Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Las nueces, asociadas a un menor riesgo de Diabetes tipo II

 
 

 13/07/2018

Las nueces son un fruto seco que ha sido asociado a múltiples beneficios para la salud a nivel cardiovascular, cognitivo, en prevención de algunas otras patologías… obteniendo resultados de gran interés en la literatura científica. Un nuevo estudio estadounidense ha encontrado hallazgos sobre como un consumo rutinario del característico puñadito de nueces se asocia con un menor riesgo de padecer Diabetes tipo II.

 

                                   

 

Estudios anteriores de seguimiento ya habían encontrado asociación entre el consumo de nueces y un menor valor de la hemoglobina glicosilada (HbA1c), marcador analítico en sangre que se relaciona con el control glucémico de los 3 últimos meses y que se encuentra elevado en personas diabéticas. Otros estudios encontraron menor tiempo de respuesta de la insulina tras la ingesta alimentaria y valores menores de azúcar en sangre. Incluso algunas investigaciones encuentran que los participantes diabéticos que consumían nueces habitualmente, en un contexto de dieta saludable, necesitaban menores dosis de insulina.

Este nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California ha encontrado resultados de interés en la prevención de diabetes. Para ello, se emplearon los datos tomados en la población muestra de NHANES II (Encuesta Nacional de Evaluación de la Salud y la Salud), un total de 34.121 adultos entre 18 y 85 años de Estados Unidos. Se tuvo en cuenta su ingesta alimentaria, si padecían Diabetes tipo II diagnosticada, si tomaban medicación para diabetes, y sus valores de glucemia y HbA1c.

El resultado fue que aquellas personas que consumían nueces habitualmente padecían en conjunto la mitad de probabilidades de padecer Diabetes Mellitus tipo II que aquellas que no las consumían y presentaban mejores valores analíticos de marcadores asociados a prediabetes o diabetes. Probablemente el efecto protector podría ser ligeramente mayor en mujeres que en hombres, aunque mostró beneficios en ambos sexos y en todas las edades. Además, aquellos participantes que padecían diabetes, en general tenían los marcadores analíticos y de glucemia mejor controlados si consumían nueces junto a otros frutos secos que si no tenían esa costumbre. Aunque el estudio NHANES es un estudio transversal y en consecuencia no puede establecer relación causa-efecto, asoma resultados de interés en cuanto al consumo de al menos 30 gramos de nueces diariamente o varias veces a la semana.

El estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) llevado a cabo en España, muestra resultados similares en cuanto al consumo de lípidos saludables como aceite de oliva virgen o nueces de forma habitual y un menor riesgo de patología cardiovascular y diabetes tipo II en comparación con una dieta baja en grasa. De hecho, el patrón de dieta mediterránea lleva los frutos secos como alimentos base de su alimentación, recomendándose diariamente, junto a un alto consumo de otros alimentos vegetales como legumbres, frutas, verduras y hortalizas, y cereales integrales.

Las personas diabéticas tienen un mayor riesgo de tener otros parámetros alterados como la tensión arterial elevada, el colesterol total o LDL en valores más altos o los triglicéridos en sangre también. El consumo de frutos secos como las nueces, contribuye además de a mejorar parámetros directamente relacionados con la diabetes, a regular los niveles de lípidos en sangre o la presión arterial en valores adecuados. Su perfil lipídico y su contenido en fibra, junto al aporte de micronutrientes y fitoquímicos (antioxidantes) son los causantes de estos beneficios para la salud. El consumo de frutos secos no solo puede contribuir a reducir el riesgo de diabetes tipo II, sino también de sus complicaciones o patologías asociadas.

 

                                                   

 

Valor nutricional de las nueces:

Las nueces son un alimento con un altísimo valor nutritivo. Se compone principalmente por grasas poliinsaturadas entre las que destacamos el aporte de ácidos grasos omega-3 y omega-6. Recordemos que ambas familias de grasas contienen ácidos grasos esenciales para la salud, es decir, no podemos sintetizarlos de forma natural pro nuestro organismo y necesitamos obtenerlos a través de la alimentación. De hecho, es uno de los alimentos más ricos en omega-3 junto a las semillas de chía, semillas de lino o linaza y algunos pescados azules como el salmón o las anchoas. Además, es fuente de proteína de buena calidad (14g/100g) y de fibra (6g/100g).

Pese a ser un alimento calórico (en torno a 600kcal/100g), ha demostrado no contribuir a un exceso de grasa corporal en un contexto de una dieta equilibrada y saludable, y de hecho, son altamente saciantes por lo que contribuyen a regular el apetito. Es decir, podemos consumir un puñado de nueces diariamente (entre 25-35 gramos según las necesidades energéticas de cada uno), alternando con otros frutos secos si preferimos, sin miedo a un aumento de peso. De esta forma, podemos desmitificar la idea de que los frutos secos engordan y que en una dieta destinada a perder peso deben restringirse. Como con todo alimento, debemos controlar su consumo para no excedernos de nuestras necesidades calóricas diarias, pero sin necesidad alguna de prohibir su consumo.

Respecto a sus micronutrientes, destaca por su alto aporte de minerales como el potasio, el magnesio y el fósforo. En el caso de las vitaminas, destacaríamos su aporte en el grupo B, destacando el ácido fólico (vitamina B9) y en la vitamina B6.

                                      

 


El consumo de nueces forma parte del estilo de vida mediterráneo y es de gran interés en prevención de patologías crónicas de tanta prevalencia en la actualidad como: enfermedades cardiovasculares Diabetes Tipo II, problemas cognitivos… Por supuesto, teniendo en cuenta que no podremos obtener los beneficios de ningún alimento en concreto si nuestro patrón dietético global no es saludable, rico en alimentos vegetales como: frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y semillas; y en fuentes animales de calidad siempre que se desee: pescado, huevo, carne fresca… Acompañado de la práctica de actividad física rutinaria, imprescindible en un estilo de vida saludable.


 

Referencia bibliográfica del estudio:

 - Arab L, Dhaliwal SK, Martin CJ, et al. Association between walnut consumption and diabetes risk in NHANES. Junio 21, 2018. Diabetes Metab Res Rev. doi.org/10.1002/dmrr.3031

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados