Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 El estrés afecta a las redes neuronales reduciendo el autocontrol frente a la comida.

 

Image courtesy of marin/ FreeDigitalPhotos.net

 

 17/07/2015


Un curioso estudio de la Universidad de Zurich (Suiza) ha evaluado como las personas saludables al inducirles un estrés moderado cambias su proceso neuronal de toma de decisiones eligiendo un menú rico en sodio y grasas por encima de la opción saludable.


 

La investigación ha sido llevada a cabo por expertos en neuroeconomía que es un campo dentro de la neurobiología que trata de dar explicación a cómo suceden los procesos de toma de decisiones humanas en el que nuestro cerebro tiene que procesar muchas alternativas y selección una sola acción respuesta, la que mejor compense los pros y contras.

Según detalla su autora principal, Silvia Maier de la Universidad de Zurich (Suiza), aunque se desconoce el proceso neuronal completo, el auto-control no depende de un botón que se encienda o apague sino de una complicada red nerviosa que tiene varios puntos muy sensibles a las perturbaciones externas, las cuales, pueden influir mucho en el proceso de toma de decisiones.

Para investigar cómo el estrés puede afectar a la elección de comida, los autores han diseñado una investigación muy curiosa con personas que estaban tratando de mantener un estilo de vida saludable en términos de dieta y ejercicio físico. En total participaron 29 personas sin alergias alimentarias, las cuales fueron monitorizadas en una situación atípica: se les metieron las manos en agua helada durante 3 minutos con el fin de inducir un nivel orgánico de estrés moderado.

Tras este episodio de estrés, los participantes tuvieron que elegir repetidamente entre dos opciones de comida, una poco saludable pero muy sabrosa con alto contenido en sodio y grasa y otra más saludable pero menos sabrosa. Las opciones de alimentación que se ofrecieron, estaban adaptadas a los gustos de cada participante para tratar de fomentar la familiaridad con sus gustos y que no influyera una opción de comida que no les agradara.

Sus resultados de elección fueron comparados con los de otras 22 personas que no pasaron por ese proceso de estrés. Cabe mencionar que, además de evaluar la elección alimentaria de cada uno de los 52 participantes, también se les realizó una Resonancia Magnética Funcional para ver las áres del cerebro que se activaban en cada momento de la toma de decisión.

Los resultados del trabajo revelaron que los participantes sometidos a estrés moderado eran más propensos a la elección sabrosa frente a la saludable en comparación con los no estresados. Además, se observó que en los cerebros de los participantes sometidos a estrés, los procesamientos afectaban a varias regiones del cerebro: encontraron una mayor conectividad entre la región de la corteza prefrontal ventromedial, la amígdala y regiones del cuerpo estriado, estas últimas asociadas con la percepción hedónica o subjetiva del sabor. Curiosamente, se encontró en ellos menor conectividad entre la región de la corteza prefrontal ventromedial y la corteza prefrontal dorsolateral, región asociada con el razonamiento lógico y el autocontrol.

Cabe destacar que también se midieron los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y en algunos casos no se encontró asociación entre las áreas cerebrales activadas y los niveles de cortisol encontrados. Posiblemente, esta relación sería más patente ante situaciones de estrés más pronunciadas o alargadas en el tiempo, pero se trata de una conjetura.

Los autores del trabajo concluyen que sería interesante comprobar en el futuro si acciones relacionadas la protección de los cambios cerebrales frente al estrés, como el ejercicio físico, el apoyo social, etc. podrían amortiguar los efectos del estrés en la toma de decisiones.

 

Referencia: Maier et al. Acute stress impairs self-control in goal-directed choice by altering multiple functional connections within the brain’s decision circuits. Neuron, julio 2015. doi: 10.1016/j.neuron.2015.07.005.

 

Noticia redactada por Noemí López Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter.

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados