Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 ¿Es la proteína dañina para el hueso?

 
 

 28/08/2018

Es habitual escuchar que la proteína puede ayudar a que se descalcifique el hueso, a que tengamos más riesgo de osteoporosis, de fracturas… Pues la evidencia no es que esté demostrando que no sucede así, sino que incluso hay estudios que avalan que es beneficiosa para su correcto mantenimiento y desarrollo siempre que se consuma claro, en las cantidades adaptadas para cada uno y no en exceso.

Por supuesto que no debemos excedernos de proteína como de ningún otro macronutriente, ya que en exceso no encontraremos beneficios de ninguno,best replica watches pero no debemos tener miedo al consumo de proteína adecuado. De hecho, estudios avalan que consumir 3-4 veces por encima de 0,8g/kg peso/ día, que es la recomendación oficial de consumo mínimo de proteína para población general de la EFSA, es seguro y no es perjudicial, siempre y cuando sea necesario por supuesto. No es cuestión de excederse a proteína sin necesitarla o tomarla sin ningún control. Sino que si se practica el deporte suficiente para necesitar ese consumo, no existen riesgos para la salud ni tampoco para el hueso. De media, la población general con una actividad física ligera-media, necesitaría entre 1-1,2g/kg peso/día, aunque habría que evaluarlo en cada circunstancia personal. Cabe destacar, que son recomendaciones que fácilmente se alcanzan en una alimentación variada normal. Si nos excedemos bastante por encima de nuestros requerimientos pueden existir perjuicios, inclusive para la salud ósea.

 

Un nuevo estudio publicado hace apenas unas semanas en la revista Proceedings of the Nutrition Society  concluye que la ingesta de proteínas contribuye al fortalecimiento del hueso y a la mejoría general de la salud ósea por varios mecanismos y vías diferentes, aunque algunos de ellos requieren más estudios todavía.

 

La proteína ingerida es capaz de activar determinadas hormonas implicadas en vías anabólicas y de factores de crecimiento relacionados. El hecho de que la proteína sea indispensable para el mantenimiento de la masa muscular, o en su caso, para su ganancia, hace que sea indirectamente importante para el hueso. Esto se debe a que mantener una adecuada masa muscular tiene efectos osteogénicos y favorece la salud ósea.

 

 

 

 

Estudios anteriores habían encontrado ya resultados modestos, pero positivos, que relacionan el consumo de proteína con un impacto beneficioso en el hueso y un ligero menor riesgo de fracturas.

En contraposición, si nos excedemos de proteína, habitualmente debido a una dieta alta en carnes y alimentos de origen animal, podemos tener perjuicios para la salud entre los que se encuentran los óseos. Un exceso proteico se ha relacionado según algunos estudios con una mayor pérdida de calcio del hueso para compensar el aumento de carga ácida que supone el abuso de proteína. Aunque todavía no hay un consenso determinado, parece lógico pensar que la proteína tiene claros beneficios en la salud ósea, siempre priorizando fuentes de calidad, y que no tenemos que sentir miedo en su consumo siempre que sea razonable.

 


Cuando hablamos de los beneficios de la proteína, siempre referidos a fuentes de proteína de calidad.


 Lo que sí está claro, es que debemos escoger siempre fuentes de proteína de calidad, es decir, equilibrar el consumo de proteína animal (si se consume) con el de proteína vegetal, y no excedernos de fuentes como la carne más grasa o carne procesada sobre todo.

Las principales fuentes de proteína son: huevo, pescado, carne y lácteos dentro de la proteína de origen animal; legumbre, semillas y frutos secos dentro de la proteína de origen vegetal.

La recomendación es que al menos el 50% del aporte diario de proteína provenga de fuentes vegetales, pudiendo provenir en mayor porcentaje o en su totalidad si se desea, como en el caso del veganismo. Mediante fuentes de proteína vegetal exclusivamente podemos alcanzar de sobra los requerimientos proteicos de cualquier persona y además, siendo una proteína de calidad.

 

FUENTES PROTEICAS PRINCIPALES:

 

 

La salud ósea implica muchos factores:

Para la salud ósea además de una adecuada ingesta de proteína, influyen otros muchos factores nutricionales: el calcio, la vitamina D, el magnesio, el fósforo, silicio…, es decir, al final podemos concluir que llevar una dieta saludable en general es clave para el mantenimiento de la salud ósea, ya que existen multitud de nutrientes implicados. Además, determinados fitoquímicos como los antioxidantes contenidos en frutas, verduras, legumbres…se han relacionado también con beneficios óseos.

A todo ello, debemos sumarle la clarísima importancia de practicar actividad física, destacando el beneficio de los ejercicios de fuerza y de mantenimiento de la masa muscular en la salud ósea. Es el conjunto del estilo de vida saludable el que contribuirá a mantener la Densidad Mineral Ósea (DMO) sobre todo cuando se alcanzan edades más avanzadas, o en el caso de las mujeres, la menopausia. Es natural una tasa de pérdida ósea con la edad, pero puede controlarse y reducirse mediante unos hábitos de vida adecuados.

 

Referencias bibliográficas:

 

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados