Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 ¿Qué son los FODMAP y para qué sirve una dieta baja en ellos?

 
 

 26/04/2016


Cada vez más está siendo más introducida la idea de las dietas FODMAP y sus beneficios en casos del intestino irritable, malabsorción u otros problemas digestivos. Son muy recientes los estudios que comienzan a encontrar evidencias sobre los efectos positivos de la misma y a clarificar la forma más efectiva y segura de seguir sus pautas.


 

La dieta FODMAP es un tipo de dieta basada en la restricción o de los FODMAP, entendiendo por ello, los  oligosacáridos, disacáridos, monoascáridos, polialcoholes fermentables como xilitol, manitol y sorbitol,y fructanos y galactanos; es decir, los hidratos de carbono de cadena corta como fructosa, galactosa, fructo y galactooligosacáridos. Estos hidratos, en algunas personas con problemas digestivos, serán pobremente absorbidos en el intestino delgado, y por tanto, pasarán al colon, donde serán un sustrato en exceso para los microorganismos, produciendo un proceso de fermentación que desemboca en gases, principalmente hidrógeno y metano, y aumento de la producción de agua.

Esta malabsorción en el intestino delgado puede deberse a varias causas entre las que encontramos: trastornos digestivos o hipersensibilidad intestinal, ausencia adquirida de enzimas  hidrolasas de la mucosa como lactasa que descomponen estos hidratos en compuestos más sencillos (intolerancia a la lactosa) o ausencia adquirida de transportadores que introduzcan el FODMAP a través de la mucosa (intolerancia a la fructosa).

                 

Evidencias de los beneficios de la dieta FODMAP:

 Las personas con trastornos funcionales digestivos a menudo presentan molestias por gases, distensión abdominal, diarreas y flatulencias.  El consumo de este tipo de dieta restringiendo estos hidratos de manera temporal e individualizada a cada persona, ha demostrado mejorías en este grupo de población. Estudios que han realizado comparativas entre personas con enfermedades intestinales que tomaban una dieta saludable normal y una dieta FODMAP, encontraron resultados positivos entre las que siguieron la FODMAP en solo 6 semanas. Un estudio mexicano de N. Pérez y López demostró una mejoría global significativa en el 70,9% de los casos.

 En el caso del Síndrome del intestino irritable (SII),  existen varios estudios actuales cuyos resultados evidencian la eficacia terapeútica de esta dieta en la enfermedad y en la remisión de los síntomas característicos. Uno de los principales problemas de la dieta es la gran complejidad y por consiguiente, la dificultad de adherirse de forma estricta; pese a ello, se consigue en el 75% de los casos. Los pacientes que consiguen llevarla a cabo durante un tiempo, mejoran incluso en los casos de enfermedad crónica más grave. También se estudió el aumento de prevalencia de población con heces normales, remitiendo en la mayoría de los casos las diarreas, lo que podría explicarse por la naturaleza osmótica de los FODMAD que producen una mayor cantidad de agua expulsada en las heces.

 

Por otro lado, los FODMAP se conocen por su contribución en el aumento de la permeabilidad de la barrera endotelial intestinal, lo que activaría el sistema inmune y desembocaría en un proceso inflamatorio leve que podría tener un papel clave en la patogenia de la enfermedad.

Algunos estudios encontraron también mejorías en la prealbúmina sérica, un marcador sanguíneo del estado nutricional que muestra las variaciones de 3 días, y también en el ácido úrico. Esto sería debido a la mejor absorción de nutrientes por parte del intestino por la repoblación del mismo y mejoría de su mucosa.

Como contraindicación de esta dieta, se debe destacar que mantenerla a largo plazo está claramente relacionado con una disminución en la abundancia y variedad de especies bacterianas del colon puesto que son su principal sustrato energético, por tanto, no debe excederse el tiempo de tratamiento con esta dieta. Además, algunos FODMAP como los fructanos y galactanos,  tienen efectos prebióticos muy beneficiosos para el organismo.

Una dieta FODMAP está recomendada en determinadas situaciones de patologías  o trastornos digestivos, siempre y cuando se realice con un control sanitario y de manera individualizada. Pese a ello, todavía son necesarios más estudios de investigación, algunos de ellos que están siendo llevados a cabo actualmente, para obtener nuevas evidencias.

 

                           

 

Cómo se realiza una dieta FODMAP:

La dieta FODMAP debería tomarse de manera controlada por un profesional sanitario y dividida en dos fases. La primera fase dura de 2 a 6 semanas y consiste en la restricción de alimentos con alto contenido en FODMAP. Después una segunda fase de reintroducción progresiva de los alimentos calibrando el tiempo y las cantidades en función de la persona y su respuesta a estos alimentos.  En caso de remitir los síntomas al reintroducir algún alimento, volvería a a eliminarse y tras un tiempo volvería a intentarse en cantidad más reducida.

Alimentos restringidos por su alto contenido en FODMAP:

-          Legumbres: en general todas las legumbres, teniendo en cuenta que las habas y guisantes también lo son

-          Cereales como trigo y derivados, cebada y centeno

-          Lácteos: especialmente la leche, y en el caso de los yogures y quesos en función de la tolerancia individual, comenzando sin lactosa. Se sustituye la leche por otras bebidas como bebida de avena o  de almendras sin azúcares.

-          Frutas como: la manzana, pera, sandía, melocotón, nectarinas, mango, cerezas

-          Verduras: cebolla, ajo, alcachofas, espárragos, coles d ebruselas, brócoli, coliflor, puerros…

-          Miel y azúcares simples de la bollería industrial o galletas y cereales azucarados y bebidas carbonatadas aunque sean light o zero puesto que contendrán edulcorantes artificiales

-          Edulcorantes artificiales con sorbitol, manitol, xilitol y maltitol

 

Referencias bibliográficas:

-          Maagaard, L., Ankersen, D. V., Végh, Z., Burisch, J., Jensen, L., Pedersen, N., & Munkholm, P. (2016). Follow-up of patients with functional bowel symptoms treated with a low FODMAP diet. World Journal of Gastroenterology22(15), 4009–4019. http://doi.org/10.3748/wjg.v22.i15.4009

-          Pérez y López, N., Torres-López, E., & Zamarripa-Dorsey, F. (2015). Respuesta clínica en pacientes mexicanos con síndrome de intestino irritable tratados con dieta baja en carbohidratos fermentables (FODMAP). Revista de Gastroenterología de México, 80(3), 180–185. http://doi.org/http://dx.doi.org/10.1016/j.rgmx.2015.06.008

-          Yoon, S. R., Lee, J. H., Lee, J. H., Na, G. Y., Lee, K.-H., Lee, Y.-B., … Kim, O. Y. (2015). Low-FODMAP formula improves diarrhea and nutritional status in hospitalized patients receiving enteral nutrition: a randomized, multicenter, double-blind clinical trial. Nutrition Journal14, 116. http://doi.org/10.1186/s12937-015-0106-0

-          Hackett, C., & Kolber, M. R. (2015). Low FODMAP diet. Canadian Family Physician61(8), 691.

Noticia redactada por Andrea Calderón García

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados