Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Aumenta el consumo de omega-3, reduce el riesgo de depresión

 
 

 20/06/2016

 

Hace ya tiempo que tenemos muy claro que los ácidos grasos omega 3 son indispensables para la salud por múltiples motivos. Son antiinflamatorios, ayudan a la regulación del colesterol y de la tensión arterial, disminuyen el estrés, previene frente al cáncer y enfermedades cardiovasculares… Una de las funciones menos conocidas y más novedosas es referente a la salud cognitiva, ayudan a reducir el riesgo de depresión y a aliviar sus síntomas en caso de padecerla.

 

Se está investigando cada vez más la relación entre la dieta y la depresión y hasta qué punto la primera puede ayudar en el desarrollo o freno de la segunda. Según la Agencia de Fármacos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), está aumentando el consumo de antidepresivos cada año y con ello los riesgos que conlleva. Una de las posibles razones podría ser el empeoramiento de la calidad de la dieta;  prevenir mediante la alimentación y comenzar con antidepresivos naturales en medida de lo posible como los omega-3 sería fundamental para disminuir la prevalencia de la depresión y trastornos mentales relacionados.

 

                             

 

Diversos estudios han demostrado la hipótesis de que existe una relación negativa entre un mayor consumo de omega-3 especialmente proveniente de fuentes de pescado y la aparición de depresión, siendo más claro el resultado en aquellos en los que se combinaba con terapia hormonal siendo sinérgicos. Según algunas fuentes, tomar omega-3 mediante ácido eicosapentanoico (EPA)  tiene mayor efectividad que el ácido docosahexanoico (DHA.)

Los omega 3 son capaces de revertir la neurotoxicidad de algunas sustancias, inhibir los cambios de comportamiento que pueden derivarse de algunos tratamientos farmacológicos u otras causas, disminuir la apoptosis neuronal  inducida, y mejorar el estrés oxidativo prefrontal y del hipocampo. Además mejora los niveles de citoquinas proinflamatorias atenuando la inflamación protegiendo así eficazmente frente a comportamientos depresivos. Estas citoquinas cuando aumentan y circulan por el cerebro, ayudan al metabolismo de neurotransmisores y a la activación de vías neuroendocrinas que predisponen a depresión.

 

 

Un estudio del King´s College de Londres comprobó que individuos que padecían hepatitis C y eran tratados con interferón, reducían enormemente la incidencia de depresión si tomaban suplementos de omega-3 de aceite de pescado conjuntamente, en porcentajes de hasta 10% de prevención, sin presentar apenas efectos secundarios. Otros estudios han demostrado beneficios similares en pacientes que tomaban quimioterapeúticos e incluso disminuyendo la incidencia de depresión en personas diagnosticadas de trastorno bipolar.

 

Aunque parezca sorprendente, las personas que toman pescado habitualmente (4-5 veces por semana) tienen un riesgo de un 31% menor de padecer depresión que aquellas que no lo toman o lo toman escasas veces , según un estudio finlandés de la Universidad de Kuopio.

Así pues, un déficit de omega-3 en la dieta, dificulta el correcto desarrollo de células cerebrales tanto en estructura como en funcionalidad, afectando al aprendizaje y al comportamiento de forma notoria.

 

La dieta mediterránea recomienda una frecuencia de consumo de pescado de mínimo 4 veces por semana, haciendo especial hincapié en el pescado azul que debería consumirse al menos 2 veces ya que es la principal fuente de omega 3. La prevención de trastornos mentales y entre ellos depresión, sería solo una de las múltiples y variadas causas por las que introducirlo en la dieta de manera rutinaria. Asimismo, suplementos de omega-3 del aceite de pescado podrían ser un punto fundamental junto a tratamientos que afectan a las vías neurológicas para así disminuir el riesgo de cambios de comportamiento y llegar a trastornos depresivos.

 

 

Referencias bibliográficas:

-          Wu, Y.-Q., Dang, R.-L., Tang, M.-M., Cai, H.-L., Li, H.-D., Liao, D.-H., … Jiang, P. (2016). Long Chain Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acid Supplementation Alleviates Doxorubicin-Induced Depressive-Like Behaviors and Neurotoxicity in Rats: Involvement of Oxidative Stress and Neuroinflammation. Nutrients8(4), 243. http://doi.org/10.3390/nu8040243

-          Jin, Y., Kim, T.-H., & Park, Y. (9000). Association between erythrocyte levels of n-3 polyunsaturated fatty acids and depression in postmenopausal women using or not using hormone therapy. Menopause, Publish Ahead of Print. Retrieved from http://journals.lww.com/menopausejournal/Fulltext/publishahead/Association_between_erythrocyte_levels_of_n_3.97994.aspx

Noticia redactada por Andrea Calderón

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados