Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Las niñas que beben refrescos a diario tienden a tener su primera menstruación antes de lo normal

 

Image courtesy of Stoonn/ FreeDigitalPhotos.net

 

 01/02/2015


El consumo habitual de bebidas azucaradas (refrescos, zumos, etc.) en niñas que aún no han pasado la menarquia se asocia con un adelantamiento de 3 meses en su aparición, pudiendo ser aún mayor dependiendo de la cantidad consumida. La menstruación prematura es uno de los factores de riesgo para padecer cáncer de mama en el futuro.


 

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aproximadamente la mitad de la población de Estados Unidos consume bebidas azucaradas a diario (refrescos, zumos, etc.) y específicamente, el 60% de las mujeres de entre 2-19 años.

Las bebidas azucaradas se han convertido en un importante problema de salud pública en todo el mundo, países en desarrollo y desarrollados, y son incontables los estudios científicos que concluyen una asociación entre estas bebidas y el riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades, cardiovasculares, etc. en adultos. Respecto a la infancia, también son muchos los que reportan relación directa con la obesidad.

Investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard (Boston, Massachusetts) han publicado en la revista científica Human Reproduction un interesante estudio que relaciona el consumo habitual de bebidas azucaradas con una edad de menarquia temprana, lo que quiere decir que las niñas tienen su primera menstruación con anterioridad a lo estimado como normal para su grupo étnico.

El estudio ha englobado un total de 5.583 niñas de 9 a 14 años que formaban parte de un estudio más grande denominado Growing Up Today Study (Estudio Creciendo Hoy) en EE.UU. Ninguna las participantes había pasado por la menarquia al comienzo del estudio en el año 1996 y, 5 años después, cuando se terminó el estudio, sólo 3% de ellas había comenzado su menstruación (159 niñas).

Al comienzo del estudio y en varias ocasiones durante el transcurso del estudio, las niñas completaron un cuestionario dietético en el que se registró su consumo de bebidas azucaradas (cualquier bebida que lleve añadido artificialmente glucosa, sacarosa o jarabe de maíz). Se les preguntó por la frecuencia de consumo así como la porción consumida habitualmente (un vaso, una lata, una botella, etc.)

Los resultados de la investigación concluyeron que las niñas que consumían a diario más de un vaso y medio de bebidas endulzadas con azúcar, en promedio, comenzaron su menstruación 2,7 meses antes que las niñas que consumían menos de esa cantidad. En general, las niñas que tomaron más bebidas azucaradas comenzaron su menstruación a la edad de 12,8 años, mientras que los que consumieron menos de porción y media, no comenzaron hasta los 13 años de media.

Curiosamente, los autores pudieron comprobar que estas diferencias se mantenían significativas después de ajustar los cálculos teniendo en cuenta el índice de masa corporal (IMC), el peso que tuvieron al nacer, el nivel de actividad física, estatura, etnia, paridad de su familia o frecuencia con la que las niñas cenaban con su familia.

Muchos estudios poblacionales han relacionado la obesidad con el adelantamiento de la edad de menarquia ya que el tejido adiposo puede ser precursor de los estrógenos, las hormonas femeninas que intervienen en el proceso de maduración sexual de las mujeres y, por ende, en la aparición de su primera menstruación. Sin embargo, el presente trabajo encontró que el consumo de bebidas azucaradas se asocia con una menstruación prematura independientemente del IMC; los autores han explicado este hallazgo porque este tipo de bebidas provocan un aumento de la concentración de insulina en la sangre que también se relaciona con una mayor producción de hormonas sexuales.

Lo alarmante de este hallazgo es que, muchos estudios epidemiológicos previos, han asociado una edad prematura de menarquia con un aumento en el riesgo de cáncer de mama. Se estima que la disminución de 1 año en la aparición de la primera menstruación implica un 5% más riesgo de padecer esta patología.

En el presente trabajo, las niñas participantes que tomaban más de 1.5 porciones de bebidas azucarada al día sólo adelantaron, en promedio, 2,7 meses sus menarquia; sin embargo, son muchas las que consumían mucho más de esa cantidad por lo que estarían aumentando ese riesgo respecto del resto y, a además, a esto se le debería añadir los demás factores de riesgo de padecer esta patología entre los que destacan los antecedentes familiares.

 

Referencia: Michels et al. Sugar-sweetened beverage consumption and age at menarche in a prospective study of US girls. Human Reproduction, Enero 2015. doi:10.1093/humrep/deu349

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

 

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados