Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La verdad sobre el desayuno

 
 

 23/10/2017

El desayuno ha sido motivo de gran diversidad de charlas y talleres de educación nutricional, artículos y estudios de investigación por dos causas: acostumbramos a no desayunar (empezando por los niños) o desayunamos de manera inadecuada o alimentos que no son saludables. De siempre se ha sabido que desayunar, cuando se escojan alimentos sanos, es una comida importante que aporta energía y nutrientes para arrancar el día. Nos vendrá bien tanto para la actividad física como la actividad mental, ya que el cerebro se alimenta principalmente de glucosa y necesita encontrarse nutrido para funcionar adecuadamente. De lo contrario, podríamos sentirnos más distraídos, concentrarnos peor, con somnolencia…

Cierto es que pese a haberse promovido la importancia de un desayuno completo y calóricamente suficiente, ha faltado información acerca de que desayunos son saludables o cuáles son las mejores opciones. Ello ha derivado a que llevados por la publicidad y el marketing de las marcas comerciales de productos ultraprocesados, junto a la falta de conocimiento sobre ideas para desayunar, convirtamos una comida importante  en una práctica insana.

El hecho de desayunar a primera hora nada más levantarse o desayunar por ejemplo, al llegar al trabajo o centro de estudio, no ha mostrado especial relevancia. Igual que existen personas que toman solamente un café antes de salir y toman una media mañana completa un par de horas después. Todas esas opciones parecen no tener perjuicios para la salud siempre y cuando no ayunemos desde la cena del día anterior hasta la comida del mediodía. Además, si no tomamos nada, será más complicado alcanzar la frecuencia de consumo de alimentos como las frutas, los frutos secos… que hay personas que no incluirían en su dieta si no hacen desayuno o comidas entre horas como media mañana o merienda. Esta última razón, también es una de las claves por las que desayunar es recomendable.

Ahora bien,replicas de relojes si utilizamos el desayuno para tomar bollería industrial, cereales o galletas ultraprocesados altos en azúcares, grasas no saludables, harinas refinadas… no estaremos colaborando al beneficio de nuestro organismo, sino todo lo contrario. Determinar desayunos saludables es la puntualización más importante que debe incorporarse a la hora de recomendar que se desayune.


De hecho, cualquier desayuno es válido si se conforma de alimentos naturales y saludables como: lácteos, cereales realmente integrales (copos de avena, salvado de trigo, pan 100% integral…), frutas de cualquier tipo, verduras como el tomate de la tostada, aguacate, frutos secos, frutos rojos, bebidas vegetales sin azúcares añadidos, huevos… Al igual que el café o las infusiones sin azúcar.


                                 

 

Un nuevo estudio de cohortes prospectivo del Journal  of the American College of Cardiology, habla sobre lar elación que podría haber entre el desayuno y el mayor riesgo de padecer arterioesclerosis. En la investigación, participaron 4.052 personas entre 40 y 52 años sin eventos cardiovasculares al comienzo del estudio. La conclusión fue que saltarse el desayuno se asocia con un mayor riesgo de ateroesclerosis no coronaria, al igual que tomar un desayuno bajo en energía también aumentaba el riesgo, con respecto a los que aportaban al menos el 20% de las calorías necesarias totales en él. Otros estudios anteriores ya habían analizado el posible efecto de no desayunar en relación con alteraciones lipídicas, de glucemia o de la saciedad y regulación del apetito, apuntando a la posibilidad de que influyera.

Es importante destacar que para corroborar estos resultados serían necesarios nuevos estudios de intervención ya que el principal punto que evaluó, fueron las calorías consumidas en el desayuno, más que el tipo de alimentos. Y además, tal y como otros estudios anteriores sugieren, no desayunar suele ser habitual en personas que llevan una dieta menos saludable o siguen otros hábitos más insanos que podrían influir como el sedentarismo. Se controlaron algunas variables como: si la persona era hipertensa o no, diabetes, obesidad, circunferencia de la cintura… Pero sería interesante investigarlo relacionado con el tipo de desayuno consumido para estudios futuros.


Según los resultados obtenidos en la bibliografía, parece ser que no desayunar es un hábito no saludable que debería modificarse, aunque probablemente desayunar mal o productos que no aportan nutrientes necesarios, podría ser peor todavía.  Por lo que de nuevo reincidimos en la importancia de proponer ideas de desayuno siempre que se recomiende introducir el desayuno tanto para niños como adultos.


                                      

Un desayuno de pan que de verdad sea a base de harina integral con: aceite de oliva virgen, tomate, queso fresco, queso curado de vez en cuando, hummus, aguacate untado… o cereales integrales naturales como: copos de avena, muesli sin azúcares añadidos, salvado de trigo, germen de trigo, espelta, sémola… junto  a un vaso de leche entera, bebida vegetal sin azúcares, yogur o kéfir por proponer ejemplos, sería un desayuno realmente recomendable. Otros alimentos menos habituales también serían saludables como: frutos secos o rojos, higos, dátiles, semillas (chía, lino, sésamo…), verduras, huevos cocidos, revueltos o a la plancha… o hasta las sobras de la cena anterior si era adecuada, serán opciones buenas.

¡Introduce un desayuno saludable!

 

rolex replica

Referencias bibliográficas:

-   Irina Uzhova, Valentín Fuster, Antonio Fernández-Ortiz, José M. Ordovás, Javier Sanz, Leticia Fernández-Friera, Beatriz López-Melgar, José M.Mendiguren, Borja Ibáñez, Héctor Bueno, José L. Peñalvo. The Importance of Breakfast in Atherosclerosis Disease. Journal of the American College of Cardiology Oct 2017, 70 (15) 1833-1842; DOI: 10.1016/j.jacc.2017.08.027

 

Noticia redactada por Andrea Calderón, dietista-nutricionista.

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados