Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Directrices sobre dieta, ejercicio y control de peso para pacientes que han sufrido un cáncer.

 

Image: FreeDigitalPhotos.net

y

Image: paytai / FreeDigitalPhotos.net

Más fotográfías:
 

 09/05/2012

Cada vez más, la evidencia de que una alimentación saludable y una actividad física adecuada son beneficiosas para estas personas aumenta. El beneficio más destacado es la mejora de las posibilidades de supervivencia tras padecer la enfermedad.

La directora del área de nutrición y actividad física de la Sociedad americana del cáncer, la Dra. Colleen Doyle, señala en estas nuevas directrices que por primera vez se dispone de una evidencia lo suficientemente fuerte como para realizar las afirmaciones contenidas en esas directrices para antiguos pacientes, al igual que ya se había hecho para la prevención del cáncer en personas sanas.

Mantener una vida activa y comer saludablemente debe de ser primordial para cualquiera que ha sido diagnosticado de cáncer. De hecho, entre las recomendaciones la experta cita como las más destacadas:

1. Alcance y mantenga un peso saludable.

Evite ganar peso durante su tratamiento, sin importar si su peso era anteriormente normal o si padecía sobrepeso.

En cualquier caso, las personas que padecen sobrepeso u obesidad siempre se benefician de una pérdida adecuada de peso tras recibir su tratamiento.

2. Sea físicamente activo.

Los estudios demuestran que la práctica de ejercicio es algo seguro durante el tratamiento del cáncer y que puede mejorar diferentes aspectos de salud, incluyendo el tono muscular, el cansancio y la depresión.

La actividad física después del diagnóstico se relaciona con mayor supervivencia y con un riesgo reducido de recidivas del cáncer.

3. Ingiera una dieta saludable

Con especial énfasis en frutas, verduras y cereales integrales. Los mayores beneficios conocidos de la dieta sobre la supervivencia en caso de cáncer están vinculados a dietas ricas en frutas, verduras, cereales integrales, aves y pescados. Lo más negativo estaría ligado al consumo excesivo de harinas blancas, carnes rojas y procesadas, postres preparados, productos lácteos ricos en grasa y ciertos fritos.

Por otro lado, la tendencia muy frecuente de consumir vitaminas, plantas medicinales o suplementos dietéticos a menudo no ayuda en nada a los pacientes a vivir más e incluso pueden ser perjudiciales si no existe un control médico adecuado.

- Antes de consumir ningún tipo de suplemento, coméntelo con su médico.

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados