Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 ¿Los carbohidratos podrían aumentar el riesgo de cáncer de pulmón?

 
 

 15/08/2016


El cáncer de pulmón es uno de los tipos de cáncer más frecuentes en el mundo con aproximadamente 1.400.00 casos nuevos al año. Según la Asociación Española Contra el Cáncer (aecc), en 2015 fueron diagnosticados  en  España  23.110 hombres y 5025 mujeres. Es más, se espera que para el 2035 haya 40000 personas que lo padezcan. Como ya sabemos, el principal factor de riesgo es el tabaco siendo el 80-90% de casos de cáncer de pulmón en personas que fuman o han fumado habitualmente. Otros factores conocidos desde hace ya tiempo son: la edad, el sexo masculino, factores genéticos y antecedentes familiares, condiciones laborales, enfermedades como la EPOC…


Actualmente se ha descubierto un posible nuevo factor de riesgo relacionado con la alimentación: el consumo excesivo de carbohidratos  simples o procedentes de alimentos refinados en lugar de integrales, incluso en personas no fumadoras.

                                 

Un nuevo estudio norteamericano de la Universidad de Texas que ha salido a la luz este mismo año  ha observado la relación entre el consumo de carbohidratos y el riesgo de padecer cáncer de pulmón. En este estudio, los investigadores estudiaron la alimentación de 1900 pacientes con cáncer y de 2410 personas sanas.  Para la comparativa, se basaron en una entrevista individual en la que preguntaron sobre la ingesta alimentaria diaria y calcularon el índice glucémico medio de la dieta de cada participante.

Hay que tener en cuenta que un alimento con un índice glucémico (IG) alto es aquel que aumenta más rápidamente los niveles de glucosa en sangre tras su ingesta y que por consiguiente, debido al aumento inmediato de azúcar en sangre requerirá una mayor y más rápida descarga de insulina para contrarrestarlo. Entre los alimentos con mayor IG encontramos los alimentos refinados o blancos: los cereales blancos o refinados como el pan blanco, pasta blanca, arroz blanco; la bollería industrial incluyendo algunos cereales y galletas de desayuno, bebidas azucaradas, la patata… Una dieta con un mal control de estos alimentos promueve intolerancias a la glucosa y resistencia a la insulina, relacionadas con un aumento de la obesidad, diabetes tipo II y otras complicaciones asociadas.  Además, esta situación ayuda al desarrollo de procesos inflamatorios en el organismo relacionados con un aumento del riesgo de aparición de células cancerígenas y tumores.

En cambio, los alimentos con un menor IG serían: todo tipo de cereales siempre y cuando se consuman en su forma integral, las verduras y hortalizas, los huevos, los frutos secos,  el pescado y la carne, de la que hay que controlar su consumo.

 

Como resultado, las personas que consumían dietas con un IG medio más alto, tenían un claro mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón o ya lo padecían. Curiosamente, en el grupo de los no fumadores, los que tomaban una dieta con mayor IG generalmente, tenían un riesgo mayor del doble de padecer cáncer de pulmón que con los no fumadores que tomaban una dieta con menor IG.

La doctora Stephanie Melkonian sostuvo que "Se observó casi un 50% de prevalencia de cáncer de pulmón en aquellos sujetos que tenían una dieta alta en carbohidratos comparándolos con aquellos que llevaban una alimentación baja de éstos". 

 

                        

Para reducir el riesgo de desarrollar tumores pulmonares además de otros múltiples beneficios debemos llevar a cabo una dieta equilibrada y variada en la cual prevalezcan los alimentos integrales frente a los refinados o blancos. Los cereales integrales tienen un menor IG, producen una subida más lenta y progresiva de glucosa en sangre y por tanto una respuesta insulínica menos drástica. Además, es importante reducir el consumo de alimentos procesados, refrescos y bollería industrial, los cuales contienen mayor cantidad de azúcares simples, sustituyéndolos por alimentos caseros u otros cereales como avena o salvado de trigo, centeno u otras semillas, cuyo IG es mucho menor además de ser más saludables.

 

Referencias bibliográficas:

-          Stephanie C. Melkonia et al. Glycemic Index, Glycemic Load, and Lung Cancer Risk in Non-Hispanic Whites. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev March 2016 25; 532.

Noticia redactada por Andrea Calderón García

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados