forma que a la mitad se les proporcionó 22 gramos de polvo de arándano liofilizado (se congela de forma rápida la fruta a muy baja temperatura y se tritura obteniendo el polvo). A la otra mitad de las participantes se les dio los mismos gramos de un polvo placebo. Todas ellas tomaron sus compuestos durante un periodo de ocho semanas en el que se las pidió que no modificaran sus hábitos de vida rutinarios en cuanto a alimentación o ejercicio físico.

Al comienzo del estudio, el equipo les midió la presión sanguínea, se realizó una analítica con marcadores sanguíneos de enfermedad vascular y se les midió la rigidez arterial. Esto último se realiza mediante un aparato de ecografía de ondas Doppler que calcula la velocidad de onda del pulso en su paso a través de las arterias desde la zona femoral, en la ingle, hasta la carótida en el cuello; altos valores de rigidez arterial implican mayor riesgo para padecer un evento cardiovascular. Todas estas mediciones se repitieron tras las ocho semanas de intervención.

Tras este periodo de tiempo, los investigadores comprobaron que las consumidoras de polvo de arándano tuvieron, en promedio, una disminución de 7 mmHg en la presión arterial sistólica (lo que supone un 5,1% menor a la original). De igual manera, hubo una reducción de 5 mmHg en la presión arterial diastólica (6,3% menor). Además, estas mujeres redujeron los valores de su rigidez arterial en 97 cm/seg (6.5% menor a la inicial en promedio).

En cuanto a los biomarcadores sanguíneos, los resultados mostraron que las mujeres que consumieron arándano a diario durante ocho semanas habían aumentado el contenido de óxido nítrico en sangre. Esta molécula está implicada en el ensanchamiento de los vasos sanguíneos, lo que reduce la presión arterial y permite, por tanto, una mejor circulación sanguínea y aporte adecuado de oxígeno a los tejidos corporales; en total, estimaron que este aumento fue de un 68,5% respecto a la concentración inicial de óxido nítrico.

Según relatan los autores del trabajo, existen otros estudios que relatan los efectos positivos del consumo de arándanos en el perfil de riesgo cardiovascular de hombres y mujeres, sin embargo, la mayoría de estos trabajos implicaban el consumo de cantidades mucho más elevadas de este fruto (entre 50-250 gramos, lo que supondría más de 11 tazas de arándanos frescos cuando en el presente estudio se consume el equivalente a una taza). Según los investigadores, consumos tan elevados no son realistas ya que las personas se cansan de tener que comer tanta cantidad diaria de un mismo alimento mientras que ellos han demostrado que, con sólo añadir un buen puñado de arándanos al desayuno ya se obtiene grandes beneficios para la salud.

 

Referencia: Johnson SA, et al. Daily Blueberry Consumption Improves Blood Pressure and Arterial Stiffness in Postmenopausal Women with Pre- and Stage 1-Hypertension: A Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled Clinical Trial. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, Enero de 2015.

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados