Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La capsaicina, un componente termogénico que ayuda en el metabolismo lipídico.

 
 

 11/04/2016

 


La capsaicina contenida en plantas del género Capsicum como los pimientos picantes, tiene múltiples beneficios para el organismo. Este artículo se centra en su efecto termogénico en el organismo, disminuyendo la acumulación de grasas y favoreciendo su oxidación


La capsaicina es un alcaloide natural y es el principal componente activo de los pimientos picantes, guindillas, jalapeños y de la cayena. Es un metabolito secundario producido por las plantas del género Capsicum, que se agrupa dentro de los denominados capsaicinoides. Este compuesto es incoloro, inodoro y liposoluble.

 

Esta sustancia tiene múltiples beneficios entre los que se encuentran que ayuda a calmar el dolor en fibromialgias o situaciones como artritis y dolor de nervios, antioxidante, anticoagulante, antiinflamatorio y anticancerígeno ya que es capaz de matar células cancerosas sin dañar a las células sanas. En este caso, nos centraremos en sus beneficios en la pérdida de peso debido a la acción termogénica que promueve.

 

Hay estudios que demuestran que el consumo de alimentos termogénicos de manera habitual como en este caso la capsaicina, puede aumentar el metabolismo en el organismo hasta un 23% de manera temporal, e incluso puede ayudar a prevenir la disminución de la tasa metabólica basal que se produce tanto en las personas mayores, como en las obesas y en las dietas de adelgazamiento al reducir la ingesta de calorías diarias.

 

El tejido adiposo marrón es un órgano encargado de la regulación del balance energético en el organismo y de las grasas. Puede ser activado por el frío, favoreciendo así un efecto un aumento del gasto energético y de la oxidación lipídica, para contrarrestarlo. Pues bien, un estudio de 2015 de Saito M, encontró que la capsaicina y sus análogos agonistas ejercían un efecto similar al que produce el frío sobre el tejido adiposo marrón, actual diana anti-obesidad de los estudios de investigación.  La capsaicina ejercería ese mismo efecto metabólico porque puede unirse al mismo receptor que se une el frío, al igual que otros componentes de plantas como las catequinas del té verde. Es más, según otros estudios, una exposición a capsicinoides y al frío suave en torno a 17ºC a la vez , efectuaría una acción sinérgica, es decir, se potenciarían, aumentando la oxidación de las grasas, debido a su efecto de aumento de la vida media del factor transcripcional PRDM16, involucrado en la biogénesis de los adipocitos marrones.

Según estudios de la revista Clinical Nutricion y del International Journal of Obesity 2015,  el consumo diario de capsaicina y té verde conduce a los sujetos a disminuir su apetito, y consumir por tanto menos calorías, porque la capsaicina disminuye la acción de la hormona ghrelina que es la encargada de estimular la sensación de hambre. Esto se debe a que estimula al sistema simpaticosuprarrenal que media los efectos anorexígenos (de saciedad) y termogénicos de los capsacinoides. La capsaicina por tanto, podría retrasar la resistencia a la pérdida de grasa que se tiende a dar en fases más avanzadas de un tratamiento continuado para la obesidad con restricción calórica, facilitando además, el mantenimiento de peso posterior. Los efectos son más notorios en caso de tomarlo como suplementos de 135mg diarios, especialmente en el aumento de oxidación de las grasas y carbohidratos.

              

Un estudio del Journal  of Proteome Research 2010, demuestra que la capsaicina estimula además a ciertas proteínas que participan en el proceso de oxidación de las grasas, a la misma vez que disminuye la acción de proteínas encargadas de la síntesis lipídica.

Además de las acciones anteriormente mencionadas, un nuevo estudio llevado a cabo en 2015 por Muhhamd Ibrahim y sus colaboradores, descubrió in vitro que la capsaicina era capaz de inhibir el desarrollo de adipocitos a partir de células madre en condiciones de inducción adipogénicas. Por un lado, debido a la detención temprana de la diferenciación en adipocitos; y por otro, debido al aumento de la apoptosis de las células adipocíticas que se formaban, es decir, inhibió la lipogénesis, maduración y proliferación de estos adipocitos.

 

En conclusión, la capsaicina es un componente sobre el cual la evidencia científica demuestra efectos positivos en tratamientos de obesidad o de control de peso, tanto incorporado mediante los alimentos mencionados anteriormente como mediante especias de pimienta incorporadas de manera habitual en las comidas. También existe en forma de suplemento, pero hay que tener en cuenta que un exceso de consumo puede producir irritación, molestias gastrointestinales, y otros problemas derivados, si no se consume con un control médico.

 

Referencias bibliográficas:

-          Saito, M. (2015). Chapter One - Capsaicin and Related Food Ingredients Reducing Body Fat Through the Activation of TRP and Brown Fat Thermogenesis. In J. H. B. T.-A. in F. and N. Research (Ed.), (Vol. Volume 76, pp. 1–28). Academic Press. http://doi.org/http://dx.doi.org/10.1016/bs.afnr.2015.07.002

  • Tremblay A, Arquin H, Panachi S (2015). Capsacionids: a spicy solution to the management of obesity?. International Journal of Obesity.  http://doi:10.1038/ijo.2015.253

-          Ibrahim, M., Jang, M., Park, M., Gobianand, K., You, S., Yeon, S.-H., … Lee, H.-J. (2015). Capsaicin inhibits the adipogenic differentiation of bone marrow mesenchymal stem cells by regulating cell proliferation, apoptosis, oxidative and nitrosative stress. Food & Function, 6(7), 2165–2178. http://doi.org/10.1039/C4FO01069H

Noticia redactada por Andrea Calderón García

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados