Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 El colesterol y los triglicéridos elevados dificultan que la vitamina E llegue a las células

 

Image courtesy of Stuart Miles/ FreeDigitalPhotos.net

 

 26/03/2015


Un nuevo estudio concluye que el exceso de lípidos en sangre retiene la vitamina E en el torrente sanguíneo evitando que sea captada por las células de la mayoría de tejidos corporales donde ejerce un papel esencial, especialmente cerebro y paredes arteriales. 


 

En los últimos años han sido publicados varias investigaciones y comunicados en torno a las recomendaciones sobre el consumo de vitamina E a través de la dieta diaria. Sin embargo, un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oregon y de los centros de investigación USDA Human Nutrition Center on Aging de la Universidad de Tufts (Boston) y del USDA Agricultural Research Service Chilndren’s Nutrition del Colegio de Medicina Baylor de Houston (EE.UU), abre un nuevo debate casi más importante; de poco valdría consumir las cantidades diarias recomendadas de esta vitamina (en general 15 mg/día) si nuestro organismo no es capaz de hacerlo llegar a sus órganos diana.

Este nuevo trabajo publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition tiene como conclusión principal que niveles elevados de lípidos en sangre (colesterol o triglicéridos) podrían actuar reteniendo en el torrente sanguíneo las moléculas de vitamina E absorbidas en el intestino delgado, ya que esta vitamina es de tipo liposoluble.

Las fuentes naturales de vitamina E son principalmente los aceites vegetales (oliva, girasol, soja, trigo, maíz, eta.), así como hortalizas de hoja verde, frutos secos y semillas. Además, son muchos los alimentos industriales fortificados con esta vitamina como muchos cereales para el desayuno, zumos, margarinas, patés, etc.

La vitamina E es especialmente importante en algunos órganos o localizaciones corporales como en las paredes arteriales, el cerebro, el hígado, los ojos y la piel pero, en general, es un nutriente esencial para casi todos los tejidos del cuerpo. Esta vitamina es además un poderoso antioxidante que juega un papel principal en la neutralización de los radicales libres del oxígeno que se producen como resultado de la respiración celular o debido a causas artificiales como la contaminación ambiental.

Tal como refleja este estudio, en las personas con colesterol o triglicéridos elevados, sólo un 24% de la vitamina E ingerida llegará a los órganos. Esta investigación se realizó con 41 hombres y mujeres adultos a los que se les dio a comer hojas de col marcadas con un isótopo estable del deuterio, técnica innovadora puesto que antes se empleaban isótopos radiactivos con los que se estimaba que el 81% de la vitamina E llegaba a su destino. Esta nueva técnica permite seguir de forma más precisa, el camino de la vitamina E dentro del organismo y gracias a ello, los investigadores detectaron que no existían diferencias de absorción intestinal de la vitamina entre las personas con niveles séricos de lípidos normales o elevados pero, sin embargo, si encontraron diferencias en el tiempo que esta vitamina permanecía en la circulación sanguínea.

Por lo tanto, los autores concluyen que las actuales técnicas de medición de los niveles de vitamina E mediante analítica sanguínea podrían dar una visión distorsionada de la realidad del estado nutricional de la persona en relación con esta vitamina esencial. Según ellos, deben implementarse investigaciones que se encaminen a mejorar los métodos de estimación de los niveles de vitamina E a nivel clínico en personas con esas patologías que pueden confundir resultados o, al menos, ajustar las recomendaciones de ingesta de esta vitamina en este colectivo de personas obesas o diagnosticadas con hipercolesterolemia o hipertrigliceridemia.

 

Referencia: Traber et al. α-Tocopherol disappearance rates from plasma depend on lipid concentrations: studies using deuterium-labeled collard greens in younger and older adults. Am J Clin Nutr, Marzo 2015.

 

Noticia elaborada por Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

 

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados