Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Los insectos, cada vez más cerca de ser uno más en nuestra dieta:

 
 

 17/10/2016


2000 millones de personas ya han incorporado los insectos en sus cocinas como un alimento más del día a día. Este dato ha sido publicado en un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), en el que además añadía que hay 1900 especies de insectos reconocidos como fuente alimentaria  a nivel mundial, e incluso beneficiosos debido a su composición nutricional. Esta situación se da sobre todo en países africanos y asiáticos junto a algunos latinoamericanos, haciendo un total de 102 países aproximadamente y siendo el área occidental el que menos ha aceptado por el momento a este nuevo alimento. Entre los insectos más consumidos encontramos: los grillos, saltamontes, escarabajos, orugas, abejas, hormigas, cigarras, chicharritas, cochinillas, libélulas, chinches y moscas.


Gracias a su potencial nutricional alto en proteína animal, ácidos grasos poliinsaturados, vitaminas del grupo B, A, C y D, y minerales como hierro, calcio, zinc y magnesio, variando en función de la especie, son considerados un buen alimento para introducir en la dieta habitual además de una propuesta excelente para garantizar la seguridad nutricional mundial, llegando a los países con menos recursos alimentarios y disminuyendo los problemas de desnutrición. El mayor interés que están levantando estos últimos junto a las nuevas investigaciones, son un gran paso para combatir el hambre crónica que se espera que afecte a  9 mil millones de personas para el año 2050 según el Banco Mundial, motivo por el cual, necesitaríamos que se duplicara la producción alimentaria para entonces.

 

                                         

 

La doctora Julieta Ramos-Elorduy junto a equipo de investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) analizó hace unos años el contenido nutricional de algunos insectos consumidos en su país como escarabajos, en los que obtuvo que 42,3g/100g de insecto estaba formado por aminoácidos esenciales para el organismo humano como lisina, treonina y metionina, afirmando que hay insectos capaces de superar la calidad proteínica de carnes y pescados.

Otros análisis del contenido en nutrientes de estos insectos han determinado la digestibilidad de las proteínas de los insectos que es desde un 76 a un 98% en comparación con el 98% de la proteína del huevo, considerada la de mayor valor biológico por excelencia, y el 95% de la proteína de la leche. Los lípidos son el segundo nutriente mayoritario en este grupo de alimentos encontrándose entre un 13,4 a un 33,4% principalmente en forma de grasas poliinsaturadas (ácido graso linoleico y linolénico). Su composición lipídica es similar a la de muchos pescados y animales marinos.

                             

En la actualidad, un nuevo estudio de los Investigadores del King´s College de Londres publicado en la revista `Journal of Agricultural and Food Chemistry´ confirma que los insectos podrían ser aceptados como una buena alternativa a otras proteínas animales como de carne y pescado. Ya se preveía esta posibilidad cuando solo teníamos constancia de su riqueza proteica, pero ahora sabiendo además que es fuente de otros nutrientes abundantes también en carne y pescado, se afirma con más certeza. Algunos insectos son ricos en hierro, entre los que destacamos el grillo; el calcio, cobre y zinc lo vuelve a presentar el grillo en mayores cantidades junto a los saltamontes y gusanos.

No podemos predecir si los insectos serán el alimento del futuro pero la educación nutricional se está direccionando poco a poco a romper las barreras que nos separan de este alimento y conocer sus beneficios para salud. Por otro lado, en el área comercial también hay grandes expectativas, pues según la consultora New  Nutrition Business, este sector moverá 65 millones de euros para 2020, debido a su rentabilidad económica y agrícola, pues es considerado un alimento sostenible, más eficiente y más económico a la par que emite menos gases del efecto invernadero.

 

Referencias bibliográficas:

-          B, J. R., Luis, J., & Montesinos, V. (2007). Los insectos como alimento humano : Breve ensayo sobre la entomofagia , con especial referencia a México Insects as human food : Short essay on entomophagy , with special reference to Mexico, 102, 61–84.

-          Rumpold, B. a., & Schlüter, O. K. (2013). Nutritional composition and safety aspects of edible insects. Molecular Nutrition and Food Research, 57(5), 802–823. http://doi.org/10.1002/mnfr.201200735

-          Van Huis, A. (2011). Potential of Insects as Food and Feed in Assuring Food Security. Annual Review of Entomology, 58(1), http://doi.org/10.1146/annurev-ento-120811-153704

 

Noticia redactada por Andrea Calderón García

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados