Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 PRODUCTOS DERIVADOS DE LA SOJA

 
 

 07/01/2019

Los derivados de la soja son una opción muy saludable para todo tipo de alimentación. Es habitualmente más empleado en dietas vegetarianas o veganas, pero son productos saludables que podemos incorporar todo el mundo en nuestra diaria, además de ser un método para incluir legumbre en nuestra dieta, ya que recordemos que la soja es una legumbre.

Os presentamos 2 opciones de incluir soja, aunque existen otras muchas como: directamente la soja como legumbre, soja texturizada (de gran utilidad y versatilidad en cocina para: boloñesa, albóndigas…), soja para incluir en desayunos o snacks entre horas… O incluso bebidas y yogures de soja, buscando siempre la opción sin azúcar añadido.

 

EL TOFU:

El tofu es un producto similar al queso fresco en cuanto a proceso de obtención y apariencia, que se obtiene a partir de bebida de soja coagulada con sales de calcio, o de magnesio o de ambas. Es rico en proteínas de alta calidad (la soja es un alimento de origen vegetal que contiene proteína completa, es decir, con todos los aminoácidos esenciales en una muy buena proporción), por lo que sustituye a la carne en muchas dietas vegetarianas o incluso formando parte de salsas o patés. Exactamente tiene en torno a 10-15 gramos de proteína por cada 100 gramos.

Si optamos por el tofu con sales cálcicas, es una de las mayores fuentes de calcio que podemos encontrar en nuestra dieta, tanto porque tiene mucho contenido, como porque es altamente aprovechable por nuestro organismo. Además, es fuente de potasio.

Originariamente se consumía en China, Japón y Corea, pero cada vez llena más nuestros supermercados y está al alcance de todo el mundo a un precio bastante económico en relación con productos de origen animal ricos en proteína. Puede consumirse crudo directamente, macerarse con salsa de soja, al curry… o cocinarse por ejemplo, a la plancha vuelta y vuelta un par de minutos. Encaja en infinidad de recetas ya que es muy versátil y tiene un sabor muy suave. Además, cada vez hay más variedades distintas de tofu como: tofu con frutos secos, con semillas… O incluso se compra ya marinado o macerado en distintas versiones.

 

EL TEMPEH:

 

El tempeh originario de Indonesia. Es un producto que se obtiene a base de soja fermentada con un hongo denominado Rizhopus, de tal forma que el producto final se digiere muy bien por el organismo. Contiene proteínas vegetales completas de calidad, en las que están presentes todos los aminoácidos esenciales en proporciones adecuadas, fibra y grasas cardiosaludables. Además, proporciona minerales como el calcio o el hierro.

Gracias a su contenido en isoflavonas, que ya sabemos que la soja es uno de los alimentos más ricos en estos compuestos bioactivos, contribuye a una buena salud ósea, a la regulación de los niveles de colesterol, y según múltiples estudios científicos, tiene efectos positivos a nivel cardiovascular.  

Es algo más sabroso que el tofu, y su textura más dura y crujiente, teniendo un aspecto más similar al de un filete. Encaja en muchas recetas acompañado de verduras y hortalizas, de algunos cereales…  Puede comerse en crudo, a la plancha, o una receta habitual es hacerlo frito con verduras de guarnición. Por ejemplo, con salsas caseras de tomate, revuelto de champiñones, ajetes y cebolleta… queda delicioso.

Además, aunque originariamente el tempeh procede de la soja, se está haciendo tempeh de otras legumbres e incluso de algunos cereales como: tempeh de garbanzos, de trigo… que también tienen una buena composición nutricional. Cada vez los encontramos más en cualquier supermercado, aunque algunos tipos todavía son más complicados de encontrar si no vamos a tiendas especializadas.

 

 

 

 

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados