Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 APRENDEMOS A LEER EL ETIQUETADO NUTRICIONAL: PARTE 1

 
 

 15/02/2018

¡¡¡Abrimos una nueva sección en el blog!!!

Al hablar del etiquetado nutricional abrimos un mundo con inmensidad de dudas y de información que no abarcamos o somos capaces de descifrar.

 ¿Es tan importante el etiquetado nutricional? ¿Sé realmente leerlo y entenderlo? ¿Qué son todos esos compuestos con una E-XXX y esos nombres extraños que no sé de dónde salen ni para qué sirven? ¿Influyen las marcas y el precio en que un alimento nos parezca más saludable o no?...

A partir de ahora, Franck Muller mariner replica watches cada `poco tiempo subiremos un nuevo post al blog sobre etiquetado nutricional, cómo entenderlo mejor, cómo escoger las opciones más saludables…

¿La finalidad?

Claramente saber qué estamos comiendo en verdad y evitar confundirnos con tanto mensaje publicitario. La clave está en leer la letra pequeña que es la verdadera fuente fiable de información.

Vamos a aprender a ser críticos con lo que comemos y así cada día comeremos un poquito mejor y nos costará menos trabajo hacerlo.

 

¿ES TAN IMPORTANTE EL ETIQUETADO DE LOS ALIMENTOS?

El etiquetado es el principal medio de comunicación entre las industrias alimentarias y el consumidor. Por lo que sin él, sería imposible saber que nos llevamos a la boca.

En un plato casero conocemos la materia prima que estamos utilizando si son productos frescos, porque los elegimos nosotros y son materia prima sin más ingredientes: fruta y verdura fresca, legumbres, tubérculos, pescado y carne fresca, huevos…

 Pero en un producto envasado no conocemos los ingredientes empleados para su elaboración a no ser que leamos la LISTA DE INGREDIENTES en la que descubriremos si el producto es de buena calidad nutricional o si está lleno de largas listas de ingredientes que desconocemos…

 

¿Esperamos que un pavo o jamón york tenga azúcar y casi más harina que el propio pavo? ¿Y que unos cereales aparentemente para cuidar la línea estén llenos de azúcar, harina refinada y grasa de muy mala calidad además de sal y aditivos? ¿Y nos imaginaríamos que un producto destinado o publicitado para niños no tenga ni un solo ingrediente sano? Solo podremos saberlo leyendo la lista de ingredientes!

 

                        

 

¿Sé entender el etiquetado al completo?

El etiquetado nutricional tiene una serie de puntos informativos que según el ultimo Reglamento 1169/2011 es obligatorio que aparezcan en todos los envases: nombre del producto, lista de ingredientes, determinados nutrientes y su cantidad, fecha de caducidad o de consumo preferente, lote, empresa…

 

 Debemos fijarnos siempre en algunos de ellos que serán los puntos clave:

·         La fecha de consumo preferente o la fecha de caducidad

·         La lista de ingredientes y en la información nutricional que suele ofrecerse en una tabla de composición nutricional.

·          En la recomendación de la empresa de utilización y conservación: en un ambiente fresco y seco, si hay que consumirlo en determinados días tras abrirlo…

·          Los alérgenos o compuestos que pueden dar intolerancias alimentarias en caso de que las padezcamos: siempre aparecen destacados de alguna forma: subrayados, en negrita… Además de en ``Puede contener trazas de…´´.

Si sabemos hacer lo anterior correctamente, tenemos casi casi la lectura al completo, aunque nos faltarían otros datos como el mirar el país de procedencia, la identidad del producto… que pueden ser de interés.

Por ejemplo, es recomendable que los productos sean locales o al menos de la mayor proximidad posible por cuestiones ecológicas y de cuidar el medio ambiente. En este caso, preferiremos que su procedencia sea española cuando sea posible (la procedencia del producto, no la empresa donde ha sido envasado que en muchas ocasiones da lugar a confusión).

 

Pero, ¿influyen las marcas y el precio en que un alimento parezca más saludable o no?

Cada marca comercial emplea unos ingredientes diferentes en proporciones diferentes también, y de ahí que pueda modificarse la información nutricional y que, entre un producto y otro aparentemente muy similares, haya bastante diferencia.

Es fundamental no dejarnos llevar por la marca comercial y pensar que el hecho de que sea conocida o su producto más caro, vaya a ser más saludable o nutricionalmente mejor que otro de marca blanca o de precio menor. No tiene que ser así, de hecho, en muchas ocasiones sucede justo lo contrario.

¿Quién nos iba a decir que una tableta de chocolate de 4 euros de marca conocida va a tener mucha más azúcar y grasas refinadas que otra tableta de marca blanca que apenas valga 1 euro? Pues es muy común, y al igual que con el chocolate, con todos los productos procesados.

 

Gracias al etiquetado podemos elegir el mejor producto que consideremos siempre COMPARANDO ENTRE ELLOS y SOLO LEYENDO LA LETRA PEQUEÑA.

 

Os recomendamos seguirnos en el Instagram  @nutricionenpositivo donde colgaremos etiquetas y productos procesados saludables y no tanto!

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados