Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 ¿Qué impacto tiene el aceite de palma en el medio ambiente?

 
 

 03/04/2017


El uso cada vez más extendido del aceite de palma tanto en el ámbito de la cosmética, biodiesel, como de la alimentación entre otros, está llevando a serios perjuicios para el medio ambiente además de para la salud.


Como explicaba la Doctora María Suárez Álvarez en las pasadas Jornadas de Nutrición Práctica de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), el aceite de palma es el que guarda una mayor productividad en sus cultivos con respecto a los demás aceites vegetales. Se consigue extraer 3,7 toneladas por cada hectárea frente a 0,8 en el caso del aceite de colza, 0,6 toneladas de aceite de girasol y 0,5 de aceite de soja. Incluso el aceite de palma de mayor calidad o con una máxima productividad puede llegar a dar 10 toneladas por hectárea, convirtiéndose en un aceite muy fácil de obtener y más barato. Esto es uno de los grandes motivos por lo que se están masificando sus cultivos especialmente en el área de Indonesia seguido por Malasia.

El origen de los cultivos de aceite de palma proviene del centro de África Occidental aunque realmente podría cultivarse en toda la franja ecuatorial tropical debido al clima templado y al ambiente húmedo, óptimo para el desarrollo de la palma. Desafortunadamente, el cultivo masivo está provocando un fuerte impacto medioambiental debido a la deforestación, poniendo en peligro de extinción a varias especies animales del área. Según la UNED, cada hora se deforestan el equivalente a 300 campos de fútbol en Indonesia y Malasia y podría ir en aumento debido a las circunstancias actuales.

                 

Además de la deforestación , según la doctora Suárez, encontramos otros tres daños para el medio ambiente y la salud:

* Incendios: se produce la quema de los restos vegetales y solo se sacan los árboles con una madera de mayor calidad. Como resultado, Indonesia es el 3º mayor emisor de gases tras China y Estados Unidos.

* Fauna: el 42% de las especies de esta zona se encuentran en peligro de extinción, siendo el principal problema el orangután seguido de otros como algunas especias de anteras y tapires.

* Poblaciones locales: la explotación infantil, la contaminación de las aguas, pérdida de recursos tradicionales, violación de los derechos humanos… son algunos de los problemas sociales presentes.

* Salud: como bien sabemos, el aceite de palma es un tipo de grasa del que no debemos abusar y cada está presente en más variedad de alimentos debido a sus características organolépticas y su larga vida útil. Sobre todo lo encontramos en cremas y coberturas, snacks, bollería, galletas, cereales de desayuno y platos precocinados. El ácido palmítico se ha asociado en varios estudios científicos a un momento del colesterol sanguíneo y de problemas cardiovasculares, e incluso está asomando la posibilidad de que se relacione con un mayor desarrollo de metástasis y otros problemas cancerígenos, aunque son necesarios más estudios que corroboren esta información y encuentren claramente los mecanismos de acción.

                        

El aceite de palma en su forma natural tiene un color rojizo debido a su alto contenido en algunos nutrientes beneficiosos para la salud como la vitamina A, vitamina E, betacarotenos, tocoferoles y algunos componentes no nutrientes antioxidantes. Pero tras el proceso de refinado, se elimina el color, el olor y el sabor del aceite perdiendo la mayoría de estos compuestos y quedando un producto final formado únicamente por grasa, del que un 50% aproximadamente es grasa saturada.

Esta grasa puede presentarse en crudo, formato en el que no suele llegar a España, refinado, o una tercera opción: aceite de palma rojo. Este último mantiene más vitaminas que la versión refinada, y está siendo cada vez más aceptado por el público general aunque aún no está muy extendido su uso. Del aceite de palma de todas maneras, podemos obtener dos fracciones grasas tras un proceso de separación: una parte que sería la denominada oleína, más rica en ácidos grasos poliinsaturados que es la opción más saludable, y otra parte que se llama estearina, que es la más rica en ácido palmítico y por consiguiente, más gras saturada.


Es importante fijarse en el etiquetado de los alimentos y de los cosméticos para comprobar si llevan aceite de palma, y preferiblemente elegir opciones como aceite de oliva o aceite de girasol, tanto para un mayor beneficio para la salud, como para el medio ambiente, haciendo de este mundo, un mundo más sostenible.


 

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados