Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 A más fibra en la dieta, menos riesgo de diabetes si se mantiene un peso adecuado

 

Image courtesy of phasinphoto/ FreeDigitalPhotos.net

 

 15/06/2015


Un nuevo estudio europeo ha encontrado relación entre la cantidad de fibra en la dieta y el riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2 aunque este vínculo tiene relación con el peso corporal. La fibra que implica mayor protección frente a diabetes resultó ser la de origen cereal.


 

El estudio en cuestión se ha publicado online el pasado mes de Mayo en la revista Diabetología y se trata de un metanálisis que engloba resultados de estudios prospectivos que abordan la cuestión del consumo de fibra en relación al riesgo de diabetes. Además de realizar una revisión exhaustiva de los datos obtenidos por otros investigadores con muestras de todo el mundo, el equipo investigador del Consorcio InterAct ha añadido datos propios de una muestra procedente del estudio European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition EPIC-InterAct que englobó a ocho países europeos (Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, España, Holanda, Suecia y Reino Unido) y que supuso un total de 26.088 personas que, al comienzo del estudio, no presentaban diabetes. De todos ellos, los investigadores evaluaron el consumo de fibra total así como el de la fibra procedente de distinto origen: cereales, frutas y verduras.

Según reflejan los autores, su motivación para la realización de ese estudio fue que la mayoría de evidencias de la relación entre la fibra dietética y el riesgo de diabetes, provenían de estudios estadounidenses; como es obvio, el consumo de fibra varía notablemente entre este país y otros de Europa en general o de la cuenca mediterránea en particular.

Los investigadores dividieron a los participantes en cuatro grupos de igual tamaño, clasificados de acuerdo con el consumo de fibra (de menor a mayor), y evaluaron el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 durante un promedio de 11 años de seguimiento. Tras ajustar los resultados por el efecto del estilo de vida y otros factores dietéticos de confusión, los investigadores encontraron que el grupo con el mayor consumo de fibra (más de 26g por día), tenía un riesgo 18% menor de desarrollar diabetes tipo 2 comparados con el grupo con el consumo de fibra más bajo (menos de 19g por día). Sin embargo, curiosamente, al ajustar los resultados en función del índice de masa corporal, encontraron que una mayor ingesta total de fibra ya no estaba vinculada a un menor riesgo de diabetes tipo 2. Este asombroso hallazgo podría interpretarse, por ejemplo, como que una dieta rica en fibra ayuda a las personas a mantener un peso saludable, y esto a su vez es lo que reduce sus posibilidades de desarrollar diabetes.

Por otro lado, los autores también observaron diferencias en función del origen dietético de la fibra de forma que la procedente de cereales fue la que mostró más efecto protector. Comparando las personas del grupo de mayor consumo de fibra con las de menor consumo, el consumo de fibra cereal reducían el riesgo un 19% mientras que la fibra procedente de verduras obtuvo una reducción tres puntos menor (16%). Curiosamente, la fibra procedente de las frutas no mostró asociación con la protección frente a diabetes tipo 2.

Tras añadir estos resultados a los de otros 18 estudios de todo el mundo (ocho de EE.UU., cuatro de Europa, tres de Australia y tres de Asia) volvieron a repetir el análisis. Los resultados mostraron una reducción del 9% en el riesgo de desarrollo de diabetes por cada 10g diarios de fibra dietética total y este valor aumentó al 25% por cada 10g de fibra de origen cereal. Este metanálisis no encontró asociación entre el riesgo de diabetes y el consumo de fibra de frutas y verduras.

Aunque este tipo de estudios solo ponen de manifiesto asociaciones y no causas, los autores especulan que tal vez comer más fibra que te hace sentir lleno durante más tiempo prolongando la liberación de hormonas, lo cual, ralentiza la absorción de nutrientes y altera la fermentación intestinal. Todo ellos se relacionaría con el mantenimiento de un IMC más bajo y con el control insulínico relacionado con el menor riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2.

 

Referencia: The InterAct consortium. Dietary fibre and incidence of type 2 diabetes in eight European countries: the EPIC-InterAct Study and a meta-analysis of prospective studies. Diabetologia, 2015; 58 (7): 1394-1408.

http://link.springer.com/article/10.1007/s00125-015-3585-9

 

Noticia elabora por Noemí López Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter.

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados