Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Las carnes procesadas aumentan enormemente el riesgo de asma:

 
 

 20/01/2017


La carne roja ha sido condenada este último tiempo por ser perjudicial para la salud y especialmente por ser cancerígena. El principal problema no reside en este alimento mientras que se controle su consumo, sino en las carnes procesadas como hamburguesas, salchichas, embutidos… En su mayoría  se les añade otra gran cantidad de ingredientes, aditivos, sales…


De la carne roja no deberíamos abusar. Las recomendaciones de dieta mediterránea recomiendan tomarla 1 vez cada 7 o 10 días en raciones de no más de 150 gramos aproximadamente, y si es posible, eliminando la grasa visible que corresponde a la parte más blanca. De esta manera no será dañina para la salud, al contrario, es una buena fuente de proteína animal, incluso es más rica en hierro que la carne blanca. En cambio, en el caso de las carnes procesadas, la única recomendación que podemos extraer es moderar su consumo lo máximo posible y en raciones pequeñas porque aunque consumiéndola de manera ocasional no tiene porqué producir daños, no es saludable.

                              

Entendemos por carne procesada, la carne que ha sido sometida a algún proceso industrial tal como: ahumado, fermentación, curación u otras técnicas para mejorar su sabor o cambiar sus características organolépticas y preservarla durante más tiempo. EL informe publicado por la OMS en 2015 alertó sobre los riesgos de consumirlas excesivamente. Los efectos nocivos hasta ahora conocidos se centran sobre todo en un aumento en la prevalencia de cáncer especialmente colorrectal, seguido por el de páncreas y próstata y enfermedades cardiovasculares. Por esta razón se ha catalogado como carcinógeno para los humanos de clase 1, es decir, con especial gravedad y gran evidencia científica. En concreto, un estudio demostraba que el consumo de 50 gramos diarios de hamburguesas, salchichas, cecina, beicon o embutidos aumentaba en un 18% el riesgo de cáncer colorrectal.

                              

Actualmente, un nuevo estudio del Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica de Francia, ha descubierto que su consumo excesivo se relaciona con un aumento de la prevalencia de asma y sus complicaciones. En concreto relaciona el consumo de 4 o más porciones semanales de estos productos con un aumento de la probabilidad de empeoramiento de los síntomas del asma de un 76%. En la investigación participaron 913 personas entre los que el 53% no mostraron empeoramiento de los síntomas, un 27% mejoraron incluso y los restantes fueron a peor. Se asoció que los participantes que consumían más cantidad de estos alimentos son los que padecían peores síntomas del asma y tenían un agravamiento de la enfermedad.

Para el resultado final de que el riesgo de empeorar es un 76% mayor en consumidores habituales de carnes procesadas, se eliminó sesgos por otras variables como sexo, edad y tabaquismo. La cuestión en que las causas no están claras porque el estudio era observacional pero gracias a otros resultados científicos, la idea que más se acerca es que los nitritos que se adicionan a estos alimentos juegan un papel en la inflamación de las vías aéreas donde se desarrolla el asma. Es más, un estudio del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental observó que un consumo excesivo de alimentos ricos en nitritos como carnes curadas y embutidos, conlleva más ingresos hospitalarios y agudización de los síntomas en pacientes con EPOC. La investigación demostró estos datos con un consumo diario de únicamente 20 gramos de estos alimentos, por lo que la relación es evidente.

                             


En las carnes procesadas, los límites de consumo se reducen respecto a la carne roja a unos 70-80 gramos /ración y se recomienda un consumo esporádico y ocasional, ya no solo por el empeoramiento del asma sino por todos los perjuicios asociados a la ingesta de este tipo de alimentos.


Referencias bibliográficas:

 - Grundy, A., Poirier, A. E., Khandwala, F., McFadden, A., Friedenreich, C. M., & Brenner, D. R. (2016). Cancer incidence attributable to red and processed meat consumption in Alberta in 2012. CMAJ Open4(4), E768–E775. http://doi.org/10.9778/cmajo.20160036

Varraso, R., Jiang, R., Barr, R. G., Willett, W. C., & Camargo, C. A. (2007). Prospective study of cured meats consumption and risk of chronic obstructive pulmonary disease in men. American Journal of Epidemiology166(12), 1438–1445. http://doi.org/10.1093/aje/kwm235

Noticia redactada por Andrea Calderón García

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados