Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 ¿Son útiles los suplementos con omega-3 en una dieta equilibrada?

 

Image(s): FreeDigitalPhotos.net

 

 25/06/2012

Desde hace tiempo, los consumidores vienen escuchando como el consumo de suplementos a base de ácidos grasos Omega-3 procedentes del pescado podrían ser beneficiosos para su salud. La disyuntiva es, evidentemente, si es preferible ingerir suplementos dietéticos con aceites de pescado o, por el contrario, simplemente comer pescado frecuentemente.
 
Omega-3 y salud.
Lo cierto, es que ingestas ricas en ácidos grasos Omega-3 parecen producir una disminución del riesgo de enfermedad coronaria e infarto. Este efecto se derivaría de la actuación de estos ácidos grasos insaturados en distintos procesos fisiológicos como, por ejemplo: la reducción de la presión arterial, la prevención de la formación de trombos en la sangre o el incremento del denominado colesterol bueno HDL. Asimismo los Omega-3 podrían reducir los niveles sanguíneos de triglicéridos y, lo que es más importante, parecen prevenir las arritmias cardíacas.
 
Los aceites de pescado se caracterizan por su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados (AGP), destacando los de cadena larga ácido eicosapentanoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), especialmente abundantes en los pescados grasos, como el salmón, el arenque, la sardina, el atún, la caballa y el jurel. Curiosamente el pescado no produce de modo natural estos ácidos grasos sino que debe de obtenerlos de la cadena alimentaria, a partir de microorganismos marinos que son la fuente natural de omega-3.
 
La mayor parte de los productos dietéticos y complementos de aceite de pescado contienen estos ácidos EPA y DHA. Curiosamente, la mayor parte de los estudios y trabajos publicados sobre el efecto de los ácidos grasos Omega-3 derivan de la ingesta de pescado y no del uso de suplementos que los puedan contener. De este modo, la evidencia afirma que lo beneficioso es comer pescado en lo que respecta a la salud del corazón y del cerebro.
 
¿Cuando omega-3?
El pescado, especialmente el de tipo graso, consumido dos veces por semana reduce la muerte súbita y la enfermedad coronaria en adultos. Este y otros estudios han llevado a proponer que el aporte de EPA y DHA deba ser, como mínimo, de 500 mg/día para personas sanas y de 800 a 1.000 mg/día para las que han sufrido un episodio clínico de enfermedad coronaria.
 
Otro tema diferente es el de la efectividad de los ácidos grasos omega-3 sobre el metabolismo de las lipoproteínas y el colesterol, ya que se requieren ingestas elevadas de DHA y de EPA, que pueden superar los 3 g/día. Estas cantidades son difíciles de alcanzar con el pescado de la dieta y ahí., probablemente, es donde pueden ser especialmente útiles los suplementos dietéticos.
 
¿Pescado o suplementos?
De todos modos, siempre será más sabroso comer pescado, especialmente el azul (salmón, sardinas, arenques) que ingerir pastillas, además de que en el pescado se incluyen otros nutrientes esenciales de gran calidad como son las proteínas, el yodo y otros minerales y vitaminas.Por este motivo, recomendamos ingerir pescado al menos dos veces por semana. Es importante introducir pescados azules en todas las edades, incluidos los escolares.
 
Al respecto, hay que señalar que el documento español de Consenso “Grasas de la dieta y salud cardiovascular” declara que para mejorar el perfil graso de nuestra dieta, hay que garantizar un aporte adecuado de pescado y elegir carnes magras. En niños y mujeres embarazadas, se procurará incluso alcanzar las tres o cuatro veces semanales, evitando aquellos pescados que contengan concentraciones elevadas de mercurio (atún grande, pez espada, tiburón, etc.)
 
 
 

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados