Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La publicidad de alimentos y bebidas destinada a niños y su influencia en la obesidad infantil

 
 

 09/08/2017


El sobrepeso y la obesidad infantil es uno de los principales problemas en la actualidad en los países desarrollados. Hasta el punto de que ha llegado a catalogarse como ``La epidemia del siglo XXI´´ y no faltan razones, en España 1/3 de los niños padecen sobrepeso u obesidad situándose a la cabeza de Europa.


Además, como bien sabemos la obesidad no va sola, se acompaña de un aumento del riesgo de múltiples enfermedades crónicas que cada vez tienen una aparición más temprana: hipertensión, hipercolesterolemia, diabetes… Es importante recordar que el cuerpo es sabio y tiene más memoria de la que pensamos, es decir, un niño obeso tiene un enorme riesgo de padecer obesidad en la edad adulta y aunque no sea así le pasará factura.

Uno de los grandes factores que han influido en el rápido desarrollo de la obesidad es la publicidad. La publicidad dirigida a niños de productos ultraprocesados está por todas partes e influyen en su forma de pensar y en lo que les apetece consumir más que en un adulto. No faltan diariamente los anuncios de productos altísimos en azúcares, grasas saturadas refinadas, sal, harina refinada… sin apenas valor nutritivo, y además, muchos de ellos destinados a niños especialmente.

En el año 2005, el Ministerio de Sanidad y Consumo de España junto con la Federación de Industrias de Alimentos y Bebidas y varias agencias de publicidad crearon el que se conoce como: Código PAOS (Código de Corregulación de la Publicidad de alimentos y bebidas dirigida a menores, prevención de la obesidad y salud) con el fin de regular la publicidad de alimentos y productos ultraprocesados. Este proyecto se enmarca dentro de una política anterior conocida como Estrategia NAOS (Nutrición, Actividad física y Prevención para la Obesidad) cuya finalidad es invertir la tendencia al alta de la obesidad infantil mediante el fomento de hábitos alimentarios saludables y de práctica de ejercicio.

          

Este acuerdo que controla la publicidad destinada a niños de alimentos ultraprocesados fue aceptado por múltiples empresas y cadenas de televisión y ha revelado ser útil durante estos últimos años. Este Código controla tanto el diseño de los anuncios, la información que transmite como la forma de difusión del mensaje cuando son dirigidos a menores de 12 años con el fin de evitar que sean persuadidos a consumir esos productos.


 


Un nuevo estudio publicado en la revista Public Health ha evaluado el cumplimiento del Código PAOS y lo ha relacionado con el año 2008 en el cual también se hizo un estudio similar. Para la recogida de datos, se han analizado varios canales de televisión populares en niños durante el año 2012 y se han comprobado el tipo de anuncios que exponían durante el horario infantil de toda una semana.


 Los resultados han sido muy negativos pues la adherencia a este código se ha visto muy reducida y la autorregulación ha sido inefectiva. Entre las directrices menos cumplidas encontramos la de la idoneidad de la información presentada que no se aplicó en un 79,4% de los casos. En un 25% de los casos se emplearon personajes populares entre los niños ya sean famosos o dibujos animados, hecho que tampoco es aceptado por el Código PAOS.

El porcentaje final de incumplimiento fue del 88,9% de los casos frente al 49,3% del año 2008. Quedaría por analizar a día de hoy cuales son los resultados ya que han pasado 5 años más.

 La comunidad científica propone que se hagan cambios al respecto tales como tomar medidas legales o restringir la publicidad solo a productos saludables. Es fundamental reevaluar otro nuevo enfoque del método quizá más restrictivo porque la obesidad sigue en aumento mientras que los productos ultraprocesados para niños continúan publicitándose y vendiéndose. Este tipo de productos junto al sedentarismo son los dos principales factores que predisponen a la obesidad infantil, y aunque ya se están tomando nuevas medidas como la implementación de más programas de educación nutricional, todavía es necesario ahondar aun más.

 

Referencias bibliográficas:

 - K. León-Flández, A. Rico-Gómez, M.Á. Moya-Geromin, M. Romero-FernándezM.J. Bosqued-Estefania et al. Evaluation of compliance with the Spanish Code of self-regulation of food and drinks advertising directed at children under the age of 12 years in Spain, 2012. Public Health, 2017. 1;(150) 121-129. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.puhe.2017.05.01

Noticia redactada por Andrea Calderón García, dietista-nutricionista

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados