Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La deficiencia de vitamina D aumenta el riesgo de anemia ferropénica

 
 

 24/01/2016

 


La deficiencia de hierro y la anemia ferropénica son dos de los trastornos más comunes en todo el mundo, especialmente en mujeres de edad fértil. A pesar de los avances en las investigaciones y la asistencia sanitaria, la anemia sigue siendo un factor de riesgo de disminución de la calidad de vida, morbilidad y mortalidad. Nuevos estudios han encontrado asociaciones entre la deficiencia de vitamina D y el mayor riesgo de padecer anemia ferropénica.


La deficiencia de hierro no se produce únicamente por un déficit del mismo en la dieta. Existen otras múltiples causas: los factores nutricionales, problemas en su absorción, pérdidas de sangre, anemia secundaria a otras enfermedades… 

La concentración de vitamina D en nuestro organismo, está asociada a un mayor o menor riesgo de padecer deficiencia de hierro o anemia. Por otro lado, los niveles  de hierro en el organismo, están estrechamente relacionados con la concentración sanguínea de metales pesados divalentes como  cadmio, plomo y manganeso, debido a la similitud en sus mecanismos de absorción.

Diversos estudios han investigado la relación entre estos aspectos con el fin de establecer asociaciones causales y determinar cuál sería  la cantidad de vitamina D idónea para el organismo en estas situaciones.

Un reciente estudio publicado en enero de 2016 por Inha University de Corea, ha sido el primero en investigar conjuntamente  la influencia de la vitamina D en la deficiencia de hierro y  el consecutivo aumento de cadmio sanguíneo. El experimento contó con 10000 individuos coreanos elegidos al azar, de ambos sexos y de todas las edades desde los 10 años,  entre los cuales 2000 padecían deficiencia de hierro o anemia.

Tras realizar una analítica sanguínea y ajustar los valores a la edad y el índice de masa corporal, pudo concluirse que la deficiencia de vitamina D tiene un efecto negativo significativo en la anemia ferropénica en los individuos mayores de 10 años. Se cree que es debido al efecto supresor que ejerce sobre la hepcidina, hormona reguladora de la homeostasia del hierro.  Esta hormona es sintetizada por el hígado y secretada a la circulación con el fin de regular la absorción del hierro dietético en los enterocitos y vellosidades del intestino delgado. Cuando hay un exceso de hierro, la hepcidina se sintetiza en mayor cantidad para reducir su absorción y evitar la sobrecarga. En situación de déficit de vitamina D, ésta no ejercería su función supresora en la acción de la hepcidina, y como consecuencia, aumentaría la cantidad de la misma, produciendo una menor absorción de hierro con el consiguiente déficit en el organismo.

Respecto a los niveles de cadmio, se observó que los individuos con déficit de hierro, tenían una mayor cantidad en sangre. Esta situación se debe a que el hierro y el cadmio comparten el transportador de metal divalente 1 (DMT1), y al existir baja concentración de hierro, puede absorber más cantidad de otros metales pesados. Los niveles mayores de cadmio además, se asociaron con una disminución de los niveles de ferritina sérica (almacén de los depósitos de hierro), especialmente en mujeres.

Otro estudio también llevado a cabo en Corea por Yonsei University College of Medicine  y colaboradores en 2015, subrayó  la importancia de los niveles corporales de  vitamina D e hierro en mujeres embarazadas, debido a  su gran influencia en la deficiencia de estos micronutrientes en el bebé. Pese a las limitaciones del estudio y el bajo número de individuos que participaron,  pudieron asociarse episodios de anemia en la madre anteriores o durante el embarazo con menores niveles de vitamina D en forma de 25(OH) vit D2 en los niños que tomaban la lactancia, aumentando el riesgo de deficiencia de hierro y anemia.

                            

 

La influencia de la vitamina D en la deficiencia de hierro es clara, pese a la necesidad de nuevos estudios que confirmen los mecanismos de acción. Por tanto, es fundamental seguir una dieta variada y equilibrada que contenga cantidades suficientes de vitamina D y de hierro. En el caso de deficiencia de hierro o anemia, es importante no solo centrarse en tomar suplementos de hierro, sino también, en alcanzar cantidades adecuadas de vitamina D con alimentos ricos en ella como el salmón o el atún, los productos lácteos o las setas y champiñones.

 

Referencias:

-          Suh, Y. J., Lee, J. E., Lee, D. H., Yi, H. G., Lee, M. H., Kim, C. S., … Kim, S. K. (2016). Prevalence and Relationships of Iron Deficiency Anemia with Blood Cadmium and Vitamin D Levels in Korean Women. Journal of Korean Medical Science31(1), 25–32. http://doi.org/10.3346/jkms.2016.31.1.25

-          Kang, Y. S., Kim, J. H., Ahn, E. H., Yoo, E.-G., & Kim, M. K. (2015). Iron and vitamin D status in breastfed infants and their mothers. Korean Journal of Pediatrics58(8), 283–287. http://doi.org/10.3345/kjp.2015.58.8.283

Noticia redactada por Andrea Calderón García

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados