Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 ¿Los fiambres son opciones saludables?

 
 

 18/02/2018

 


¿El jamón cocido, el jamón york, el fiambre de pavo… son opciones tan saludables como pensamos? Es habitual ver en las dietas de adelgazamiento como recomiendan lonchas de pavo u otro fiambre en el desayuno entre horas con un trozo de pan, lo cual nos hace asociarlo a algo saludable y además que ayuda a adelgazar.


Además, este tipo de productos suelen ir acompañados a alegaciones tales como ``bajo en grasa´´, ``bajo en sal´´, ``sin gluten´´, ``sin lactosa´´… que nos confía en que por ello será saludable y no tiene porqué. Recordemos que un producto bajo en sal puede ser alto en azúcar o puede tener un contenido reducido en grasa pero mala calidad nutricional general.

 

De nuevo concluimos que: DEBEMOS LEER LA LISTA DE INGREDIENTES DEL ETIQUETADO.

 

JAMÓN COCIDO/ PAVO VS FIAMBRES:

Cuando hablamos de jamón cocido o de fiambre de jamón no podemos creer que nos referimos al mismo producto dado que existen diferencias entre ellos. Al igual que sucede entre el pavo o el fiambre de pavo.  Vamos a conocer las principales diferencias y sobre todo como distinguirlos para no volvernos a confundir!

DIFERENCIA EN EL CONTENIDO PROTEICO:

Una diferencia clara está en la cantidad de dicha carne que contiene el producto, es decir, el % del jamón o fiambre de jamón que realmente es jamón y el % que está formado por otro tipo de ingredientes. De ahí, sacamos que la cantidad de proteína animal que contienen es muy diferente.

Existen 3 categorías comerciales según la legislación bien diferenciadas que son las siguientes. La cantidad de proteínas es mayor en la 1º categoría y en descenso:

1.       Jamón cocido categoría extra

2.       Jamón cocido categoría primera

3.       Fiambre de jamón

 

DIFERENCIA EN LOS INGREDIENTES QUE CONTIENEN:

Otra gran diferencia entre el jamón cocido y el fiambre es que a estos últimos les añaden una gran variedad de ingredientes diferentes que abaratan costes y mejoran la palatabilidad del producto: almidones modificados, harinas refinadas, féculas, proteínas vegetales como proteína de soja o gluten, mayor cantidad de azúcar, y gelificantes para que sea un producto con una capacidad mayor de retener agua…

De esta forma, el producto tendrá más agua y abaratará costes notoriamente. Además, que por supuesto tendrá que llevar mayor cantidad de aditivos para su conservación.

RESULTADO:

Un producto que es un 60% jamón o un 50 o incluso menos en algunos casos.


Los fiambres no son recomendables porque no suelen llevar ingredientes saludables por lo que optemos por el pavo, jamón cocido… que realmente lo sea.


 

IMPORTANTE: El azúcar no solo aparecerá con el nombre de azúcar, sino que puede tener otras denominaciones como: dextrosa, jarabe de glucosa o de fructosa… que siguen siendo azúcar.

Solo un 52,6% es lomo cocido en este caso y la otra mitad son ``otras cosas´´ innecesarias o insanas como: azúcar, dextrosa, aditivos colorantes…

Por esta razón se llama FIAMBRE DE LOMO COCIDO y no se permite por ley que se llame LOMO COCIDO.

 

¿Qué ocurre con la pechuga de pavo?

La legislación actual, en cuanto a la pechuga de pavo, no distingue entre pechuga o fiambre.

Como hemos dicho anteriormente, fiambre se consideraba al producto cárnico envasado con ingredientes añadidos como féculas o almidones; en el caso del pavo algunos no llevan esto, pero sí podría tener otros aditivos como dextrosas (azúcar) y fosfatos con el fin de vender un producto más llamativo para el consumidor: mejorar su sabor, textura… Además de ser casi siempre muy altos en sal a no ser que especifique lo contrario.

Ejemplos:

 

 

La mejor solución es leer la lista de ingredientes para salir de dudas en este caso.

De la misma forma, si lo compramos en charcutería debemos preguntar para asegurarnos de qué composición tiene y escoger la mejor opción.

 

¿Y cómo conclusión, son productos recomendables para nuestro día a día?

Si elegimos bien pueden ser una buena opción para tomar de vez en cuando pero en general, no son saludables y mucho menos como alimento diario.  Pueden consumirse de vez en cuando escogiendo siempre las mejores opciones y con un mayor % de carne, pero no es un producto cuyo consumo deba fomentarse ni introducirse en la rutina alimentaria.

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados