Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Nueces, almendras, avellanas y otros frutos secos ayudan a tener una dieta saludable

 

Image courtesy of Mister GC/ FreeDigitalPhotos.net

 

 26/01/2015


Un nuevo estudio en el que se analiza la dieta de más de 14 mil adultos ha determinado que, además de una calidad de la dieta mejor, los que consumen frutos secos de forma habitual tienen una ingesta de micronutrientes y fibra mucho más adecuada a las recomendaciones que las personas que no toman frutos secos. 


 

Un nuevo estudio publicado hace unos días en la revista suiza “Nutrients”, tenía como objetivo comparar la adecuación en el consumo de nutrientes y la calidad de la dieta de las personas que consumen frutos secos habitualmente (almendras, nueces, nueces de Brasil, anacardos, avellanas, nueces de macadamia, pacanas, piñones y pistachos) con las personas que no suelen consumir este tipo de alimentos. Para ello, han recurrido a una gran fuente de información como son los datos de las Encuestas Nacionales de Salud y Nutrición estadounidenses (National Health and Nutrition Examination Surveys, NAHNES) y en analizado la dieta de 14.386 adultos mayores de 19 años que participaron en estas encuestas ente los años 2005 y 2010.

Para conocer qué es lo que comían habitualmente los participantes se empleó el método de encuesta denominado recuerdo de 24h, de forma que se interroga a las personas todo lo que han comido o bebido durante un día desde que se levantaron hasta que se volvieron a acostar; esto se repitió para dos días previos al momento de la entrevista. Cada alimento consumido es anotado tanto en su cantidad, ingredientes y método de cocinado o sazonado; con ello, estos consumos se traducen en nutrientes ingeridos. La finalidad de los autores era comparar los consumos de cada macro- y micro-nutriente con las recomendaciones dadas por las autoridades sanitarias para que los adultos mantengan un buen estado de nutrición y de salud en general.

Del total de personas estudiadas, sólo un 6% consumían de forma habitual frutos secos y su consumo medio fue de 44 gr al día mientras que se calculó que el resto de la población, de media, sólo consumían 3,3 gr/día. Analizando al dieta de ambos grupos, los investigadores pudieron concluir con bastante claridad, que las personas que consumen habitualmente frutos secos, tenían una dieta más adecuada a las recomendaciones de consumo diario.

Por ejemplo, mostraron un menor porcentaje de individuos con déficit en el consumo de vitaminas; comparando consumidores vs. no-consumidores:

  • Vitamina A: 22 ± 5% vs 49 ± 1%
  • Vitamina E: 38 ± 4% vs 94 ± 0,4%
  • Vitamina C: 17 ± 4% vs 44 ± 1%
  • Folato: 2,5 ± 1,5% vs 12 ± 0,6%

Resultados similares se encontraron para el consumo de los minerales más importantes para nuestro metabolismo:

  • Calcio: 26 ± 3% vs 44 ± 1%
  • Hierro: 3 ± 0,6% vs 9 ± 0,4%
  • Magnesio: 8 ± 1% vs 60 ± 1%
  • Zinc: 1,5 ± 1% vs 13 ± 1%

Además de las vitaminas y minerales, las personas que habitualmente toman frutos secos mostraron un consumo más adecuado de fibra dietética (el 33±3% de ellos superaron las recomendaciones frente al 4±0,3% de los que no toman frutos secos). Igual ocurrión con el consumo de potasio promedio (12±3 mg vs 2±0,2 mg).

Sobre esta información se aplicó el índice de alimentación saludable (Healthy Eating Index-2005) que es una medida objetiva de la calidad de la dieta y este también resultó ser significativamente mayor en los consumidores de frutos secos (61±0,7 puntos frente a 52±0,3 de los no consumidores).

Estas fuertes asociaciones no implican una relación de causa-efecto, es decir, no por comer frutos secos vamos a tener una alimentación adecuada si no controlamos otros aspectos de nuestra dieta pero, dadas sus características nutricionales (ricos en vitaminas antioxidantes) los frutos secos consumidos en su justa medida (uno o dos puñados al día) pueden contribuir a una mejor calidad de la dieta. Además, son numerosos los trabajos que los relacionan con un menor riesgo de padecer cualquier patología cardiovascular debido a su contenido en ácidos grasos omega-3.

Los autores del trabajo concluyen que sería necesario implementar nuevos programas de educación nutricional que hagan llegar a la población general el conocimiento sobre las ventajas nutricionales de consumir determinados frutos secos de forma habitual.

 

Referencia: O'Neil et al. Tree Nut Consumption Is Associated with Better Nutrient Adequacy and Diet Quality in Adults: National Health and Nutrition Examination Survey 2005–2010. Nutrients, 2015; 7: 595-607.

 

Noticia elaborada por Noemí López Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados