Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 El café como posible protector frente al cáncer de hígado y colon:

 
 

 10/02/2016


El café es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo. Contiene varios compuestos anticancerígenos y quimiopreventivos como: la cafeína, el potente antioxidante ácido clorogénico, los polifenoles, diterpenos…etc; por lo que se han planteado varias hipótesis sobre sus efectos protectores en diversos tipos de cáncer. Entre ellos, destacamos  cánceres digestivos con alta morbilidad y mortalidad como el hepatobiliar, o el tan prevalente cáncer de colon.


En los países occidentales y desarrollados, el cáncer colorrectal está aumentando su incidencia, siendo en España el tercero más frecuente en varones  y el segundo en mujeres detrás del de mama. Los datos disponibles de los beneficios del consumo de café en relación con el adenoma colorrectal , una lesión precursora de la mayoría de los cánceres colorrectales, son todavía inconsistentes. A pesar de ello, cada vez más estudios obtienen resultados positivos del efecto protector del café. Entre ellos, un estudio realizado en 2015 por varias universidades de Japón, en el cual se concluyó que un alto consumo de café de forma rutinaria se encontraba inversamente relacionado con el riesgo de desarrollar adenomas en el colon o con su progresión una vez que ya se padecía la enfermedad, especialmente en el colon proximal y distal.

Los resultados de otro estudio del Instituto del Cáncer Dana-Farber, mostraron que los individuos que habían padecido cáncer de colon y tomaban 4 o más tazas diarias de café, tenían un 42% menos de riesgo de que volviera a aparecer y un 33% menos de probabilidad de fallecer por esta causa.

La función protectora del café, podría deberse tanto a la acción positiva de sus integrantes, como de  los compuestos obtenidos a partir de ellos en el organismo tras diversas reacciones de metabolización.  Un estudio de casos y controles del ``American Journal Clinical Nutrition´´, detectó 29 metabolitos en el suero plasmático de los sujetos que tomaban café habitualmente (provenientes del metabolismo de la cafeína como trigonelina y quinato o la paraxantina,), que no aparecían en los sujetos que se abstuvieron del consumo de café. Por tanto,  se correlacionaban positivamente con la ingesta del mismo y varios de ellos podrían considerarse anticarcinógenos y quimiopreventivos.

 

Por otro lado,se encuentra el cáncer de hígado, que tiene una incidencia en España de 3000 casos anuales. Quince estudios de casos y controles y de cohortes han demostrado una disminución mínima del 50 al 56% del riesgo de aparición de tumores en el hígado debido al consumo de café. Otro estudio más reciente de la Asociación Prospectiva Europea sobre Cáncer y Asociaciones de Nutrición (EPIC), ha llegado a concluir una reducción del 70% del riesgo de carcinomas hepatobiliares en las personas que tomaban mayor cantidad de café respecto a las que no tomaban o tomaban el mínimo, siendo la asociación dosis-dependiente.

A pesar de ello, los mecanismos fisiológicos por lo que se desarrolla esta acción beneficiosa no son del todo claros. Se atribuyen por un lado, a los efectos positivos del café frente a otras enfermedades que son factor de riesgo para el desarrollo de cáncer hepatobiliar como diabetes tipo II o la enfermedad de hígado graso no alcohólico; también debido a su función antiinflamatoria, antioxidante, hepatoprotectora e inhibidora de carcinogénesis, y su influencia en el metabolismo del hierro,  por lo que podría ayudar a inhibir la hepatocarcinogénesis inducida por el hierro. Asimismo, el café regula la concentración de enzimas hepáticas disminuyéndolas, tales como GGT y AST asociadas a la enfermedad cuando se encuentran aumentadas porque inducen procesos inflamatorios y lesiones hepáticas. Otros estudios anteriores habían demostrado que los bebedores de café respondían mejor a la quimioterapia y progresaban menos a fases terminales de la enfermedad.

Las enzimas GGT y AST mencionadas anteriormente, serían consideradas biomarcadores del cáncer de hígado, aunque no serían los únicos que existen y a su vez son modificados por el consumo cotidiano de café. La disminución del riesgo de aparición de tumores tanto colorrectales como hepáticos debido al alto consumo de café, queda reflejada en otros biomarcadores entre los que resalta la interleucina 6. La Interleucina 6 (IL-6) es el marcador biológico cuya diferencia es más notoria entre personas que consumen café y que no. Es una citocina producida por los leucitos (relacionada con la inmunidad), que tiene una asociación directa con ambos tipos de cáncer, puesto que aumenta a medida que avanza la enfermedad y actúa inhibiendo la apoptosis o muerte de las células cancerosas favoreciendo así su progresión. Por tanto, el control de esta sustancia mediante el café podría ser prometedor en el futuro como terapia, ayudando a reducir la inflamación y formación de células cancerosas, al igual que el anticuerpo anti-IL-6, el cual se une a IL-6 desempeñando la misma función.

El café juega un evidente papel en la protección frente a ambos tipos de cáncer, pese a la necesidad de nuevos estudios que concreten los mecanismos fisiológicos por los que desempeña esa función y la cantidad ideal de café que habría que ingerir para poder apreciar los resultados positivos. No hay que olvidar, que un exceso de café, al igual que cualquier alimento o sustancia consumida por encima de  un límite, tiene efectos perjudiciales en el desarrollo de otras patologías, por lo que no se recomienda una modificación en el hábito del consumidor respecto al consumo de esta bebida hasta obtener datos más concluyentes.

 

Referencias bibliográficas:

-       Liu J, Shen B, Shi M, Cai J (2016) Higher Caffeinated Coffee Intake Is Associated with Reduced Malignant Melanoma Risk: A Meta-Analysis Study. PLoS ONE 11(1): e0147056. doi: 10.1371/journal.pone.0147056

 -  Aleksandrova, K., Bamia, C., Drogan, D., Lagiou, P., Trichopoulou, A., Jenab, M., … Trichopoulos, D. (2015). The association of coffee intake with liver cancer risk is mediated by biomarkers of inflammation and hepatocellular injury: data from the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition. The American Journal of Clinical Nutrition102(6), 1498–1508. http://doi.org/10.3945/ajcn.115.116095

-          Makiuchi, T., Sobue, T., Kitamura, T., Ishihara, J., Sawada, N., Iwasaki, M., … Tsugane, S. (2016). Association between green tea ⁄ coffee consumption and biliary tract cancer : A population-based cohort study in Japan, 107(1), 76–83. Doi: 10.1111/cas.12843

-          Sanjeev Budhathoki, Motoki Iwasaki*,Taiki Yamaji, Shizuka Sasazuki, Shoichiro Tsugane (2015) Coffee intake and the risk of colorectal adenoma: The colorectal adenoma study in Tokyo. 137, 463–470 Doi: 10.1002/ijc.29390

Noticia redactada por Andrea Calderón García

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados