Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 El consumo de la mayoría de lácteos disminuye el riesgo de padecer Síndrome Metabólico:

 
 

 04/04/2016


Nuevos estudios, entre ellos el estudio Predimed, han encontrado evidencias en la asociación entre el consumo habitual de lácteos tanto enteros como bajos en grasa, y la disminución del riesgo de los diferentes factores del Síndrome Metabólico, exceptuando algunos quesos, que aumentan esta prevalencia.


 

En los últimos años se han realizado una gran cantidad de estudios buscando la asociación entre el consumo de lácteos y la prevalencia del síndrome metabólico. Los resultados habían sido muy polémicos hasta ahora, puesto que algunos estudios encontraban asociación negativa, otros no encontraban relación, e incluso otros encontraban asociación positiva como en el caso de los quesos. Pese a la controversia de los resultados, finalmente la evidencia ha demostrado que el consumo habitual de lácteos como leche y yogur bajos en grasa e incluso enteros, son beneficiosos en los diferentes factores de riesgo del síndrome metabólico, ayudando a la prevención de: dislipidema aterogénica, hiperglucemia, resistencia a la insulina,  presión arterial y la obesidad abdominal. Un mayor consumo de lácteos diarios, disminuye hasta un 14-17% el riesgo del Síndrome metabólico.  En cambio, en el caso de los quesos, sucede justo lo contrario en su mayoría, y su consumo rutinario aumenta el riesgo de padecerlo.

                                       

Entre los últimos estudios, encontramos el estudio PREDIMED 2015. Este realizó una investigación sobre la relación entre el consumo de productos lácteos tanto enteros como bajos en grasa, y el síndrome metabólico en personas de edad media alta.  Para ello, emplearon una muestra de 1868 hombres y mujeres entre 55 y 80 años sin síndrome metabólico  pero con riesgo cardiovascular, de diferentes zonas de España. Como resultado, se obtuvo que un consumo diario de alguna ración de leche entera o baja en grasa, se relacionaba con menor incidencia del colesterol-HDL bajo y de la glucosa en sangre alta en ayunas.  Además el consumo general de lácteos bajos en grasa o enteros se asoció también inversamente a hipertrigliceridemia e hipercolesterolemia. Del mismo modo que con el queso sucedió exactamente lo contrario.

 

Por otro lado, los lácteos, al ser una importante fuente de calcio, tiene múltiples beneficios en la prevención del Síndrome. Puede crear complejos no absorbibles con los ácidos grasos saturados, promoviendo su excreción y disminuyendo su absorción, mejorando el cociente HDL-col/ LDL-col.  Además ayuda a la disminución de la tensión arterial, al igual que algunos péptidos bioactivos contenidos en la leche. Estos componentes también ayudan a reducir la obesidad abdominal, la grasa corporal, la hiperinsulinemia  y dislipidemias.

Otros estudios llevados a cambio en animales comprobaron que la vitamina D presente en gran cantidad en estos productos, mejora la tolerancia a la glucosa y disminuye la secreción de insulina. También las proteínas del suero de la leche, el magnesio y el potasio pueden tener efectos positivos en la prevención tanto del Síndrome Metabólico como de enfermedades metabólicas y vasculares.

 

Se han encontrado estudios que sugieren que los sujetos que consumen en su día a día productos lácteos, presentan menor resistencia a la insulina postpandrial, lo que sugiere que tanto el calcio como otros componentes lácteos ayudan a un mejor metabolismo de la glucosa. Aunque no se han encontrado asociaciones directas con el adelgazamiento, el consumo de leche y yogur enteros en una dieta equilibrada, se relacionan con menor riesgo de sobrepeso y obesidad, ya que el calcio actúa directamente en los adipocitos donde se acumulan las grasas y en el metabolismo lipídico.

                              

En el caso específico del yogur, este es considerado un probiótico por su composición de microorganismos vivos con funciones positivas para el organismo. Estas bacterias interaccionan con la microbiota intestinal, promoviendo una homeostasis en la mucosa que favorece una disminución de la prevalencia de sobrepeso y obesidad. Además debido al proceso de fermentación al que se somete, a diferencia que la leche, tiene ciertas mejoras en su composición nutricional y de ácidos grasos como el oleico, esteárico y ruménico. Pese al contenido en grasas saturadas de la leche y del yogur, no se asocian con un aumento del riesgo cardiovascular, en ninguno de sus subtipos, en cambio, el queso sí. El caso del queso es controvertido todavía, existiendo diferencias entre unos estudios y otros y en función del tipo de queso que sea, si tiene mayor cantidad de grasas saturadas o no, la cantidad de calcio, su densidad energética, el sodio y los péptidos bioactivos, pero los estudios apuntan a que aumenta el riesgo del Síndrome Metabólico en cierta medida.

               

En conclusión, es importante promover la inclusión tanto de la leche como del yogur en la dieta diaria en personas de edad más avanzada pese a la mala fama que se les ha otorgado estos últimos años. Sus múltiples beneficios tanto en el perfil lipídico como en el colesterol, en la tensión, en la regulación de la glucosa, en la obesidad abdominal, y en la disminución del riesgo del Síndrome Metabólico, lo convierten en un grupo de alimentos completo, imprescindible en una dieta equilibrada y variada como es la dieta mediterránea.

 

Referencias bibliográficas:

-          Babio, N., Becerra-tom, N., Corella, D., Angel, M., Estruch, R., Ros, E., … Enrique, G. (2015). Consumption of Yogurt , Low-Fat Milk , and Other Low-Fat Dairy Products Is Associated with Lower Risk of Metabolic Syndrome Incidence in, (Cvd). http://doi.org/10.3945/jn.115.214593.Diet

-          Chen, G.-C., Szeto, I. M. Y., Chen, L.-H., Han, S.-F., Li, Y.-J., van Hekezen, R., & Qin, L.-Q. (2015). Dairy products consumption and metabolic syndrome in adults: systematic review and meta-analysis of observational studies.Scientific Reports5, 14606. http://doi.org/10.1038/srep14606

-          Nilsen, R., Høstmark, A. T., Haug, A., & Skeie, S. (2015). Effect of a high intake of cheese on cholesterol and metabolic syndrome: results of a randomized trial. Food & Nutrition Research59, 10.3402/fnr.v59.27651. http://doi.org/10.3402/fnr.v59.27651

Noticia redactada por Andrea Calderón García

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados