Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Hoy piensa en tu hidratación

 

Fotos: Free Digital Photos
Más fotográfías:
 

 21/03/2012

¿Por qué es importante estar hidratados?
Somos básicamente agua. El organismo necesita del agua para su metabolismo, para todas las reacciones químicas que ocurren a nivel celular. Sin agua no podría darse la vida; también el cuerpo elimina líquidos constantemente, lo que explica que debamos 'reponer' de manera adecuada ese agua pérdida.

El agua también tiene la función vital de transportar los nutrientes, es el medio en el que se disuelven las sustancias corporales, regula la temperatura corporal y lubrica muchos tejidos.

La cantidad de agua que debemos tomar es relativa; depende del tamaño del individuo, su edad, su peso, su actividad física, la temperatura ambiente...Sin embargo, podemos decir que, en líneas generales, un hombre adulto necesita al menos dos litros de agua al día.

El cuerpo tiene su propia señal de alerta: la sed. Pero este mecanismo funciona cuando empieza la deshidratación, por lo que un buen hábito sería beber agua antes de que apareciera la sed. En el caso de los más pequeños y de las personas mayores hay que prestar especial atención, ya que sus sistemas termorreguladores no están del todo desarrollados o han ido perdiendo eficacia con el paso de los años, por lo que la sensación de sed puede venir más tarde, con el posible riesgo de una mayor deshidratación, sobre todo en las épocas de calor.

7 claves para hidratarse mejor

1) Empieza a beber agua una o dos horas antes de practicar una actividad física. No esperes a tener sed.
2) Puedes beber sorbitos cada cuarto de hora. Para ello, es buena idea tener a mano una botella de agua, en el lugar de trabajo o de estudio.
3) Para saber cuánta agua debes beber mientras realizas una actividad física, pésate antes y después; el peso perdido es la cantidad a reponer.
4) En ambientes calurosos, conviene tomar una bebida con sales minerales, ya que nuestro cuerpo pierde mucho sodio, potasio y cloro.
5) Si realizamos más de una hora de actividad física, es bueno tomar bebidas para deportistas (isotónicas, no energéticas).
6) Beber agua es esencial, pero conviene no beber más de medio litro en un hora. Lo ideal es beber hasta 200 ml en cada toma y hacer frecuentes tomas, en lugar de beber demasiado en una sola ingesta.
7) Puedes optar por otras formas de tomar líquidos. Esto es, sopas, caldos, refrescos (sin azúcar, si no quieres añadir calorías a tu día), frutas, verduras, infusiones...

El agua mineral añade beneficios
Ciertamente, podemos hidratarnos y calmar nuestra sed bebiendo otras bebidas e incluso comiendo diferentes alimentos ricos también en agua. Pero el agua mineral natural envasada posee una serie de características únicas que es conveniente recordar, ya que son las responsables de que muchos expertos la prefieran entre todas las opciones existentes. Quizá la más evidente, y la que todos hemos experimentado muchas veces, es la facilidad con que controla y calma nuestra sed. Esto es así en todas las aguas minerales envasadas, especialmente cuando se ingieren a una temperatura adecuada, tanto sin gas como con gas, aunque en este último caso la sed se calma de forma más eficaz y rápida.
La ausencia de aporte energético del agua mineral no significa que no contenga minerales muy convenientes para el equilibrio y la salud de nuestro organismo. Esto es así claramente en el caso del calcio y también en el de otros minerales como el magnesio, lo cual se indica en las etiquetas para que el consumidor pueda elegir el agua mineral que más le convenga. Se ha demostrado suficientemente que estas aguas minerales pueden favorecer la densidad mineral de nuestros huesos, previniendo la osteoporosis y favoreciendo, en general, su salud. Desde el punto de vista de la salud cardiovascular, el agua mineral no contribuye con ningún tipo de riesgos pudiendo el consumidor elegir aguas realmente pobres en sodio. Con ello, incluso los hipertensos no encontrarán problema en su ingestión frecuente. Adicionalmente, hay que tener en cuenta que estudios científicos desarrollados con aguas minerales de diferente tipo han encontrado un potencial beneficio en su consumo al reducirse las tasas de colesterol sanguíneo.

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados