Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La fresa, grandes beneficios para la salud

 
 

 20/02/2017

Llega la primavera y con ella, la temporada de una de las frutas más apreciadas en nuestro país, la fresa. España es el primer exportador de fresas en Europa y de los mayores en el mundo por detrás de Estados Unidos. El año pasado se llevaron a cabo nuevos estudios de investigación sobre los beneficios de la fresa que nos aumentan las razones para consumirlas esta estación. Ya de años anteriores, se han encontrado hallazgos como que la fresa es buena frente a enfermedades cardiovasculares, frente al colesterol elevado, como antioxidante, como antiinflamatorio, se cree que también actúa en prevención de algunos cánceres e incluso en la mejora de la salud mental. Muchos de estos resultados necesitan de mayores investigaciones que los corroboren y que analicen el mecanismo de acción.


La fresa de por sí, es una fruta baja en calorías, apenas contiene de 70 a 80 kcal/ración, considerando 1 taza de fresas como una ración. Esto se debe a prácticamente un 90% de su composición es agua. Además es rica en vitamina C, ácidos como el ácido cítrico y eloxálico y polifenoles, entre los que destacamos las antocinaninas, la quercetina, catequinas y el ácido elágico. La mayoría de estos antioxidantes residen en las pepitas de la fresa.


              

 

Un nuevo estudio de este mismo año publicado en International Journal of Molecular Sciences, evaluó la influencia del consumo de suplementos de fresa en los niveles de lípidos en sangre, de glucosa y el estrés oxidativo en ratas diabéticas inducidas. Hasta ahora se había estudiado a capacidad antioxidante de la fresa y de regulación lipídica pero apenas hay bibliografía sobre su efecto en la glucosa en sangre. Mediante una serie de ensayos bioquímicos, moleculares e histológicos se evaluaron las modificaciones producidas tras el tratamiento con suplementos de fresa proporcionados de manera oral.

Los resultados obtenidos fueron favorables en los 3 ámbitos de estudio. Por un lado, se condujo a un estado antioxidante significativo en estas ratas diabéticas gracias a una mejora en el perfil lipídico, la función hepática y los niveles de creatinina sérica. Además se promovió una regulación negativa o inhibición de genes relacionados con la síntesis de ácidos grasos y factores de transcripción asociados.

Respecto a la diabetes, tras 4 semanas consumiendo zumo de fresa a diario, la glucosa en sangre disminuyó significativamente respecto a las ratas control. Los beneficios frente a la diabetes se cree que es debido: al ácido elágico, la quercetina y la catequina.

 

Además, las ratas diabéticas antes de comenzar el tratamiento tenían mayor niveles de colesterol total, LDL y triglicéridos en sangre que las ratas sanas. Pues bien, tras el tratamiento hubo una disminución significativa de todos estos parámetros, mientras el colesterol HDL aumentó en relación a las ratas que no tomaron la fresa.

Por último, marcadores inflamatorios como la interleuquina 6 (IL-6) y el factor de necrosis tumoral (TNF-alfa) disminuyeron a la par que aumentó favorablemente la expresión del receptor PPAR-y, encargado del almacenamiento de ácidos grasos en el tejido adiposo y del metabolismo de la glucosa. Su aumento probablemente pueda estar relacionado con una disminución de crecimiento de celulares tumorales en algunas líneas.

                   

Todos estos resultados, se asocian con una clara acción antioxidante de la fresa en múltiples ámbitos y capacidad de eliminación de los radicales libres, además de tener poder antiinflamatorio gracias sobre todo al ácido elágico. También se vio una clara mejora en el control de la glucosa y una disminución de la oxidación de las liproproteínas de baja densidad, más conocidas como LDL. Este último efecto, promueve una prevención frente a enfermedades cardiovasculares asociadas y complicaciones como formación de placas de ateroma y lesiones ateroescleróticas, e hipertensión arterial elevada.

La fresa, junto a la manzana, son de las frutas más antioxidantes conocidas y consumidas en España en grandes cantidades. Por otro lado, las antocianinas de la fresa en otros estudios, también se ha visto que pueden contribuir a la regulación de la obesidad, que como bien sabemos, es un estado inflamatorio del organismo, gracias a su función como antiinflamatorio.

Otro estudio publicado en 2017 que corrobora los efectos antiinflamatorios de la fresa, es un estudio de la revista Molecules que demostró que los extractos de fresa disminuyen los niveles de especies reactivas de oxígeno y nitrógeno (NROS) y los daños en lípidos, proteínas y moléculas de ADN. Además mostró protección frente al lipopolisacárido (LPS) en todas las concentraciones probadas, reduciendo sus daños. El LPS es un potente tóxico capaz de unirse a las células endoteliales y ejercer su acción oxidante.

 

Ya teníamos excusa para incorporar las fresas en nuestra dieta habitual esta temporada, pero ahora más aún, aunque cierto es que es necesario nuevos estudios probados en humano para corroborar algunos de estos resultados. Cualquier momento del día es adecuado para su consumo con la finalidad de llegar a 3 piezas de fruta al día como recomienda la dieta mediterránea.

Referencias bibliográficas:

* Mandave, P., Khadke, S., Karandikar, M., Pandit, V., Ranjekar, P., Kuvalekar, A., & Mantri, N. (2017). Antidiabetic, Lipid Normalizing, and Nephroprotective Actions of the Strawberry: A Potent Supplementary Fruit. International Journal of Molecular Sciences, 18(1), 124. http://doi.org/10.3390/ijms18010124

Noticia redactada por Andrea Calderón swiss replica watches

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados