Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 El pescado podría reducir el riesgo de que los niños padezcan déficit de atención e hiperactividad.

 

Image courtesy of Graur razvan ionut / FreeDigitalPhotos.net

Más fotográfías:
 

 14/10/2012

 

La ingesta regular y frecuente de ciertos pescados por parte de mujeres embarazadas podría ser un método eficaz para reducir el riesgo de que sus hijos padezcan hiperactividad y déficit de atención.

 


 

Las causas y el posible tratamiento del denominado síndrome de hiperactividad con déficit de atención (TDAH) son muy controvertidas, habiendo aparecido en los últimos años diferentes teorías que lo relacionan con algunos componentes de la dieta.

No existen datos fiables, pero de la importancia de este síndrome nos da idea el que en Estados Unidos se hable de que uno de cada diez niños podría padecerlo.

Recientemente, la Escuela de salud pública de la Universidad de Boston (EEUU) ha relacionado el consumo de pescado con el riesgo en los niños a desarrollar este complejo problema de salud. En efecto, este riesgo podría reducirse o incrementarse según el tipo de pescado ingerido por parte de la madre durante el embarazo. La clave parece radicar en el contenido en mercurio del pescado.

Esta posible relación entre el mercurio y el TDAH se ha estudiado desde hace tiempo pero siempre con resultados contradictorios. En esta ocasión, los autores del estudio siguieron a 788 niños y a sus madres entre 1993 y 1998.

Según las conclusiones de la investigación, los pescados más contaminados con mercurio y consumidos durante el embarazo podrían estar -al menos en parte- en el origen de este síndrome. El dato concreto es que las mujeres que tenían mayores tasas de mercurio en sus cabellos (donde se acumula) eran madres de niños con problemas de TDAH.

Por otra parte, las mujeres embarazadas que ingerían más pescado libre de mercurio daban a luz a niños cuyo riesgo de padecer TDAH era bastante menor. Así, la ingesta de dos raciones semanales de este tipo de pescado conllevaba un 60% menos de riesgo.

Según el autor principal del estudio, Sharon Sagiv, el mensaje realmente importante es la necesidad de comer pescado. Eso sí: aconsejando a las futuras madres que coman únicamente pescado con pobre contenido en mercurio, el cual suele acumularse en aquellos peces que están en la cumbre de la cadena trófica (pez espada, atún, etc.) y son predadores de otros pescados más pequeños.

En su lugar, numerosas especies de pescado pueden consumirse con tranquilidad a este respecto ya que su contenido en mercurio es bajo o nulo: trucha, salmón, bacalao, merluza, etc.


Conviene recordar que el pescado, especialmente el denominado “azul” por su mayor contenido graso, es una fuente esencial de ácidos grasos omega-3, los cuales intervienen, entre otras funciones, en el desarrollo y maduración del sistema nervioso de los niños.


 

 

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados