Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 El tomate, posible preventivo frente al cáncer de piel

 
 

 24/07/2017


El licopeno es un pigmento característico del tomate que le confiere su coloración roja, perteneciente a la familia de los carotenoides, con un gran poder antioxidante. Ello explica su efecto preventivo en diversas patologías como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares. Se encuentra también en otros alimentos vegetales como: la sandía o la guayaba entre otros. Su contenido varía de acuerdo a la maduración del producto, condiciones del cultivado y el clima, conteniendo mayor cantidad cuanto más maduro esté el tomate.


Tiene la peculiaridad de que se absorbe mejor y es más fácilmente aprovechable por el organismo cuando se consume tras someter al tomate a altas temperaturas o cuando se procesa, como por ejemplo, al triturarlo para hacer un gazpacho o hornearlo. De esta manera, cambia su composición bioquímica y se convierte en más asimilable. Además, al ser liposoluble se absorberá mejor si se combina con un ingrediente graso como el característico chorro de aceite de oliva virgen.replicas de relojes

Entre los mecanismos celulares por los cuales el licopeno protege frente a los procesos cancerosos, están: el efecto antioxidante, la regulación del ciclo celular, a través de receptores, microARN, etc.

Los efectos quimiopreventivos y protectores del licopeno se asocian a diversos tipos de cáncer, la más fuerte y que ha sido más investigada es la del cáncer de próstata, seguida por el cáncer de mama, aunque la evidencia aún no es clara. En cuanto al resto de cánceres como de pulmón, hepatocarcinoma, colorrectal o gástrico, existen varios estudios de experimentación con animales de laboratorio, en condiciones controladas y con suplementos de licopeno, que ofrecen una probable reducción del cáncer. Sería necesario extrapolar el resultado a humanos para concluir estas hipótesis.

                                                   


Un nuevo estudio de la Universidad de Ohio State de Estados Unidos llevado a cabo en ratones de experimentación ha observado como el tomate ayudaba a la reducción del riesgo de cáncer de piel en un 50%. La investigación se ha publicado en la revista Scientific Reports.


Para llevar a cabo el estudio, se ha alimentado con tomates naturales a estos ratones durante 35 semanas a dosis altas. Curiosamente solo pudo comprobarse en los ratones macho ya que en las hembras no hubo una reducción significativa, lo cual hace a los investigadores plantearse si habría que diferenciar entre sexos en las estrategias de prevención también en humanos. Por otro lado, se han establecido diferencias en función de la forma de administración del tomate, en unos casos era tomate deshidratado y en otro tomate de mandarina. Aunque entre ambos no pudieron obtenerse diferencias estadísticamente significativas, fue el tomate deshidratado el que ofreció una mayor protección y ese grupo de ratones presentó menor cantidad de tumores de piel al finalizar el estudio. Probablemente es así porque en el tomate rojo deshidratado había un mayor contenido de licopeno en forma trans, que es la más estable a las temperaturas altas frente a la forma cis; además que contenía mayor contenido en otros betacarotenos en comparación con el tomate mandarina. Respecto al grupo control, ambos mostraron diferencias significativas en la reducción de tumores de piel.

 El licopeno es uno de los componentes principales que lucha contra los carcinógenos y los radicales libres pero no es el único compuesto, otros betacarotenos del tomate y otros antioxidantes también influyen en la función y deben tenerse en cuenta en el estudio.

                    

 

Investigaciones anteriores en humanos ya habían comprobado resultados similares en la prevención de las quemaduras solares tras el consumo de carotenoides como el licopeno. El fenómeno es debido a que estos compuestos pueden depositarse en la piel tras su ingesta, ejerciendo un claro efecto protector frente a las radiaciones ultravioletas.

https://www.orologiobreil.it


Los investigadores recomiendan el consumo habitual de tomate en el contexto de una dieta diaria saludable y equilibrada, tanto para la prevención de cánceres como para el control de colesterol entre otros aspectos. De todas formas, en el caso del cáncer de piel como de otros tumores, necesitan ahondar en nuevas investigaciones que lo corroboren.


 

Referencias bibliográficas:

-          Cruz Bojórquez, R. M., González Gallego, J., & Sánchez Collado, Propiedades funcionales y beneficios para la salud del licopeno. Nutr Hosp, . 2013.; 28(1): 6-15.

-          Perdomo, F., Cabrera Fránquiz, F., Cabrera, J., & Serra-Majem, L. Influencia del procedimiento culinario sobre la biodisponibilidad del licopeno en el tomate. Nutr Hosp, 2012; 27(5): 1542-1546.

-          Jessica L. Cooperstone, Kathleen L. Tober, Ken M. Riedl, Matthew D. Teegarden, Morgan J. Cichon, David M. Francis, Steven J. Schwartz. Tatiana M. Oberyszyn. Tomatoes protect against development of UV-induced keratinocyte carcinoma via metabolomic alterations. Scientific Reports, 2017. Doi:10.1038/s41598-017-05568-7

 

Noticia redactada por Andrea Calderón, dietista-nutricionista.

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados