Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 ¿Cuentas con cúrcuma en tu despensa? Hablamos de sus beneficios

 
 

 04/02/2018

¿Sueles echar cúrcuma a tus platos? 

La cúrcuma es una especia que proviene de la India, de hecho, es esencial en el famoso ``curry´´ y causante de su color amarillo anaranjado. En España, hace un tiempo no era muy empleada pero cada vez se está instaurando más y se está acogiendo muy bien. Esta sustancia se extrae de la raíz de la planta de la cúrcuma y puede emplearse como especia o también como colorante alimentario, siendo reconocido por la Unión Europa como aditivo E-100.

La curcumina es su principal componente y ha demostrado en numerosos estudios científicos efectos muy positivos en la salud, especialmente por su capacidad antioxidante y antiinflamatoria. Se ha asociado como agente protector frente a agentes tóxicos, emtales pesados y radicales libres que promueven la oxidación del organismo. Así mimo, se ha relacionado con efectos cerebrales, posiblemente promoviendo una mejor memoria, retrasando el deterioro cognitivo e incluso ayudando a mantener un buen estado de ánimo. Se ha llegado a poner en el punto de mira el porqué del buen estado cognitivo de las personas mayores en La India y la menor tasa de enfermedades neurodegenerativas como Alzhéimer, de hecho, se han realizado algunos estudios al respecto.

                        

Por supuesto, no podemos asociar un alimento por sí mismo a tales efectos, pero sí podemos hablar de que contribuya a ellos siempre que el resto de la dieta también sea saludable. La cúrcuma no es un ``superalimento´´ porque estos no existen; es un compuesto saludable que se recomienda usar en una dieta también saludable.

De nada serviría añadir cúrcuma a nuestra alimentación, pero alimentarnos a base de precocinados, fritos y productos ultraprocesados, anda saludables ni para nuestro organismo ni para el cerebro. En ese caso, tomar cúrcuma apenas tendría sentido ni contrarrestaría el efecto negativo de los demás productos. En cambio, una dieta alta en alimentos vegetales (fruta, verduras y hortalizas, legumbres, fibra…) acompañada de especias como la cúrcuma, sí podrían ofrecer resultados positivos ya que de por sí, estos alimentos se asocian con una mejor salud cerebral a largo plazo.

Un nuevo estudio de la Universidad de California de Estados Unidos ha centrado la atención de los medios porque ha observado como suplementos de curcumina en adultos entre 50 y 90 años con leves problemas cognitivos durante 18 meses ofrecían resultados positivos en algunos aspectos. Para el estudio, dividieron a los participantes en un grupo control que tomaba placebo y otro que curcumina, observando diferencias significativas entre ambos en pruebas de memoria, y en una tomografía por emisión de positrones (PET). Aun así, no concluyeron los mismos efectos en memoria a largo plazo en personas con problemas de memoria avanzados. De momento es una investigación a pequeña escala, pero asoma resultados prometedores para futuros proyectos de intervención desarrollados más a largo plazo.

De hecho, todavía no se conocen con exactitud los mecanismos por lo que podría tener tales efectos, se cree que su capacidad antiinflamatoria puede influir en algunas regiones cerebrales.

La cuestión es que la mayoría de los estudios, entre ellos el aquí presente, se han hecho a nivel de suplemento y no como especia introducida en la alimentación, por lo que tendrían que estudiar con mayor profundidad a que dosis o con qué frecuencia debemos consumirla para obtener determinados efectos. Debemos coger siempre con pinzas los resultados de los estudios ya que no siempre son concluyentes y hay controversia entre los estudios.

                                         


Podemos recomendar sin ninguna duda el consumo habitual de cúrcuma, pero no tendríamos un motivo específico para suplementarnos con ella.


De una u otra manera, sabemos que la cúrcuma es una especia excelente y no debe faltar en nuestra despensa, o por sí sola o también como parte del curry rico en otras muchas especial: cilantro, cardamomo, jengibre, nuez moscada, pimienta, cayena… Además de enriquecer a nuestros platos, aportará antioxidantes que solo pueden ser positivos para nuestra salud.  Por supuesto, siempre sin esperar magia de ninguno de ellos.

 

¿Y si quiero mejorar su absorción y así potenciar sus efectos?

Será tan fácil como añadir un poco de pimienta negra. Lo mejor será obtener la pimienta en grano y molerla uno mismo para que conserve más propiedades (con un molinillo, un mortero…). Al juntar ambas especias, además de que van muy bien en guisos, potenciarán su acción.

 

Referencias bibliográficas:

-          Gary W. Small, Prabha Siddarth, Zhaoping Li, Karen J. Miller, Linda Ercoli, Natacha D. Emerson, Jacqueline Martinez, Koon-Pong Wong, Jie Liu, David A. Merrill, Stephen T. Chen, Susanne M. Henning, Nagichettiar Satyamurthy, Sung-Cheng Huang, David Heber, Jorge R. Barrio. Memory and Brain Amyloid and Tau Effects of a Bioavailable Form of Curcumin in Non-Demented Adults: A Double-Blind, Placebo-Controlled 18-Month Trial. The American Journal of Geriatric Psychiatry, 2017; DOI: 10.1016/j.jagp.2017.10.010

 

-          Mustafa M. Husain, MD, Yamna Channa, Mohan Chilukuri, MD. Turmeric for Prevention of Dementia: Food for Thought. The American Journal of Geriatric Psychiatry, 2017; DOI: 10.1016/j.jagp.2017.11.010.

 

Artículo redactado por Andrea Calderón, dietista-nutricionista.

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados