Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La actividad física puede reducir el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular

 
 

 04/12/2017

El estudio PURE es un análisis que se encarga de investigar acerca de la importancia de los factores dietéticos y de actividad física y su relación con el riesgo de padecer enfermedades, teniendo en cuenta factores tanto macro como microeconómicos.

Un nuevo estudio publicado hace 2 meses en The Lancet, ha investigado acerca de la importancia de la práctica de actividad física en la prevención de mortalidad por cualquier causa y los resultados han sido claros.


Media hora de ejercicio diario reduciría en un 28% el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, aumentando la protección si se practica una actividad mayor.


Para concluir estos resultados, el estudio ha incorporado participantes de 17 países de diferente nivel socioeconómico para así poder observar si había algún tipo de diferencia entre ellos. Además, es interesante saber que dentro de cada país han escogido individuos de diferentes áreas: urbanas, rurales, de periferia… aumentando la diversidad de la muestra.

 

Teniendo en cuenta todos estos factores y tras 6 a 9 años de seguimiento, los resultados fueron una disminución del riesgo de mortalidad proporcional a la actividad física realizada, dentro de unos límites. Las diferencias más acusadas se encontraban entre: aquellos que realizan menos de 150 minutos/ semana, lo que suele traducirse en 2-3 días de actividad física moderada o caminar 30 minutos diarios; con aquellos que hacían >750minutos/semana, refiriéndose a individuos que practicaban ejercicio físico diario de al menos 1 hora y media al día.

Los resultados positivos se atribuyen a individuos pertenecientes a cualquier país y cualquier nivel socioeconómico. La actividad física tanto recreativa como no recreativa presentó estos beneficios especialmente en la disminución de eventos cardiovasculares como infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o insuficiencia cardíaca.

                       

Cabe destacar que la actividad física no demostró efectos perjudiciales en ningún caso, incluyendo los más de 9000 casos que reportaron practicar más de 2500 minutos/semana.

 La OMS recomienda la práctica mínima de 150 minutos semanales (30 al día) cuando buscamos mantenernos en nuestro peso y nuestro estado de salud. En caso de querer mejorar algún parámetro como contribuir a reducir el colesterol o regular los niveles de glucosa en sangre, propone una actividad física moderada durante más tiempo. Todos aquellos participantes que se acogían a esta recomendación, redujeron el riesgo cardiovascular de forma notoria.

La promoción de la práctica habitual de actividad física en la medida de lo posible en función de las características y capacidad de la persona, podría ser una estrategia de salud potente que beneficiaría tanto al individuo en cuestión como disminuiría los costes en Atención Primaria y Secundaria. Debido al calibre del estudio y la sólida evidencia que presenta, constituye un apoyo en las medidas de intervención en la salud comunitaria de todos los países.

 De todas maneras, no solo debemos verla como un ejercicio practicado en un momento puntual sino en los hábitos del día a día que conformen una vida realmente activa: ir andando al trabajo o la escuela si hay posibilidad, subir por las escaleras en lugar de utilizar el ascensor, dedicar parte del tiempo de ocio en actividades que requieran moverse o en pasear…

Siempre que se promueve la práctica de actividad física, debe hacerse junto a una alimentación saludable basada en alimentos naturales tal y como mencionábamos en el artículo anterior. Ambos factores deben ir unidos en la promoción de la salud y en la educación nutricional para conseguir realmente el objetivo. De hecho, si hablamos del patrón de dieta mediterránea, no se refiere únicamente a una forma de alimentación sino a un estilo de vida que abarca ambos factores entre otros. Por supuesto, sin olvidar recomendar una adecuada hidratación, mayor en aquellos que practiquen deporte.

                             

 

Referencia bibliográfica:
 - Scott A Lear, Weihong Hu, Sumathy Rangarajan, Danijela Gasevic, Darryl Leong, Romaina Iqbal, Amparo Casanova et al. The effect of physical activity on mortality and cardiovascular disease in 130000 people from 17 high-income, middle-income, and low-income countries: the PURE study. The Lancet 2017; 0,0. DOI: 10.1016/S0140-6736(17)31634-3.

Noticia redactada por Andrea Calderón, dietista-nutricionista.

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados