Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 El índice glucémico de la dieta puede influir en los síntomas autistas

 

Image courtesy of Supertrooper/ FreeDigitalPhotos.net

 

 31/07/2015


El índice glucémico de la dieta suele ser monitorizado en las personas con diabetes pero cada vez más estudios revelan que podría ser influyente en otras áreas de la salud incluida la psicología y, según revela un nuevo estudio, podrían influir en los síntomas del autismo.


 

El índice glucémico (IG) es una forma de clasificación de los alimentos compuestos por carbohidratos que se basa en el efecto que produce dicho alimento sobre los niveles de glucemia del organismo de forma que aquellos que se absorben de forma más rápida provocan rápidos aumentos de glucosa en sangre y tienen un mayor IG.  Un ejemplo de la dieta occidental actual con elevado IG podrían ser los cereales de desayuno, los alimentos procesados con base de harina como la bollería, etc., es decir, alimentos ricos en azúcares o con base de harinas refinadas, entre otro.

Según esto, una dieta de bajo IG es aquella que está compuesta principalmente por verduras y cereales de grano entero o integrales y es la que se recomienda a aquellas personas que padecen diabetes que, por definición, es una patología por la que el metabolismo de la glucosa no funciona adecuadamente y el organismo no puede controlar sus niveles en sangre.

Investigadores del Instituto Salk de estudios biológicos en California (EE.UU.), querían comprobar si controlar el IG de las dietas podría ayudar también a mejorar síntomas de otras patologías y decidieron centrar su atención en unas que nada tienen que ver con las enfermedades cardiovasculares o el síndrome metábolico, focalizándose en una enfermedad psicológica, el autismo. El trastorno del espectro autista es un trastorno complejo del desarrollo neurológico y de etiología desconocida que probablemente se deba a la interacción entre factores tanto genéticos como ambientales.

Existe evidencia científica previa de que las personas con autismo suelen mostrar una desregulación de su sistema inmune, sin embargo, no se ha analizado la posible relación de factores dietéticos que también pueden estar relacionados con la inmunidad. Para el estudio, los investigadores analizaron si la reducción del nivel de un subproducto específico del metabolismo del azúcar, reduciría los síntomas asociados al autismo. Para ello, emplearon un modelo animal en el laboratorio empleando una cepa de ratones que está genéticamente diseñada para estudiar los comportamientos y trastornos psicológicos humanos.

Los investigadores emplearon dos grupos de ratonas embarazadas y sus crías, las cuales, fueron alimentadas con las dietas diferentes, un grupo con dieta de IG alto y otro grupo con IG bajo aunque ambas con la misma cantidad de calorías totales. Después de que los ratones recién nacidos ya se hubieran destetado, realizaron una serie de pruebas de comportamiento y bioquímicas. Los resultados mostraron que aquellos ratones cuyas madres y ellos estuvieron alimentados con dietas de IG alto, mostraron significativamente más comportamientos autistas: interacciones sociales con discapacidad, acciones repetitivas sin ningún propósito aparente y un exceso de los comportamientos de aseo.

Pero lo más relevante es que también se detectaron cambios en los cerebros de los ratones que fueron alimentados con dietas de IG alto ya que mostraron menor cantidad de doble-cortina, una proteína de las neuronas en desarrollo y, en concreto, menor cantidad en la zona del cerebro relativa a la memoria. Este grupo de ratones también mostraron un mayor número de células inmunes activadas en el cerebro, más genes asociados con la inflamación y, lo que resultó más curioso, una microbiota diferente.

Todos estos resultados han dado pie a una nueva línea de investigación a desarrollar por este grupo de científicos que pretende desentrañan la relación entre las bacterias intestinales, la inflamación y el desarrollo neuronal. También pretenden valorar cómo posibles cambios de dieta en edades tempranas podrían influir en los resultados de los síntomas autistas.

 

Referencia: Currais et al. Dietary glycemic index modulates the behavioral and biochemical abnormalities associated with autism spectrum disorder. Molecular Psychiatry, Junio de 2015.  Doi: 10.1038/mp.2015.64

 

Noticia redactada por Noemí López Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN en Twitter

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados